Un hombre recorrió en su moto la ruta más peligrosa del mundo