Bajó homicidio en primer fin de semana sin armas en Bogotá

Entre el viernes y el domingo pasados, este delito se redujo en un 43% con respecto a los mismos días de la semana anterior.

Luego de la corta polémica por la propuesta que fue fácilmente aceptada por la opinión pública, del permiso -también fácilmente obtenido- por parte de la XIII Brigada del Ejército para aplicar la medida y de varios titulares de prensa, se puede decir que el alcalde de Bogotá Gustavo Petro ganó el primer round de su gestión. En el primer fin de semana sin armas en la capital el homicidio bajó considerablemente. Y precisamente ese era uno de los fines del mandatario local cuando lanzó la idea de prohibir el porte de armas de fuego en todo el territorio capitalino, en el marco ce su “política del amor”. Una norma que fue autorizada como de prueba, por tres meses, durante las 24 horas del día, por el Ministerio de la Defensa, a través del Ejército Nacional.

Los datos están terminando de ser consolidados por parte de las autoridades y serán discutidos mañana martes en Consejo de Seguridad, pero ya se los adelantó a este diario el general Luis Eduardo Martínez, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá. Entre el viernes y el domingo pasados (la medida comenzó a regir el pasado miércoles 1º de febrero), se registraron ocho homicidios en la ciudad, seis de ellos se cometieron con armas de fuego. Mientras tanto, el fin de semana inmediatamente anterior –del 27 al 29 de enero, sin la prohibición- se había presentado 14 homicidios.

La Policía Metropolitana también se incautó de 20 armas de fuego que eran portadas sin contar con el permiso especial de la XIII Brigada del Ejército, encargada de la seguridad en la capital. De mantenerse, estas estadísticas podrían ser definitivas para que las autoridades nacionales autoricen la medida de manera permanente en Bogotá, tal y como lo pretende el alcalde Petro.

“Durante estos tres meses las autoridades congregadas en el Consejo Distrital de Seguridad harán un pormenorizado seguimiento de la medida, sus alcances y el impacto que genera. Esto, sin duda, tiene que llevar a una reducción de los homicidios y otros delitos en nuestra ciudad”, advirtió recientemente el mandatario local, quien precisamente mañana martes analizará estos resultados parciales.

En lo corrido del año, 87 personas han sido asesinadas en la capital y se estima que al menos en el 10% de los casos se usaron armas con salvoconductos. A lo largo de estos tres meses, nadie, aún con esa licencia, puede portar en la calle un arma de fuego. Los únicos exentos de la norma son los miembros de la Fuerza Pública, las empresas de vigilancia privada que estén acreditadas, el CTI de la Fiscalía y los escoltas.
 

Temas relacionados