Publicidad
Actualidad 19 Dic 2012 - 8:46 pm

El 21 de diciembre en el calendario Maya

Las señales del fin del mundo

Este viernes concluye ‘La cuenta larga’ de los mayas. Un cómputo para reflexionar o desconfiar.

Por: Redacción Vivir
  • 482Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/senales-del-fin-delmundo-articulo-393375
    http://tinyurl.com/bwjmoe9
  • 0
insertar

Este viernes 21 de diciembre llega un momento esperado en muchas culturas del mundo desde tiempos antiguos: el solsticio de invierno. En términos específicos, es el comienzo de esta estación en el hemisferio norte, por medio de un evento planetario que en diversos lugares de la tierra ha tenido interpretaciones astrológicas y/o astronómicas, con diferentes tradiciones sígnicas, míticas o espirituales. Sólo que esta vez, la fecha coincide con el final de un ciclo conocido como “La cuenta larga”, que en el universo de los antiguos mayas representa su propia fórmula numérica para contar el paso del tiempo.

Esta particularidad ha dado para todo tipo de interpretaciones. Desde quienes se han atrevido a asociarla con el fin del mundo hasta quienes invocan el comienzo de una nueva era, orientada hacia el cambio de paradigmas y la renovación espiritual. Si se tiene en cuenta que ya desde hace miles de años, en diversas culturas, el solsticio de invierno guardaba un simbolismo de culto, no extraña que en esta ocasión proliferen las especulaciones. No obstante, para astrónomos expertos como Germán Puerta y Ángela Pérez, más allá de una noche estrellada digna de contemplar, no hay momentos fatales.

En su reciente libro Lo que hijos y padres deben saber de 2012, Germán Puerta y Ángela Pérez sintetizan lo que sí puede ser factible admirar este 21 de diciembre. Como en todo solsticio de invierno, el Sol estará en Sagitario y la Luna en su cuarto creciente en Piscis, es decir, con unos buenos binoculares o mejores instrumentos, una magnífica ocasión para contemplar la constelación de Orión o la estrella Sirio. En otras palabras, un evento celeste de frente a la Vía Láctea, con muchas estrellas fugaces y más bien idóneo para reflexionar acerca de la crisis ambiental que sí amenaza al planeta.

En cuanto al tema de los mayas, lo primero que debe reconocerse es que ésta fue una civilización ubicada entre lo que hoy es México y el norte de Centroamérica, cuyo máximo esplendor se dio entre los siglos III y IX de la era cristiana. Durante ese tiempo, construyeron sus extraordinarias pirámides y dejaron huella de su conocimiento arquitectónico y artístico. Cuando los conquistadores españoles y después de que los arqueólogos empezaron a descubrir estos tesoros escondidos, también constataron que uno de sus principales fuentes de conocimiento fue la astronomía y el cálculo del tiempo.

En esa medida, establecieron un calendario de cuenta corta, con 18 meses de 20 días cada uno y cinco días de purificación. Este cálculo da 365 días, que coincide con el calendario gregoriano que hoy rige en los almanaques del mundo occidental. No obstante, también surgió el llamado Tzolkin o Calendario Sagrado, con dos tipos de cómputo. Un ciclo de 260 días que surge de 13 períodos de 20 días. Es decir, trece veintenas o vente trecenas. Un complejo sistema fundado en cinco números claves del saber maya: el 1, el 13, el 4, el 7, el 9 y el 20.

Aunque el tema es de expertos, el calendario permitió proyectar lo que los mayas representaron como “La cuenta larga”. Un ciclo que comenzó entre el 6 y el 13 de agosto del año 3113 a.C. y que concluye este viernes 21 de diciembre de 2012. Según los expertos, los mayas empezaron la cuenta relacionándola al nacimiento del dios Kukulkán o serpiente emplumada, que tiempo después fue asociado a Quetzalcoatl, figura central de la teogonía de esta civilización. Para unos Dios, para otros profeta, “no sólo un hombre, sino muchos hombres”.

A pesar de que estudiosos del tema atribuyen el cómputo de “La cuenta larga” a los olmecas, anteriores a los mayas, predomina la convicción de que fue esta última civilización, durante su período clásico (años 250 a 900 d.C.), la que registró el paso del tiempo con una métrica particular. Veinte días constituían un uinal y 18 uinales (360 días) un tun . A su vez, 20 tunes conformaban un katun y 20 katunes un baktun. Este último cálculo da 144.000 días, es decir, un calendario distribuido en 13 baktunes de 394 días cada uno.

Esta extraña matemática, en la interpretación de uno de los principales difusores de la ciencia de los mayas, el mexicano-estadounidense José Argüelles, plantea cómo se ha venido demarcando el tiempo. A partir de agosto de 3113 a.C., el Baktun 0, denominado “De la implantación estelar”, que llega hasta el año 2718 a.C., representa el rayo de sincronización galáctica, que corresponde a la época en que diversas civilizaciones empezaron a representar su conocimiento mediante jeroglíficos, escrituras cuneiformes u otras construcciones.

El segundo Baktun (primero después de cero en la cuenta), abarca el período entre los años 2718 y 2324 a.C., la época del desarrollo del bronce, de la vida agrícola en varias regiones del mundo y de las primeras pirámides de Egipto. El tercer Baktun, o “Baktun de la rueda”, entre los años 2324 y 1930 a.C., es el tiempo del establecimiento de la tecnología del transporte, la metalurgia y el desarrollo de los primeros grandes imperios.

Así sucesivamente, se va marcando el tiempo por baktunes (ver gráfico anexo). El tercero entre los años 1930 y 1536 a.C.; el cuarto entre 1536 y 1141 a.C.; el quinto entre 1141 y 747 a.C.; el sexto entre 747 y 353 a.C. y el séptimo entre los años 353 a.C. y 41 d.C. En este último ciclo se empieza a perfilar la civilización maya. No obstante, es en el octavo Baktu, entre los años 41 y 435 d.C., cuando se produce la creación del mayor centro ritual de toda mesoamérica: Teotihuacán. Esta ciudad es el comienzo de la gloria artística y arquitectónica.

Además es el precedente del noveno Baktun o “Baktun de los mayas”, entre los años 435 y 830 d.C., cuando se edificó el templo de Tikal, se proyectaron los calendarios y, sobretodo, cuando sobrevino el tiempo de la misión del maestro Pacal Votan, para algunos considerado un agente galáctico, para otros un maestro espiritual o un profeta, y también la voz que advirtió que se acercaba la era de las tinieblas. El Baktun décimo, entre los años 830 y 1224 d.C. representó una época de guerras internas y de colapso de la civilización maya.

Otro profeta maya, Ah Xupan, lo había advertido: la desunión iba a precipitar el cataclismo. Durante el décimo primer Baktun (12 en la cuenta), entre los años 1224 y 1618 d.C., se produjo la llegada del conquistador español Hernán Cortés a la región de Yucatán, a partir de 1519, y con su arribo a América, el comienzo del declive de los grandes pueblos precolombinos. El décimo segundo Baktun comenzó en el año 1618 y concluye el 21 de diciembre del año 2012. Según los mayas, el tiempo de la transformación de la materia.

Una época en la que el materialismo científico, la revolución de la física, la tecnología u otras expresiones propias de los últimos siglos demostraron la transformación del mundo. Después de trece baktunes (5125 años), “La cuenta larga” llega a su fin. En criterio de José Argüelles, lo que viene después es la regeneración de la tierra. De acuerdo con el Popol Vuh, libro sagrado de los maya quiché, los dioses crearon tres mundos fallidos. El cuarto tuvo éxito y es el hogar del hombre actual. Cada mundo previo terminó al cabo del 13 baktun.

En otras palabras, la cuenta vuelve a empezar, pero ahora bajo la perspectiva de una convergencia armónica. Es ahí en donde las distintas expresiones de la llamada Nueva Era aportan diversas interpretaciones sobre el calendario maya. ¿El comienzo del tiempo de compresión de la urgencia de una paz universal? ¿La sincronización de una época bajo nuevos paradigmas espirituales? De cualquier manera, una perspectiva de cambio muy distinta de los cataclismos que han rodeado la interpretación del 21 de diciembre de 2012.

Cierto o no, en muchas partes del mundo, bien sea por “La cuenta larga” de los mayas, por la proximidad de la era de Acuario entre los astrólogos o por las tradiciones milenarias alrededor del solsticio de invierno, este viernes habrá ritos, gratitudes o interpretaciones. Quienes consideren que todo lo anterior es simple superstición, al menos la invitación de los astrónomos es válida. Contemplar la bóveda celeste y sus estrellas fugaces es una buena oportunidad para entender la magnitud de un universo con muchos misterios por resolver.

 

Vetada entrada a cerro argentino

En Argentina fueron clausurados los accesos al cerro Uritorco, ubicado en la provincia de Córdoba, después de que decenas de personas se dieron cita allí para llevar a cabo un suicidio colectivo este viernes. A través de redes sociales, unas 150 personas habían confirmado su asistencia a este cerro de 1.979 metros sobre el nivel del mar.

 

 

Relacionados

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 52
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • María Fernanda Cabal pidió hundir proyecto de ley que prohíbe apología al odio
  • 'Nicolás Maduro gastó US$ 2 millones en Nueva York'
  • Colombia, el segundo país de Latinoamérica con más asesinatos de prensa

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio