"Recolección de basuras por parte del Acueducto traerá consecuencias gravísimas"

La advertencia fue hecha desde el Concejo de Bogotá.

La concejal María Victoria Vargas manifestó su preocupación por la decisión del alcalde Gustavo Petro con respecto a que a partir de diciembre la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) prestará el servicio de recolección de basuras en la ciudad.

La cabildante sostuvo que asumir el barrido, recolección y limpieza de las basuras en la ciudad traerá consecuencias legales gravísimas de orden disciplinario, fiscal, penal y hasta una posible intervención a la misma entidad por no solicitarle al Concejo de Bogotá la ampliación del objeto social de la empresa para desempeñar nuevas funciones.

"La Empresa de Acueducto no tenía competencia para tomar decisiones sin pasar por la Corporación. No es posible jurídicamente efectuar cualquier tipo de modificación al objeto social de la Empresa por cuanto dicha facultad es del Concejo de la ciudad. El Acueducto asumió el manejo de los temas relacionados con el aseo sin tener competencias legales para hacerlo, actuaciones que constituyen una ilegalidad a todas luces", dijo Vargas.

La cabildante le solicitó a la Procuraduría que adelante investigaciones disciplinarias contra los miembros de la Junta Directiva del Acueducto, incluido el alcalde Gustavo Petro, “quien en su calidad de presidente de la Junta aprobó y modificó los estatutos del Acuerdo para dicho fin”.

Así mismo, pidió a la Fiscalía investigar penalmente a los miembros de la Junta Directiva “por un posible prevaricato al evadir el cumplimiento de normas y por comprometer recursos públicos por fuera del marco legal”.

Igualmente, le solicitó al contralor de Bogotá, Diego Ardila Medina, que determine los posibles daños patrimoniales a las arcas del Distrito; y a la Superintendencia de Servicios Públicos que intervenga a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, “teniendo en cuenta que el artículo 59 numeral 2 de la Ley 142 de 1994 dice que esta entidad puede tomar posesión cuando sus administradores persistan en violar en forma grave las normas que deben estar sujetos, o en inclumplir sus contratos”.