97% de bogotanos recibió durante su niñez un castigo físico

Así lo dio a conocer un estudio realizado desde el Concejo de Bogotá.

Archivo El Espectador

Un estudio realizado durante un año por la concejal Martha Ordóñez da a conocer cómo los capitalinos educan o corrigen a sus niños y cuáles fueron los castigos que sufrieron en la infancia los padres y cuidadores.

De los 1.324 encuestados, el 97 % recibió durante su niñez castigo físico. Los hombres son los más maltratados durante los primeros años de vida.

“Bogotá es una ciudad de adultos que fueron maltratados en su niñez y lo más preocupante, en su gran mayoría la conducta se repite con sus hijos. El 96% de los encuestados cree que se debe abolir el castigo físico, el 97% de esas personas habían sido maltratadas. Lo que significa que la cifra de personas golpeadas y humilladas durante su niñez es muy alta”, señala la concejal Ordóñez.

Un 5% de los encuestados cree que se debe mantener el castigo físico, humillante y denigrante como forma de educar o reprender. Es decir que los niños de al menos 64 hogares están en riesgo de recibir castigo físico porque sus padres están de acuerdo con esa práctica.

La encuesta dejó al descubierto las principales formas de maltrato. La correa ocupa un primer lugar (23%) en el ranking de los enemigos de la infancia, seguidos por la palmada (6%), golpes/ puños (4%), chancleta (3%), así como pellizcos, cachetadas y reglazos.

Algo muy preocupante es que en esta ocasión aparecieron nuevamente castigos que parecían estar abolidos. Como los golpes con ortiga y las quemaduras. Los encuestados dejaron al descubierto formas muy violentas de castigo a las que fueron sometidos, como golpes en los pulmones para producir ahogo, clavar puntas de lápices en diferentes partes del cuerpo, sumergir en el agua de las albercas e inodoros y dejar fuertes cicatrices con cuchillos calientes”, agregó la cabildante.

“Este estudio nos deja algo muy positivo y es que el 95% de las personas no quieren repetir conductas de maltrato con sus hijos, tienen la conciencia de que los golpes no son la manera de educar o corregir. Debemos mirar es cómo lograr que eso sea una realidad, que esa cantidad de personas en la práctica no terminen maltratando. Ya que las cifras siguen siendo muy altas y los casos cada vez más preocupantes”, aseguró Ordóñez.

Respecto a la situación por género, el 66% de los hombres encuestados aceptaron haber sido víctimas de maltratos, entre las mujeres fue el 57%.

En mujeres por edades aceptaron haber sido maltratadas así: personas de 26 a 40 años (35%), de 15 a 25 años (11%), de 41 a 55 años (8%) y mayores de 56 años (3%).

En hombres: personas de 26 a 40 años (45%), de 40 a 55 años (13%), de 15 a 25 años (6%) y mayores de 56 años (1.74%).

Por localidades y en la misma vía de los últimos reportes, las localidades donde se presenta mayor número de violencia intrafamiliar fueron Bosa, Ciudad Bolívar y Engativá. Le siguen Usme, Kennedy y San Cristóbal.

Cabe recordar que en Bogotá durante 2012 se registraron 2.060 casos de maltrato físico agudo y 216 de castigo crónico contra niños y adolescentes.