Publicidad
Vivir 6 Mar 2013 - 11:45 pm

Estudio de la Universidad Manuela Beltrán

José Cuervo, el violador serial de Cundinamarca

Un grupo de investigadores forenses está reconstruyendo el perfil psicológico de diez agresores sexuales del departamento y Bogotá.

Por: Carolina Gutiérrez Torres
  • 325Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/vivir/jose-cuervo-el-violador-serial-de-cundinamarca-articulo-408757
    http://tinyurl.com/a4suhdy
  • 0
insertar
La investigadora del CTI Alma Elisa Castro lideró la investigación que llevó a la captura de José Cuervo, violador serial. / Gustavo Torrijos

Cuervo es el caso más espeluznante: se le han comprobado ocho víctimas y hay 17 en revisión en Medicina Legal.

Belisario Valbuena, psicólogo forense y docente de la Universidad Manuela Beltrán de Bogotá, se metió en la mente de diez violadores seriales de Bogotá y Cundinamarca. Él y su equipo de investigadores llevan diez meses estudiando sus rasgos, sus comportamientos, su infancia. Se metieron en la cabeza de Martín Suárez Bolaños, capturado en septiembre de 2011, quien seleccionaba a sus víctimas mientras se desempeñaba como vendedor ambulante. Y en la de Andrés David Sierra Quintero, condenado en 2010 a 18 años de prisión por el secuestro y violación de dos jóvenes, y quien tenía una fijación por las universitarias: las seguía en su carro, lograba que se aproximaran a su ventana y cuando las tenía muy cerquita las amenazaba con un arma. Luego las violaba.

Dice Valbuena que el objetivo de este trabajo de investigación (y de otros estudios sobre criminales que viene realizando desde hace dos años) “es sacar nuestros propios perfiles, no copiar los internacionales del FBI o de otras agencias internacionales. Nuestros criminales tienen sus propios rasgos”. Esto fue lo que encontraron: en los diez casos los agresores sexuales son jurídicamente imputables, “es decir, aquí no encontramos sujetos que sean alienados, que hayan tenido esquizofrenia o un problema mental. Tienen más un trastorno de personalidad con tendencia psicopática, algunos obsesivo-compulsivos, pero son conscientes de lo que hacen”.

Valbuena explica que se trata de violadores seriales porque, por lo menos, han accedido a tres víctimas con un modus operandi y en una misma zona geográfica. Cuenta que los diez actúan con intención. Que planifican, o ceden al impulso de atacar, siendo conscientes de lo que hacen (“no hay ninguna voz que les dicta que tienen que agredir a las mujeres, son conscientes y por eso tienen un tipo de víctima preferida”). Detalla Valbuena que son hombres con una fantasía, que su fin no es obtener sexo sino dominar, controlar, humillar a la víctima (“en la gran mayoría de estos sujetos se encontraron rasgos de odio hacia la mujer, son misóginos”). En el 90% el trastorno predominante fue la psicopatía, con algunas parafilias, lo que se traduce en desviaciones sexuales como consumir pornografía antes del ataque o un fetichismo hacia las prendas de sus víctimas.

Encontraron que en su mayoría son solteros o separados. Que por lo general viven con su madre y que esa figura materna es muy dominante: “Tienen una relación simbiótica. Son mamás dominantes, que varían la interacción con el hijo entre sobrevalorarlo, decirle que es el mejor hijo del mundo un día, y al siguiente que es lo peor, que fue un accidente en su vida”.

Hallaron, también, el perfil del agresor sexual sádico: el que somete a la víctima, el que la maltrata. “Hay una línea muy fina entre ser violador serial sádico y convertirse en asesino serial”, dice Valbuena. “¿Hay un caso de estos entre los diez?”, se le pregunta. “El de José Cuervo. Es el que más me ha impactado. Es el único de los diez que ha llegado a cruzar la línea”.

El caso de José Cuervo

Pobrecitas las que se resistieron. A esas, José Cuervo las golpeó. Las insultó. Las asfixió hasta hacerlas perder la conciencia. Pero el peor de los dolores llegaba cuando se despertaban, todavía aturdidas, y el hombre de los ojos endemoniados seguía ahí: ajustándose la cremallera, limpiando la evidencia con la ruana o con una camiseta, diciéndoles: “Hijueputa, si usted grita, si usted dice algo, yo la mato”. Y muy pocas se atrevieron a decir. Por eso Cuervo anduvo suelto tanto tiempo, sumando víctimas a su prontuario: campesinas de Villapinzón, Chocontá, Sesquilé, Suesca, Guasca (todos pueblos de Cundinamarca), y una universitaria que escaló hasta el Valle de los Halcones (Suesca) para tomar fotografías. A ella la accedió frente a su amiga, quien después de las amenazas no tuvo más remedio que quedarse allí, mirando, llorando, impotente.

“José Cuervo es una especie de Garavito”, dice la investigadora del CTI Alma Elisa Castro, comparando al que sería el mayor violador serial en la historia reciente de Cundinamarca con Luis Alfredo Garavito, uno de los más grandes asesinos en serie de niños del mundo. Dice: “Pobrecitas las que se resistieron. A ellas les fue más mal. A mí me marcó ver esos rostros”. Habla desde una oficina de la Fiscalía en Chocontá, desde un cuarto estrecho, abarrotado de expedientes, casi todos marcados con el nombre “José Cuervo”.

En una de las carpetas están expuestas las fotos de Cuervo. Se ve un hombre de piel trigueña, contextura gruesa y pelo negro. Se ve un hombre “muy rojizo, piel de un señor que trabaja en el campo, al sol todo el día (…) ojos claros, dentadura muy derecha; la frente algo ruda, tosca, con fuertes y pronunciadas líneas de expresión. Mentón cuadrado y manos bastante grandes; dedos enormes” (extractos de la denuncia de una de las víctimas, la universitaria, quien hizo la descripción más detallada de Cuervo, lo que permitió, en gran medida, identificarlo).

En las fotos se ve a un hombre con mirada impávida, que posa ante las cámaras de la Dijín con la misma frialdad que les decía a sus víctimas “la voy a violar”, “déjese por las buenas”, “abra las piernas”, “vamos a pasarla rico”. Los retratos son del día de la captura: 19 de enero de 2011, en Sesquilé, entre las calles 4ª y 5ª cerca a la plaza de mercado. Estaba sindicado de acceso carnal violento en los casos de tres mujeres. Y con su captura llegaron más víctimas. Hasta ahora van ocho sentencias y hay otros 17 casos en revisión en Medicina Legal.

Alma Elisa dice tener registro de por lo menos otras 28 mujeres que cayeron en esas manos enormes que las doblegaban. Pero deben ser más. Muchas más. “¿Cuántas? Unas 200, diría yo”, señala segura, convincente, la investigadora, y cuenta que el caso más antiguo que logró desarchivar fue de 2003. La víctima iba caminando hacia su finca en la vereda San Vicente Alto (Suesca). Escuchó unos pasos que se apresuraban hacia ella. Gritó pidiendo auxilio. Nadie la escuchó. El hombre la alcanzó, la arrastró hacia un potrero, la asfixió hasta hacerle perder la conciencia. Se despertó sangrando. Se le acabó la vida. Ha intentado suicidarse cuatro veces. En la audiencia, José Cuervo argumentó: “Ella fue la que me provocó. Yo la perdono porque es mujer”.

* * *

En 2010 se empezó a hablar de un violador serial en una zona conocida como la provincia de los Almeidas, en el nororiente de Cundinamarca. Se empezó a rumorar que el criminal había violado a casi todas las mujeres de la vereda San Vicente Alto. Allí estuvo Alma Elisa durante casi seis meses, recogiendo testimonios e intentando ponerle un rostro al hombre que había despertado el miedo. Pero las mujeres del campo, casadas y con hijos, preferían guardar silencio; temían a los estigmas, a los señalamientos. Las historias de víctimas se siguieron esparciendo. Llegaban de Chocontá. De la vía a Machetá. De vía a Villapinzón. De la Autopista Norte. “Ya estaba violando por los cuatro extremos”, cuenta la investigadora.

De pronto dejaron de ser historias aisladas. Una de las mejores amigas de Alma Elisa pasó a contarse entre las víctimas y ella, que ya tenía el caso en sus manos, se obsesionó. “Se me olvidó que tenía familia... Trabajaba domingos, lunes festivos... Debía armar el rompecabezas”. Se dedicó a desarchivar carpetas en Medicina Legal y en la Fiscalía, a confrontar las pocas pistas que había en esos informes y que coincidían en las descripciones del atacante: un hombre que olía mal, que usaba pasamontañas, que las tomaba del cuello hasta dejarlas sin aire. “¡Ay, Alma, estás obsesionada!”, le repetían. Luego vino el caso de la universitaria que fue accedida en Suesca, frente a su amiga, y sus declaraciones, que son las más fieles, las que de alguna manera le dieron nombre al violador serial: José Cuervo.

Alma Elisa no estuvo en la captura de Cuervo ese día de enero de 2011, en Sesquilé. Estaba en vacaciones, pero corrió a la audiencia de imputación de cargos “para comprobar que era él. Estaba irascible. No daba la cara. No se dejaba ver y ahí yo me dije ‘este tipo tiene muchas víctimas encima’”. En la ficha oficial dice que José Gerardo Cuervo nació en Villapinzón, Cundinamarca, el 21 de septiembre de 1969. Mide 1,70 metros. Pesa entre 75 y 80 kilos. Tiene antecedentes de hurto (en 1991 fue condenado a 14 meses de prisión), homicidio simple (en 1993 le impusieron una pena de 6 años y 8 meses de cárcel) y acceso carnal violento (en 2004, en Tunja, fue condenado a 64 meses de privación de la libertad).

La última condena reza que Cuervo tendrá que permanecer nueve años en prisión (está en la cárcel de Acacías). “Ya lleva dos y por buen comportamiento podrían hacerle una rebaja. Digamos que en dos años más va a pagar por todas las mujeres que violó. Mi obsesión es que no salga. Va a pasar lo mismo que con Garavito”. Ahora a Alma Elisa se le va la vida en conseguir que Cuervo no sea liberado. Aún le falta una pieza para armar el rompecabezas que le quitó el sueño y la vida en familia por casi dos años: convencer a una menor de 14 años que también fue su víctima (y que tuvo un hijo producto de esa violación) para que declare en su contra. “Con una menor de edad no le podrían dar rebajas”, dice Alma. En esa labor está, pero no ha conseguido que la niña hable. Como sucedió con las otras mujeres que también callaron, tiene miedo.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 39
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Michael Douglas piensa que es válido pedirle a una actriz que adelgace
  • Dow Jones cierra la semana con tres récords consecutivos
  • Detienen a funcionario de la Alcaldía de Cartagena por concusión

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
39
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

vasayon

Vie, 03/15/2013 - 08:31
Las victimas de Garavito fueron mas de 100 niños y al hp lacra le dieron rebaja de pena, puerca , malparida justicia de este país.. da verguenza !!
Opinión por:

WILLIAMPEREZ

Jue, 03/07/2013 - 19:22
señora Alma Elisa dejelo que salga y una vez fuera bala ventiada y listo el pollo, solo falta que un juez o MAFIStrado diga que no es en peligro para la sociedad y lo suelte.
Opinión por:

yoruba

Jue, 03/07/2013 - 17:42
Deberian poner la foto del depravado junto con los demas foristas que ofenden y de pronto se encuentran en estas situaciones de violacion.
Opinión por:

VICTIMA DEL DAS

Jue, 03/07/2013 - 12:49
PENA DE MUERTE para violadores y asesinos seriales YA!!
Opinión por:

ALMALADA

Jue, 03/07/2013 - 12:40
Gracias Alma Elisa Castro. Gracias por su trabajo, por su compromiso. Espero, de todo corazón que logre el objetivo que se ha trazado. Y espero que la justicia deje de ser tan rídicula.....
Opinión por:

VICTIMA DEL DAS

Jue, 03/07/2013 - 15:27
mis respetos para ALMA ELISA CASTRO, ojalá todos los investigadores fueran asi de berracos!
Opinión por:

cfmg

Jue, 03/07/2013 - 11:54
En cualquier otro país le darían penas consecutivas, acumuladas, es injusto que pague la misma condena por una violación que por 200
Opinión por:

majingoku

Jue, 03/07/2013 - 11:48
El dizque forista Agrieval es un pobre burro mas de medllin, sabe de donde es Garavito es del Quindio bestia ignorante
Opinión por:

elnietodelavirgen

Jue, 03/07/2013 - 11:35
en lugar de estar diciendo que deberian darle cadena perpetua o pena de muerte, no seria mejor postularlo para el record guinnes?
Opinión por:

aprendan

Jue, 03/07/2013 - 16:23
creen que estos demonios necesitan solo carcel ,? si se portan bien salen prontito. el que se roba un maggi aqui en colombia es el peor criminal. Y las mujeres en este pais debemos saber si el cada dia brilla mas los pisos lava harta loza y solo le queda un mes en prision?,para estar a la expectativa porque lo que si es seguro es que sale a lo mismo y todas corremos riesgo.
Opinión por:

nidiagon

Jue, 03/07/2013 - 10:55
no se sabe de dónde es este delincuente, pero creo que en todas partes del mundo nace gente con mentalidad criminal, no veo por ninguna parte un estudio de origen de estos delincuentes, el asunto no es de región sino de que sean detenidos y judicializados. POR FAVOR FORISTAS SEAMOS DECENTES Y NO OFENDAMOS UNA POBLACIÓN DETERMINADA POR UN MALNACIDO QUE NI SE SABE DONDE NACIÓ. GRACIAS POR LA DECENCIA.
Opinión por:

su_hp_madre

Jue, 03/07/2013 - 10:42
Lo mas racional que se puede hacer contra estros monstruos es cadena perpetua o pena de meurte. Y esos violadores en serie son capturados cuando ya van mas de 100 casos de victimas, y cuando una de ellas es de estratos altos.
Opinión por:

agreval el terrible

Jue, 03/07/2013 - 10:42
los cachacos deben morir......................acuerdense del monstruo de garavito cachaco, los cachacos son una mierda.
Opinión por:

Cronopio snm

Jue, 03/07/2013 - 11:40
Garavito era Quindiano
Opinión por:

agreval el terrible

Jue, 03/07/2013 - 11:12
yo hablo y pienso lo que me de la gana no sea sapo ....animal delmonte cachaco pendejo.
Opinión por:

nidiagon

Jue, 03/07/2013 - 10:44
se debe pensar para opinar piense mas y hable menos no se puede generalizar es un comentario bastante violento.
Opinión por:

agreval el terrible

Jue, 03/07/2013 - 10:41
los cachacos deben morir......................acuerdense del monstruo de garavito cachaco, los cachacos son una mierda.
Opinión por:

Cronopio snm

Jue, 03/07/2013 - 11:46
¿eso es todo lo que le produce una noticia como esta? Que pesar, pobre alma!
Opinión por:

nidiagon

Jue, 03/07/2013 - 10:40
alabo a los científicos e investigadores, pero con la fotografía del bandido mucha gente puede saber que fue su agresor por favor déjenlo ver gracias
Opinión por:

letralia

Jue, 03/07/2013 - 10:29
cierto, como sugieren muchos de los lectores, los investigadores de estos perfiles de delincuentes deberían incluir el caso de algunos foristas que deambulan por estos foros de diarios colombianos y que, sin duda, sufren misoginia severa, son especialmente violentos, agresivos, irracionales y tienen fijación con los temas de violencia hacia las mujeres.
Opinión por:

esorga

Jue, 03/07/2013 - 09:55
Pena de muerte, castración o cadena perpetua.
Opinión por:

original

Jue, 03/07/2013 - 09:55
Para evitar tanto gasto de dinero en investigaciones, el perfil lo pueden investigar metiendole un tiro en la cabeza a estos hijos de puta violadores y no meterlos presos para mantenerlos por el resto de la vida,,, plomo es que toca darles
Opinión por:

MarioCol

Jue, 03/07/2013 - 09:40
EL ENFERMO NO ES SOLAMENTE ESE PERDEDOR ABUSADOR, ES TODA LA SOCIEDAD EN LA QUE SOLO IMPORTA EL DINERO Y EL SEXO!!!!!
Opinión por:

Cronopio snm

Jue, 03/07/2013 - 11:44
Uf... Qué profundo! Esa frase nunca la había dicho nadie, esto sí es filosofía, sociología y antropología pura. (Bueno, al menos le valoro que no vino a quejarse del sueldo y de la falta de plata) Ah, y ahora no me venga con el argumento de barra brava, porque ahí sí, me reviento de risa (ironía).
Opinión por:

El regreso de la verdad duele

Jue, 03/07/2013 - 08:59
Bogotá solo produce mierda
Opinión por:

VICTIMA DEL DAS

Jue, 03/07/2013 - 12:47
y su madre es de Bogota, jajaja
Opinión por:

nidiagon

Jue, 03/07/2013 - 10:42
si usted lo dice debe tener las razones seguramente es que en su familia hay seres malos lamentable
Opinión por:

minerva24

Jue, 03/07/2013 - 07:47
¿Nueve años de condena por 200 mujeres abusadas?, que burla. Apenas salga sigue violando pero ya no las dejara vivas. Así paso con el violador de menores en Santander. Un tiro en la nuca por intentar huir seria toda una caridad de parte de los guardias de la cárcel donde se encuentre este excremento social, harían un gran servicio social que la justicia se niega a realizar. Hay crímenes atroces y criminales que no tienen remedio y estas penas con derecho a rebajas son una burla.
Opinión por:

oncemorewithfeeling

Jue, 03/07/2013 - 05:55
mientras que un violador serial de mujeres pague 9 años de carcel la violencia de genero en colombia no va a terminar y el resentimiento de las mujeres hacia los hombres tampoco. Si las mujeres los miran con desconfianza y piden buses para ellas y los tratan como si fuera violadores en potencia miren de quien es culpa.
Opinión por:

oncemorewithfeeling

Jue, 03/07/2013 - 05:51
la descripcion concuerda con varios foristas que deambulan por aca.... que asco.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio