Usuario de Airbnb denuncia que su casa fue saqueada

Un londinense no tuvo una buena experiencia al ofrecer su casa mediante la red social, que permite publicar espacios para hospedar invitados y turistas.

Pixabay.

¿Es usted de los que alquila su vivienda mediante aplicaciones? Si lo hace, debe tener algunas precauciones porque le puede pasar lo mismo que le sucedió a Christian, quien decidió ofrecer su casa en Airbnb, una red social que permite publicar espacios para hospedar invitados y a los turistas encontrar una opción más económica que la de un hotel.

El londinense se encontraba de vacaciones y ya había utilizado la aplicación sin ningún contratiempo, pero en la más reciente ocasión su casa fue saqueada, ya que su cuenta había sido suplantada. "Estaba disfrutando de mis vacaciones, desayunando en el hotel y pasando un buen día, cuando recibí un mensaje horrible que decía que había alguien en la casa (y no era yo)", relató Christian para la BBC.

El mecanismo que emplearon los ladrones fue hackear la cuenta de un usuario de la aplicación para así entrar a la casa del londinense y robarlo. Los usurpadores cambian el nombre y los datos de contacto, la fotografía, pero logran mantener el logo de Airbnb que es el “seguro” para saber que la cuenta está verificada. Christian, al regresar a su hogar, se encontró con una sala vacía.

Pero Christian no es a la única persona a la que le han hackeado su cuenta en Airbnb. Hay muchas más, quienes han puesto sus quejas en las distintas redes sociales de la aplicación. La compañía, en conversaciones con la BBC, aseguró que "esos incidentes son, simplemente, inaceptables. Y aunque ese tipo de experiencias son muy inusuales, no estamos satisfechos. Hemos anunciado una serie de medidas de seguridad para combatir mejor las actividades fraudulentas".

Si alguna persona hackea una cuenta de la red social se alertará mediante un mensaje de texto. Al menos esa es una de las medidas que se piensan implementar. Pero Airbnb, creada en 2008, cuenta con un problema adicional: recuperar la confianza de los usuarios que por malas experiencias ya no confían.