Distrito, preocupado por créditos que está aprobando Fondo Nacional del Ahorro

La secretaria de Hábitat, María Mercedes Maldonado, dijo que se estarían aprobando créditos que equivalen a viviendas que se construyen en Bogotá en 17 años.

María Mercedes Maldonado, secretaria de Hábitat.
María Mercedes Maldonado, secretaria de Hábitat.El Espectador

La secretaria de Hábitat, María Mercedes Maldonado, indicó que las cifras suministradas por el Fondo Nacional de Ahorro (FNA) sobre créditos para vivienda no dan cuenta de la realidad socio-demográfica de Bogotá ni de su dinámica inmobiliaria.

Para la secretaria es preocupante "que este tipo de anuncios conduzcan a crear expectativas inconvenientes sin bases reales o, peor aún, que se llegue a afectar la calidad de la cartera de esta entidad pública, por una flexibilización de los requisitos para otorgar créditos".

Maldonado Copello explicó que algunos datos pueden ilustrar esta preocupación: "en Bogotá existen 2 millones de viviendas, es decir que los posibles créditos anunciados por el FNA corresponderían al 30% del total de viviendas construidas en la ciudad en toda su historia".

Además, según informó la funcionaria, "con los 650.000 créditos a los que hace referencia el FNA, se cubriría la totalidad del déficit cuantitativo y cualitativo de vivienda en Bogotá, (que no implica construcción de nueva vivienda necesariamente), que es de 250.000 hogares y aun así, quedaría un remanente para cubrir el crecimiento total de los hogares durante 8 años. Eso asumiendo que los bogotanos solamente se endeudaran con el Fondo Nacional del Ahorro".

La titular de la cartera de Hábitat señaló que las declaraciones de Ricardo Arias, presidente del FNA, no coinciden con lo que se anuncia en la página web de esa entidad, la cual indica que los créditos aprobados en 2012 fueron 54.339, de los cuales un porcentaje importante se destina a vivienda usada.

Maldonado informó que mantiene una comunicación fluida con el presidente del Fondo Nacional del Ahorro en cuanto a temas como la mejora en los trámites de desembolso por parte del Fondo, porque actualmente son muy engorrosos y desestimulan la aceptación de los constructores de este tipo de financiación, sobre todo en los proyectos de Viviendas de Interés Prioritaria (VIP).

"Tenemos casos de proyectos en los cuales las demoras del Fondo afectan su estructura financiera y llegan a hacer inviable la construcción de este tipo de vivienda", afirmó Maldonado.