¿Quién es Philipp Budeikin, creador de la Ballena Azul?

Tiene 22 años, cursó estudios de Psicología e Ingeniería de Sonido y es hijo de una oftalmóloga.

La mente detrás del juego de la Ballena Azul, que incita a los adolescentes a que se suiciden, vive en Rusia, donde creó este fenómeno que preocupa cada vez más a las autoridades del mundo y de Colombia, país en el que también se han registrado casos se jóvenes que se han quitado la vida a causa de este macabro reto. (Lea aquí: ¿Qué es la Ballena Azul y por qué ha alertado a las autoridades del mundo?)

El joven que ideó el juego se llama Philipp Budeikin, de 22 años, y se encuentra detenido desde noviembre de 2016 por promover suicidios a través de internet. Cursó estudios de Psicología e Ingeniería de Sonido. Es hijo de una oftalmóloga y su padre siempre estuvo ausente. Utilizaba distintos seudónimos en la popular red social rusa Vlontakte, donde creó grupos virtuales con nombres misteriosos como "El mar de las ballenas" o "F57". 

La Ballena Azul consiste en que un “guía anónimo” propone a los participantes varios retos que tienen que completar en 50 días, que van desde pintar una ballena en una hoja de papel hasta lanzarse al vacío desde un edificio. Persuade principalmente a menores entre los 12 y 14 años con tendencia a la depresión.

Las autoridades comenzaron las investigaciones en 2013 hasta 2016, cuando se dio la captura Phipipp. Según el diario Novaia Gazeta, entre los 130 adolescentes que acabaron con sus días entre noviembre de 2015 y abril de 2016 en Rusia, varias decenas lo hicieron incitados por "mentores" conocidos en grupos de internet cerrados, que rinden culto al suicidio. (Lea aquí: En Colombia se han registrado 3.000 ingresos al juego de la Ballena Azul)

La existencia de esos grupos de muerte en Vlontakte fue revelada por Novaia Gazeta en mayo de 2016, y suscitó acalorados debates en una sociedad en la que el suicidio sigue siendo un tema tabú. 

La información alcanzó tal magnitud, que el presidente Vladimir Putin exigió un endurecimiento de las condenas por incitación al suicidio, un delito castigado con penas de hasta tres años de cárcel. 

Poco antes de su arresto, Budeikin dio una entrevista a la prensa local en la que explicó sin rodeos su estrategia para atraer a los menores, a los que calificó de "desechos biodegradables" y "personas sin valor para la sociedad". 

"Primero hay que crear grupos con contenidos deprimentes que te sumerjan en una atmósfera especial. Luego la gente llega al grupo cerrado a través de enlaces, y ahí es cuando empieza el juego", contó en esa entrevista. 

El joven confesó haber incitado a sus víctimas a compartir información personal y a cumplir con determinadas "tareas", que consistían a menudo en automutilaciones. 

"Sólo les expliqué a algunas personas porqué era mejor morir. Nada más. Ellas fueron quienes tomaron esa decisión, nadie las obligó", aseguró. "Limpiaba la sociedad de esas personas", añadió. El joven permanecerá detenido mientras avanzan las investigaciones y se fija una fecha de juicio.

Novaia Gazeta asegura que algunos "grupos de la muerte" chantajean a sus miembros para que se suiciden, amenazándolos con atacar a sus familiares si no lo hacen. 

La noticia sobre la existencia de estos grupos ha tenido una gran repercusión en la sociedad, donde se registran 20 suicidios por cada 100.000 menores, una cifra más de tres veces superior a la media mundial, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

*Con información de AFP