A pesar de consideraciones de Benedicto, pesebre del Vaticano tiene buey y asno

Este año, el pesebre, según dijo el presidente de la región de Basilicata, Vito De Filippo, costará 90.000 euros.

El pesebre a tamaño natural que instala el Vaticano en el centro de la plaza de San Pedro tendrá, como es tradición, las figuras del buey y el asno.

El pesebre, que este año está ambientado en los Sassi (casas excavadas en la roca) de Matera, fue presentado este jueves en el Vaticano por el secretario general del Governatorato (gobierno que gestiona el pequeño estado), Giuseppe Sciacca, que confirmó la presencia del buey y el asno, así como de las ovejas, que tampoco faltan.

Benedicto XVI dijo en su reciente libro "La infancia de Jesús" que en el Evangelio "no se habla de animales" en el lugar donde nació Jesús".

Este año, el pesebre, según dijo el presidente de la región de Basilicata, Vito De Filippo, costará 90.000 euros, pagados por empresas italianas.

Sciacca agregó que el Vaticano sólo pagará 21.800 euros, que es el costo de la mano de obra de los empleados vaticanos.

El actual nuncio de la Santa Sede en EEUU y ex secretario general del Governatorato, el arzobispo Carlo María Viganó, denunció en varias cartas enviadas al papa la "corrupción y mala gestión" en la administración vaticana.

En una misiva, reveló que la Fábrica de San Pedro, que se encarga del mantenimiento de los edificios vaticanos, presentó una cuenta "astronómica", de 550.000 euros, por la construcción del pesebre colocado en la plaza de San Pedro en 2009.

Estas misivas aparecen en el libro "Sua Santita", del italiano Gianluigi Nuzzi, que desató el escándalo "Vatileaks" del robo y filtración de documentos reservados del Pontífice y de la Santa Sede.

El exmayordomo del papa, Paolo Gabriele, fue condenado a 18 meses de cárcel como autor del robo y filtración de los documentos, y el informático que trabaja en el Vaticano Claudio Sciarpelletti, a dos meses, con suspensión de la pena, por encubrimiento de Gabriele.