Publicidad
Vivir 12 Ene 2011 - 9:59 pm

¿Neurosexismo o diferencias biológicas reales?

Hombre y mujer (casi) iguales

Mujeres y hombres tienen distinta anatomía cerebral, pero igual inteligencia. Los últimos estudios científicos reflejan pequeñas diferencias en lenguaje o procesamiento espacial.

Por: Malen Ruiz de Elvira/Especial ‘El País’
  • 144Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/vivir/hombre-y-mujer-casi-iguales-articulo-244597
    http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/vivir/hombre-y-mujer-casi-iguales-articulo-244597
  • 0
insertar

En todos los idiomas hay palabras diferentes para nombrar el hombre y la mujer, pero no es habitual pararse a pensar en algo tan obvio. Claro que si se relaciona esta dualidad de género en el lenguaje con que la mayor diferencia que se ha constatado entre hombres y mujeres es su sentido de la identidad sexual, ya el tema llama más la atención. Y si estas diferencias se relacionan con la inteligencia, suele surgir directamente la polémica.

Los neurocientíficos y neuropsicólogos están detallando, sobre todo mediante estudios de imagen, los parámetros cerebrales relacionados con la inteligencia y otros aspectos del conocimiento humano y están de acuerdo en que se han puesto de relieve desigualdades en el cerebro entre hombre y mujer, así como posiblemente formas distintas de utilizar el cerebro por parte de cada uno de los sexos. La polémica suele originarse, aseguran, porque el público tiene una información incompleta o sesgada de estos hallazgos, que se suelen trivializar o instrumentalizar de forma inadecuada.

“Que las diferencias anatómicas tengan una repercusión funcional en la capacidad intelectual no está nada claro”, resume Roberto Colom, catedrático de psicología en la Universidad Autónoma de Madrid. “En general, no hay diferencia en promedio entre sexos en lo que es el núcleo duro de la capacidad intelectual, pero se puede encontrar una diferencia menor en algún tipo de capacidad específica”.

Ejemplos: las mujeres son mejores, de media, en las facetas del lenguaje, sobre todo respecto al habla, y los hombres en el procesamiento espacial (por ejemplo, rotar objetos con el pensamiento).

“La ciencia muestra claramente que no existe diferencia en la inteligencia general entre el hombre y la mujer”, concuerda el experto estadounidense Richard Haier, quien advierte sobre cómo interpretar las desigualdades detectadas en capacidades específicas.

“No quiere decir que las mujeres no puedan rotar mentalmente y hay muchas mujeres que lo hacen mejor que muchos hombres, pero hay más hombres que lo pueden hacen mucho mejor”, detalla Haier con paciencia. “Se sorprendería de cuánta gente no entiende esto”, remacha. Un recurso para entenderlo es el ejemplo de la altura. Como media, los hombres son más altos que las mujeres, pero hay muchas mujeres que son más altas que muchos hombres.

A la altura recurrió curiosamente también Melissa Hines, de la Universidad de Cambridge, para cuantificar las desigualdades entre sexos, en un reciente congreso sobre el tema, de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO) en Heidelberg (Alemania). Si la diferencia de altura media entre hombres y mujeres se representa por un 2, la identidad sexual básica (considerarse hombre o mujer) es mucho mayor (11), seguida de la orientación sexual (6) y el comportamiento infantil en el juego (2,7). Por debajo están la agresión física, la personalidad definida por medidas de dominancia y empatía, y en el escalón inferior está lo relacionado con la capacidad cognitiva. La diferencia en fluencia verbal se representa por un 0,3 mientras que la de rotaciones mentales por un 0,9.

Así que las diferencias cognitivas son pequeñas, menores que las que se dan en el comportamiento en el juego, en plena fase de desarrollo (los niños prefieren los balones y las niñas las muñecas, por simplificar). Hines las ha estudiado incluso en monos, y los machos se inclinaban por juguetes diferentes y más “de niños” que los escogidos preferentemente por las hembras.

Las matemáticas y las carreras científicas en general son otro tema de debate. “Es bien conocido que existen más hombres que mujeres en algunas áreas científicas, es verdad en física, ingeniería y matemáticas”, recuerda Haier. “La razón es objeto de polémica. Hay datos que sugieren que hay más hombres en la cumbre de la habilidad matemática, de la representación espacial. Estas son habilidades importantes para estas especialidades. No quiere decir que las mujeres no puedan hacerlo, y hay mujeres que son iguales de buenas, pero parece que hay menos mujeres”.

Donald Pfaff, de la Universidad Rockefeller (EE.UU.), estuvo de acuerdo en el congreso de Heidelberg: “En las culturas en las que hay prácticamente igualdad de género no hay diferencias en la media, sólo se detectan en el extremo superior, en personas de gran habilidad matemática”. Pfaff señala que los experimentos indican que en el desarrollo de estas habilidades influyen tanto los genes como las hormonas y el ambiente, especialmente en el periodo neonatal y en la pubertad.

Los datos se pueden interpretar de muchas maneras y los especialistas en este tema están acostumbrados a que sus conclusiones y sus hipótesis produzcan polémica. Un ejemplo se refiere a la relación entre habilidades mentales y vocación. De las chicas que son muy buenas en matemáticas, dicen, muchas se convierten en médicos, no en matemáticas o ingenieras. La hipótesis, no aceptada generalmente, es que las mujeres prefieren trabajos en los que se relacionan con gente, mientras que los hombres prefieren relacionarse con cosas.

Colom ha revisado, junto con una colega, casi todo lo que se ha hecho en el mundo respecto a rasgos de personalidad en hombres y mujeres y encontró una única diferencia, en general: “Los chicos tienen tendencia a una mayor instrumentalidad y las chicas a una mayor expresividad”, resume. Dicho de otra manera, los hombres tienden más a poner su personalidad, su forma de ser, al servicio de un objetivo, mientras que las mujeres dan más valor a la expresión de emociones, a la comunicación, por su propio valor más que por servir para un objetivo.

¿Y la agresividad? Está incluida en la instrumentalidad. El varón tendería a utilizar más la agresividad, y también la dominancia, como medio hacia un objetivo.

Relacionar las diferencias físicas con las diferencias en la capacidad cognitiva, normalmente, para minusvalorar a las mujeres, tiene una larga historia, y la escritora y científica Cordelia Fine se muestra muy crítica con casi todas las teorías modernas en su reciente libro, Delusions of Gender. Para Fine, lo que existe es neurosexismo, más que datos de verdad, porque el tema es tan complejo como fascinante.

Pero la disparidad anatómica está ahí. “En el nivel anatómico hay diferencias muy sustanciales entre chicos y chicas. Esto lo saben muy bien los médicos, cuando ven el efecto distinto de los medicamentos en los dos sexos”, explica Colom. “Los hombres tienen más asimetría hemisférica, hay una división más acusada de funciones, el hemisferio izquierdo y el derecho están más separados a nivel funcional que en las mujeres”, añade. “En las mujeres hay mayor comunicación entre ambos hemisferios, son más flexibles”. Esto explica que un traumatismo o derrame cerebral afecte más a ellos que a ellas.

Por eso, el estudio de estas diferencias anatómicas y de sus repercusiones funcionales puede resultar muy importante para investigar la progresión de enfermedades neurológicas y la rehabilitación tras daños cerebrales. Pero también están los temas no médicos, como comprender cómo surgen las vocaciones, la optimización de estrategias educativas para los estudiantes y muchos más.

“La utilidad específica de estudiar diferencias por sexo en capacidad intelectual, personalidad, emociones y demás es: primero, ganar conocimiento y, si puede ser contrastable, mejor, y segundo, contribuir a que se comprendan mejor fenómenos como el del maltrato.

“Estudiar las diferencias entre sexos es importante, pero no para saber por qué los hombres no preguntan las direcciones ni por qué las mujeres compran de forma totalmente diferente, sino para investigar si existen dos arquitecturas cerebrales básicamente distintas”, dice Haier.

Colom es escéptico respecto a que las desemejanzas halladas tengan una repercusión funcional. “Yo diría que no”, dice. “Los estudios que hay no son los adecuados, no se hacen todavía sobre una muestra de la población general, aunque se harán y entonces lo sabremos.

“Si esto es verdad, aunque no estamos seguros de que lo sea”, reconoce Haier, “es importante saberlo para dirigir, por ejemplo, la rehabilitación tras los daños cerebrales”.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • 'La gente teme denunciar a los corruptos'
  • EE.UU. inició su ofensiva y atacó por primera vez al Estado Islámico cerca de Bagdad
  • Una fórmula para vencer la pobreza

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

URIBISTAA

Dom, 01/16/2011 - 18:55
las mujeres siempre han sido y seran brutas los hombres inteligentes
Opinión por:

perdidoenelamazonas

Jue, 01/13/2011 - 14:59
Llamelo hormonas, llamelo cultura: somos completamente diferentes. Si compartimos en mas de un 99% nuestro mapa genetico con otros primates, por supuesto somos "casi" iguales. Pero no las mujeres y los hombres somos diferentes (gracias a Dios!)
Opinión por:

elcensuradorpuntocom

Jue, 01/13/2011 - 10:23
http://www.semana.com/noticias-nacion/no-cesan-crimenes-contra-lideres-d... la Mesa de Concertación de Tierras en el departamento del Tolima. Con este triple homicidio la cifra asciende a 45 dirigentes asesinados en Colombia desde 2002. Martes 11 Enero 2011
Opinión por:

elseñordelasmoscas

Jue, 01/13/2011 - 09:07
Qué texto tan mal argumentado.
Opinión por:

LIBERTA_AVG

Jue, 01/13/2011 - 06:43
Esto es un refrito, hace mas de 10 años leí un articulo similar, sino el mismo, en una revista de ciencia. De razón que estamos tan atrasados y somos tan tercer mundistas
Opinión por:

grillo52

Jue, 01/13/2011 - 06:02
Afortunadamente somos diferentes,el problema es que a veces ni los unos ni las otras lo queremos entender,y pareciera que habláramos la misma lengua pero no el mismo idioma.
Opinión por:

Markopunk

Jue, 01/13/2011 - 00:25
Hombres y mujeres, juntos pero diametralmente distintos, esa es la riqueza de los sexos, lo único cierto para mi, es que las mujeres es lo más bello que puede haber en este berraco planeta, así soben, la trepen y en más de una ocasión sean unas triples... no podemos estar sin ellas.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio