Publicidad
Vivir 12 Abr 2013 - 9:42 pm

Una apuesta ambiental por la paz

Dar sólo nueve millones de hectáreas a los campesinos es una mala propuesta; es tacaña, excluyente y tramposa. Nuestro exministro del Ambiente, sentado en La Habana, podría doblar o triplicar la apuesta de las Farc fundamentado en lo que han escrito los ambientalistas.

Por: Julio Carrizosa Umaña
  • 47Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/vivir/una-apuesta-ambiental-paz-articulo-415705
    http://tinyurl.com/mnqs3vr
  • 0
insertar
A principios de febrero las Farc le pidieron al Gobierno en La Habana “saldar su deuda histórica” con la entrega de 9 millones de hectáreas de tierra a los campesinos.

Después de cinco siglos de deterioro ecológico y en un contexto de conflicto sociopolítico, de cambio climático y de libertad de comercio, será muy difícil encontrar en Colombia nueve millones de hectáreas en las cuales se pueda asegurar la prosperidad de los campesinos. Ni siquiera los pocos escogidos —sólo habría tierra para aproximadamente 200.000 familias— podrían superar los problemas inherentes a la competencia con los productos de los países que tienen mejores climas y suelos, que están integrados socialmente y que reciben subsidios millonarios. En La Habana se está discutiendo inútilmente una solución irreal que podría significar en el corto plazo la ruina de los “afortunados” que accedieran a las reservas.

El problema del campo en Colombia es mucho mayor, afecta directamente a casi 8 millones de personas, entre 3 y 4 millones de familias, e indirectamente tiene que ver con el bienestar de toda la Nación. Los especialistas que han estudiado el problema coinciden en que no puede resolverse únicamente desde el concepto de producción, que su complejidad tiene que abordarse mejorando la totalidad de la vida rural.

Los ambientalistas hemos insistido en seis conceptos que, unidos, podrían constituir una mejor apuesta para mejorar la vida en todo el territorio rural: el ordenamiento ambiental, la investigación y la educación ambiental, la protección de áreas específicas, la restauración ecológica, las agriculturas orgánicas y ecológicas y la producción agroindustrial más limpia.

El ordenamiento ambiental del territorio y la investigación ambiental podrían conducir a la identificación de los ecosistemas que pueden competir en la producción agrícola, de aquellos en donde se debe incentivar la urbanización sostenible y la industria limpia y de las enormes áreas que tienen que ser restauradas. En estas últimas, muchas familias campesinas sin tierra y algunos exsoldados y exguerrilleros podrían asentarse y recibir ingresos del Estado para compensar trabajos de control de inundaciones, de descontaminación de las fuentes de agua, de recuperación de la fertilidad de los suelos, de fortalecimiento de la regeneración natural de la biodiversidad, de repoblamiento de fauna y de siembra de árboles.

Estas apuestas ambientales para la paz sin duda serían recibidas con entusiasmo —y de pronto con inversiones— en el resto del mundo, y en Colombia es posible que obtuvieran el consenso necesario. ¡Mejore la apuesta exministro Pearl!

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • La pelota se 'calienta' en Bogotá
  • Más de 6.300 personas se unieron al Estado Islámico en Siria solo en julio

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio