Extracción del pez león

En un trabajo entre universidades, institutos, Gobierno Nacional y sociedad civil, la erradicación de este animal ha tenido sus primeros avances para salvaguardar la biodiversidad marina.

El mar Caribe colombiano encierra uno de los mejores paisajes marinos del mundo gracias a su diversidad de peces y corales que lo convierten en una atracción turística increíble. Sin embargo, en los últimos años se ha venido afectando por las amenazas del pez león, una especie exótica invasora que llegó de Estados Unidos a Colombia en 2008.

Este animal es un depredador que se alimenta de otras especies como el mero, camarones, cangrejos y zooplancton, desequilibrando todo el ecosistema marino. Además, tiene espinas venenosas para atacar a sus víctimas y defenderse de los humanos, lo que lo convierte en una especia muy fuerte. Sin embargo, no se han registrado muertes a causa del pez león en Colombia. Puede vivir 15 años y aproximadamente pone anualmente dos millones de huevos, por lo que cada vez es mayor su presencia en la Costa Caribe. Aunque es imposible conocer una cifra exacta de cuántos ejemplares hay en los mares colombianos, lo que sí se sabe es que Capurganá (Chocó) es en donde más se ha detectado, seguido por Santa Marta y San Andrés.

Debido a sus ataques, el problema se ha convertido en un tema de interés general en donde universidades como la Nacional, la Jorge Tadeo Lozano y la del Magdalena se han involucrado en los proceso de investigación y extracción de este pez. Asimismo, el Ministerio de Ambiente ha aglutinado estas corporaciones con otras, como el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras ‘José Benito Vives de Andréis’ (Invemar), Parques Nacionales Naturales y la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (Coralina), para implementar el Plan para el Manejo y Control del Pez León en el Caribe 2012-2014, una directriz que busca atacar de raíz el problema de salud pública en que se está convirtiendo.

Este proyecto tiene tres grandes enfoques: investigación y análisis de la información sobre esta especie, manejo y control en las zonas en donde se ubica y educación a la población para generar conciencia sobre esta situación.

En Santa Marta, la investigación corre por cuenta de Invemar, que ha adelantado estudios en la zona determinando varias características. Según Andrea Polanco, bióloga de la Universidad Nacional y quien está trabajando con esta institución, esta especie es “un depredador que se alimenta de moluscos, pero últimamente se ha detectado que hay indicios de canibalismo entre ellos”. También goza de una muy buena adaptabilidad, especialmente en los mares cálidos.

Uno de los aspectos que más preocupa a las instituciones es el manejo y control del pez león, ya que en muchos casos se desconoce de su existencia. De esta manera, se ha iniciado una serie de estrategias para agilizar y unificar herramientas que permitan la extracción. Por ejemplo, se creó la Feria del Pez León, evento en donde los pescadores reciben premios por su captura. En Capurganá fue un éxito, porque se cazaron más de 300 ejemplares, y este fin de semana se realizó en Santa Marta. Según Arturo Acero, biólogo marino de la Universidad Nacional, “el pez león vino para quedarse” y asegura que él ha extraído a más de mil, evidenciando que esta especie se ha multiplicado en los últimos años.

Por ello el plan incluye la concientización de los pescadores, habitantes de la zona y hasta de los turistas sobre el problema social, ambiental y económico. Es precisamente este último aspecto el que más desfavorece a los comerciantes pesqueros, ya que para ellos se ha vuelto más complicado realizar su trabajo. Sin embargo, el Ministerio de Ambiente e Invemar están en la tarea de propagar el consumo de esta especie, siempre y cuando se corten las espinas ponzoñosas y se cocine. Para esto se han creado cursos y charlas informativas en toda la zona.

Aunque se está yendo por buen camino y los esfuerzos han sido gigantescos, Posada y Acero coinciden en que será imposible eliminar totalmente al pez león. Por eso es necesario realizar un esfuerzo conjunto para que se mantenga alejado, además, es fundamental que las personas alerten a las instituciones encargadas sobre la presencia de esta especie en las áreas cercanas donde viven.