'Turismo debe mirar hacia el sur de Bogotá': Directo del IDT

Luis Fernando Rosas hizo la afirmación ante el Concejo de la ciudad, en medio de un debate encaminado a fortalecer presupuestalmente la entidad rectora del turismo en la capital.

El año pasado, Bogotá superó la barrera de los 9 millones de turistas y fue escogida como uno de los siete lugares para visitar durante 2013, según la CNN, pero ahora los esfuerzos de la administración distrital serán igualmente orientados al alistamiento y promoción de un turismo con acento social, que sea aprovechado por la población vulnerable y la menos favorecida.

Así lo manifestó Luis Fernando Rosas Londoño, director del Instituto Distrital de Turismo, IDT, al intervenir ante el Concejo de la capital en un debate de control político donde anunció que uno de los puntales de la administración de Bogotá será promover un turismo basado en principios de equidad e inclusión social.

“Bogotá debe mirar hacia el sur y tener en cuenta que el turismo no solo existe de la calle 72 hacia el norte. El turismo inclusivo y social forma parte fundamental de la estrategia turística que la Alcaldía diseñó para la ciudad, dentro del propósito de servir a las comunidades tradicionalmente marginadas, con la garantía de tener unos estándares básicos en materia de calidad y satisfacción.

Durante el debate, en el que se hizo amplio examen sobre la entidad y el cumplimiento de sus programas, Rosas Londoño explicó que los ejes de la política oficial estarán orientados a brindarles oportunidades para el disfrute de la actividad turística a las personas de escasos recursos económicos, personas de la tercera edad, jóvenes y adolescentes y poblaciones en situación de discapacidad.

Aseguró que para la aplicación de políticas de turismo social se buscará definir y suscribir acuerdos con diferentes operadores públicos y privados del sector, en el intento de fijar compromisos y estrategias transversales “que contribuyan a reactivar y diversificar las economías locales y a mejorar la calidad de vida de las comunidades populares”.

Más allá de la 72

Rosas Londoño afirmó que una buena parte de los habitantes desconoce que Bogotá es mucho más que Monserrate, La Candelaria o el parque de la 93.

“Muy pocos saben que a 500 metros de la plaza de Suba se pueden ver los nevados del Ruiz, Santa Isabel y del Tolima, o que en Usme existe una reserva única en el mundo, por su riqueza, de flora y fauna. Bogotá lo tiene todo para ser la capital del realismo mágico de Colombia”, dijo.

Sobre el particular subrayó que el eje central de su estrategia incluirá el alistamiento y promoción de emblemas turísticos populares, como el Mirador de los Nevados, en Suba; los agroparques Los Soches y Entrenubes, entre las localidades de Usme y San Cristóbal; los humedales Santa María del Lago, Juan Amarillo y La Conejera; el parque La Florida, estratégico oasis para el avistamiento de aves, así como varias granjas privadas con gran potencial turístico.

Añadió que se trabaja con el IPES para la adecuación de las principales plazas de mercado de la ciudad, con el fin de darles tratamiento turístico como ocurre con estos espacios en la mayoría de las capitales europeas y americanas.

“Bogotá reúne todo un conglomerado de atractivos turísticos populares inexplotados, curiosa circunstancia que no se da en otras ciudades donde a los mismos se les aprovecha al máximo, como sucede, por ejemplo, con las favelas de Río de Janeiro, que incluso forman parte del portafolio turístico de esta urbe”.

El año pasado, Bogotá superó la barrera de los nueve millones de turistas y la gestión que adelanta el IDT, en coordinación con los gremios y operadores del sector, permitirá que para finalizar el presente año se incremente el flujo de viajeros hasta superar la meta de los diez millones, enfatizó.

Limitaciones presupuestales

El funcionario precisó que el IDT no cuenta con suficiente presupuesto para desarrollar sus objetivos misionales, pero agregó que todos sus esfuerzos estarán enfocados para su obtención.

Rosas Londoño indicó además que el turismo capitalino, gracias al decidido respaldo recibido por parte del alcalde Gustavo Petro, se ha convertido en los últimos años en una inusitada fuente de ingresos que contribuye de manera significativa con el PIB de la ciudad.

El director hizo un repaso de la gestión desarrollada durante los quince meses de la administración, entre ellos a los ejes de acción de la estrategia turística para posicionar a Bogotá, que incluye campañas publicitarias, herramientas digitales, presencia en eventos internacionales y fomento de cultura turística.

Destacó además la puesta en funcionamiento del Plan de Señalización Turística de La candelaria y el Centro Internacional, y la vigencia de diferentes programas de sensibilización turística, como los de Colegios Amigos del turismo y Anfitriones de Ciudad; turismo rural comunitario, y puntos de Información Turística.