Los contactos de Petro en el exterior

Mientras se calienta el clima alrededor del proceso, Progresistas busca que la revisión de firmas sea acompañada por ONG, gobiernos y personalidades internacionales.

Continúa  la polémica sobre las más de 600 mil rúbricas recogidas. / Luis Ángel - El Espectador
Continúa la polémica sobre las más de 600 mil rúbricas recogidas. / Luis Ángel - El Espectador

No cesan las noticias alrededor del proceso de revocatoria contra el alcalde Gustavo Petro. Después de que la Registraduría sostuviera que más de 357.000 firmas de las recogidas con ese fin eran válidas, empezaron las polémicas por la legitimidad del equipo de grafólogos que revisó cada una de las rúbricas y del modus operandi del equipo promotor del proceso democrático. En ese ambiente, cobra más relevancia la propuesta del Distrito: que organismos internacionales supervisen la revisión de las firmas.

Consultadas por El Espectador, altas fuentes de la administración distrital sostuvieron que los contactos con esas organizaciones están avanzados. Incluso afirmaron que la próxima semana se daría un primer acercamiento entre organismos electorales de países vecinos, ONG del mundo judicial y centros de pensamiento reconocidos en toda América Latina, con el alcalde Gustavo Petro, el representante a la Cámara Miguel Gómez (principal figura del comité revocador) y la Registraduría Nacional.

La conformación de esa comisión, que fuentes cercanas al movimiento Progresistas confirman, además de incluir a la Organización de Estados Americanos (OEA) y la misma Unión Europea, como lo anunció el alcalde, también contaría con el Consejo Nacional Electoral de Ecuador, en cabeza de su presidente, Domingo Paredes y la magistrada Roxana Silva; Jueces por la Democracia, presidido por Tirza Flores (jueza destituida en Honduras durante el golpe de Estado al presidente Manuel Zelaya); el doctor en ciencias sociales peruano Fernando Tuesta, quien ha participado en más de una docena de elecciones en América Latina como observador electoral y estuvo al tanto del proceso de revocatoria fallido al que estuvo sometida la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, y los organismos electorales de ese país.

Ninguno de esos contactos ha sido confirmado por esas instituciones. Sin embargo, el plan de acción de Progresistas ya está definido. En las próximas semanas, teniendo en cuenta que el conteo realizado por ese movimiento arrojó que sólo 137.000 de las 630.000 firmas presentadas serían válidas, será interpuesta ante la misma Registraduría una impugnación que se basará, exclusivamente, en que cerca de 200.000 firmas de las 357.000 que el organismo declaró válidas estarían fuera del censo electoral.

En ese recurso se le pedirá al registrador, Carlos Ariel Sánchez, que acepte que la Misión de Observación Electoral (colombiana) haga una veeduría de las firmas y que ese informe se le haga llegar a todas las organizaciones internacionales, para que, sobre él, ellas emitan un pronunciamiento.

Por su parte, el registrador, si bien debe aceptar el recurso de impugnación, pues es la segunda instancia en este proceso, no está obligado a aceptar la petición de un acompañamiento internacional de parte del Distrito. Por eso, en el gabinete de Petro hay preocupación por el tono de las relaciones con la Registraduría, luego de las últimas declaraciones del alcalde a través de Twitter, en las que dijo que “los grafólogos que vinculó la Registraduría para ver firmas son los mismos del fraude en el Valle del Cauca y exfuncionarios del desaparecido DAS”.

Renglón seguido, Miguel Gómez declaró que esos cuestionamientos de parte de Petro son el colmo, dado que ese organismo legitimó su elección como mandatario y que “ahora, como no le conviene, dice que la Registraduría es ilegítima”. Con el ánimo de frenar una eventual ruptura de la cordialidad, este diario supo que funcionarios de la Secretaría Privada de la Registraduría tuvieron ayer una conversación con uno de los secretarios más cercanos a Petro, en el que la administración le hizo saber que “su entidad cuenta con todo el respeto y la legitimidad para el alcalde (...) y que, si decide validar la revocatoria, la asumiremos”.