Alto Turmequé

Thumor.

Muy reñido

El próximo miércoles 30 de agosto el Senado deberá elegir al nuevo magistrado de la Corte Constitucional. Su elección va a resultar clave en la ecuación de poderes que hoy está 4-4 en materia de apoyo al proceso de paz con las Farc. De la terna, son los hombres los más opcionados. De un lado está John Jairo Morales, de quien se dice tiene el apoyo del exprocurador Alejandro Ordóñez, y su mano derecha durante su administración, María Eugenia Carreño. Pero quien al parecer lleva la ventaja es José Fernando Reyes, un juez de carrera de 30 años, oriundo de Manizales y, según se dice, sería el quinto voto en favor de la paz. Aún el Polo y el Partido Verde no definen su apoyo, pero los demás partidos ya están alineados.

Del ahogado…

Todo indica que la fórmula vicepresidencial de la exministra de Trabajo y expresidenta del Polo Democrático, Clara López, podría ser el exfiscal general de la nación, Alfonso Gómez Méndez, quien, aprovechando que su nombramiento como ministro de Defensa nunca llegó, probaría suerte haciendo campaña y recorriendo el país.

Sí aspirará

Gonzalo Sánchez, director del Centro Nacional de Memoria Histórica, irá por un cupo en la Comisión de la Verdad, que busca esclarecer los hechos ocurridos durante el conflicto colombiano. El citado órgano, que tendrá una vigencia de tres años, es uno de los frutos del Acuerdo de Paz Gobierno–Farc y tendrá 11 integrantes, cuyas características deben ser idoneidad ética, imparcialidad, compromiso con los derechos humanos y la justicia y conocimiento del conflicto armado. Sociólogo e historiador tolimense, Sánchez es uno de los más acuciosos investigadores de la violencia en Colombia. En 2007 fue nombrado director del Grupo de Memoria Histórica y desde 2011 dirige el CNMH. Aunque prestantes académicos y conocedores del proceso de paz le pidieron desde hace meses que buscara un cupo en esa comisión, él había pensado -a sus 72 años- en darse un descanso en su vida profesional, pero ya no.

Abriendo chacras

El director de Censos y Demografía del DANE, Eduardo Freire Delgado, llegó bastante molesto a la última sesión de la Consulta Previa que se lleva a cabo entre la entidad y las organizaciones indígenas con miras al próximo censo poblacional que se realizará el próximo año. Las peticiones que le realizaron los voceros de las comunidades indígenas encendieron el debate y no se vislumbraba ningún acuerdo hasta que el mamo de la Sierra Nevada le realizó un ritual para calmar los ánimos, a base de chirrinchi. En adelante todo fluyó, incluyendo los acuerdos.

Un personaje

Aunque no muchos se enteraron, estuvo de paso por la Universidad Nacional, en Bogotá, uno de los “500 musulmanes más influyentes”, según las evaluaciones del Centro de Estudios Estratégicos Real islámica durante seis años consecutivos; 2010, 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015. Se trata de Aziz Abu Sarah, explorador de National Geographic y famoso educador cultural por sus charlas TED. Vino a la inauguración de “Enlazados por la paz – Summit on Peacebuilding 2017”, iniciativa de varias universidades en pro de la paz y habló con la autoridad de haber recibido los premios Goldberg para la Paz en Oriente Medio, Rosa de Plata del Parlamento Europeo, la Medalla Eisenhower, el Eliav-Sartawi de Periodismo para Oriente Medio. Incluso, el Grupo BMW le otorgó el premio a la innovación intercultural en 2011. Si ustedes sintonizan CNN o Fox es probable que lo vean, porque es uno de los analistas más consultados.

Mascota I

En días pasados un visitante de la Fundación Carlos Lleras Restrepo, en el centro de Bogotá, lugar desde el que Germán Vargas Lleras despacha mientras entra en la recta final de las elecciones presidenciales del año entrante, se sorprendió al oír en voz alta: “Petro, Petro, tan lindo Petrico”. Se asomó y más sorprendido quedó al ver que se trataba de un perro antiexplosivos de los asignados por la Policía Nacional a la vigilancia de la entidad, fundada por el propio Vargas como “centro de pensamiento” en memoria de su abuelo y “soporte ideológico y académico para los programas políticos del Partido Cambio Radical”.

Mascota II

No hay que olvidar que el amor de Vargas Lleras por los perros es absoluto. El regalo de matrimonio que le hizo su esposa, Luz María Zapata, fueron dos pastores alemanes puros traídos desde Berlín, llamados Urcos y Rex. Sin embargo, en diciembre de 2011 cuando los fue a recoger en una escuela de entrenamiento de los carabineros de la Policía Nacional, le notificaron que sus mascotas habían muerto envenenadas. Aunque él nunca habló del tema, sólo pudo superar la pérdida con Mancho, un pitbull francés que lo acompañó este año a sus viajes de inauguración de obras y lo acompañará a donde vaya en la campaña hacia la Presidencia.

Mano caliente

Para capitalizar el ambiente preelectoral, Ediciones B le encargó al politólogo León Valencia un libro en el que plasmará su visión de las reñidas elecciones del año entrante, con una mezcla de investigación y análisis. Con esta editorial ya ha publicado recientemente Herederos del mal. Clanes, mafias y mermelada (Congreso 2014-2018) y Los retos del posconflicto. Dedicará capítulo especial a la llegada de las Farc al debate político.

Sabia decisión…

Ahora que Donald Trump puso de moda el tema de la secta racista Ku Klux Klan, encontramos una perla en los archivos del Concejo de Bogotá. El Acuerdo 275 de 2008 para modificar el Código de Policía de la capital del país con el fin de prohibir “el uso de capuchas, máscaras, pasamontañas o cualquier otro elemento que cubra el rostro, y dificulte la identificación de un ciudadano que participe en las protestas, marchas y manifestaciones públicas”. “Justificación: al revisar la historia de la humanidad, se encuentra que el uso de capuchas, capirotes, etc. está ligado en principio a los penitentes religiosos en algunas culturas y en la Edad Media, pero en tiempos más recientes su uso va a la par de actividades clandestinas violentas e ilegales. Así hemos visto su uso por parte de los verdugos, de los seguidores del Ku Klux Klan, más recientemente de los torturadores y, en general, se ha convertido en un ícono de violencia y maldad”.

Coincidencia

Fue una semana agridulce en el Palacio Liévano. Justo cuando la Alcaldía Mayor ordenó una agresiva campaña de posicionamiento de imagen de gestión de Enrique Peñalosa, a través de volantes insertos en los recibos de los servicios públicos en los que se enumeran los 13 principales logros de la administración en seguridad, educación, salud e infraestructura, la revista británica “The Economist” situó esta semana a Bogotá como una de las peores ciudades para vivir en América Latina. Ocupó el puesto 12 entre 15 ciudades, antepenúltima y precisamente rajada por los mismos indicadores que el mandatario exalta.

Temas relacionados