Petro negocia estudios para llevar metro a Suba

El trazado cambió por sugerencia del Gobierno Nacional, lo que retrasó la aprobación del crédito del BM.

La antigua promesa de campaña del alcalde Gustavo Petro, de llevar el metro a la localidad de Suba y conectarla así con el borde oriental de Bogotá, está vigente. La apuesta del mandatario avanza con la intención de adicionar al contrato de ingeniería básica avanzada, a cargo de la firma española Euroestudios, un diseño de ese posible tramo el cual tendría que costear con recursos extras a los negociados con el Banco Mundial (BM).

Luego de indagar en el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), El Espectador confirmó que la idea de la administración se centra en este diseño adicional y no en cambiar el trazado original del metro pesado, que iría desde el Portal de las Américas hasta la calle 127 con carrera 9ª.

El mencionado contrato de ingeniería básica avanzada indicará los detalles técnicos para la construcción del metro.

Para la nueva adición el Distrito tendría que destinar recursos extras, cuyo monto se desconoce, pues no fue incluida en la negociación a la que la entidad financiera le dio vía libre el martes. El actual acuerdo con Euroestudios se estima en $80 mil millones, de los cuales el BM prestará $30 mil millones.

El secretario de Hacienda, Ricardo Bonilla, explicó que el contrato con Euroestudios permitirá tener detalles de suelos para establecer por dónde pueden ir elementos como el túnel que se proyecta en uno de los tramos. También dejó entrever el plan de la administración: “Este contratista deberá proponerle a la ciudad por dónde se corta (la primera línea del metro) entre las calles 116 y la 127, y si baja a Suba o a Engativá”.
Mientras que este ramal está aún en borrador, lo cierto es que el trazado del metro dejado por la administración Moreno cambió por sugerencia del Gobierno Nacional, asunto que demoró la aprobación del BM a la negociación del Distrito.

Se trata del giro que toma la red férrea para continuar desde el centro hacia el suroccidente de la ciudad, como lo reconoció Mauricio Cuéllar, gerente del proyecto en el BM. “Por recomendación del Gobierno, el consultor analizará si dicho giro será por la Avenida 1° de Mayo u otra opción paralela, para empatar más al occidente con el trazado original de la firma Senner”, explicó.

De esta manera, el metro pesado ya no llegaría al Portal de las Américas bajando por el sector de San Victorino y la calle 13, sino en algún punto entre el parque Tercer Milenio y la Avenida 1º de Mayo, debido al importante desarrollo que ha tenido la zona.
Estos son los últimos cambios en el proyecto de metro pesado luego de que se conociera que el BM dio vía libre para continuar la negociación con el Distrito. Un proceso que terminará a finales de abril, como señaló la directora del IDU, María Fernanda Rojas, una vez se haya revisado el contrato final de acuerdo con las modificaciones de la franja original. Así la construcción comenzaría en 2015, para tener la obra lista en 2018.