La reapertura "simbólica" del San Juan de Dios

Luego de 10 años de espera, los médicos de la Universidad Nacional volverán a su hospital.

Lo que era un rumor entre los habitantes de La Hortúa se volvió realidad, el Hospital San Juan de Dios volverá a abrir sus puertas este lunes. Lo anunció el alcalde Gustavo Petro en junio y lo reiteró esta semana: “El centro de salud del Hospital San Juan de Dios se abre el lunes”.

Según la versión oficial de la Alcaldía, el centro de salud entrará a operar con una inversión de $7.280 millones para servicios en promoción de salud y prevención. El centro de salud es el único edificio que puede ser rehabilitado de los 22 que hacen parte del San Juan de Dios. El complejo hospitalario está actualmente en proceso de liquidación y el Distrito se ha visto impedido para intervenir las demás edificaciones. Pero este edificio es el único que no pertenece a Cundinamarca; en 1973, la Beneficencia firmó un comodato a 99 años, cediendo el inmueble a la ciudad.

Fuentes de la Fundación San Juan de Dios, entidad encargada de liquidar el hospita, hablaron con El Espectador y afirmaron que el centro de salud será visitado por la Procuraduría. Una de las trabajadoras del hospital, que aún espera sus acreencias laborales, dice que “sería irresponsable hablar de reapertura porque en el edificio ni siquiera hay luz. Lo que puede hacer la Secretaría de Salud es poner las bases para la primera obra”.

Pese a que están instaladas mesas de trabajo entre el Departamento, el Distrito y la Nación en la Procuraduría General, los trabajadores siguen reclamando liquidaciones que no se han pagado.

Por otra parte, el Distrito asegura que el lunes comenzará la primera fase de remodelación para entregar el centro en el primer semestre de 2013. El Secretario de Salud, Guillermo Alfonso Jaramillo, señaló que ya existe un convenio de $1.400 millones firmado con el Hospital Rafael Uribe Uribe para iniciar la obra. Este diario conoció que hoy se instalarán los primeros equipos de dos consultorios de atención primaria en el centro de salud.

Luego de 10 años de espera, los médicos de la Universidad Nacional volverán a su hospital: “No nos queríamos ir, pero en 2002 nos tocó abandonar. Sin embargo, nunca tiramos la toalla y ahora estamos listos para entrar a operar en el campo de la medicina preventiva. Hoy estamos en un acto simbólico. Hoy ponemos el primer granito para que esto, como el ave fénix, se levante de sus propias cenizas”, dice Raúl Sastre, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional.