Estación subterránea del Museo Nacional tiene 18 meses de atraso

En junio de 2008 se dio vía libre para iniciar la obra de Transmilenio y a cinco meses de que caduque el contrato no ha comenzado la construcción.

Una de las obras más atrasadas de la fase III de Transmilenio es la estación subterránea, tipo ‘subway', a la altura del Museo Nacional. En junio de 2008 se firmó el contrato para iniciar la obra y a la fecha, la construcción no ha empezado.

Aunque para la Administración Distrital las obras del grupo 3, que abarcan parte de la carrera Décima y de la calle 26, marchan de acuerdo al cronograma establecido; la Contraloría de Bogotá insiste en los "enormes retrasos".

Según el contralor Distrital, Miguel Ángel Moralesrussi, uno de los casos más críticos es la estación del Museo Nacional, sin contar los retrasos que hay con la demolición de los puentes vehiculares de la 26 con 13 y de la 26 con Séptima, que permitirán la ampliación de ese corredor vial a tres carriles por sentido.

"El atraso de un 61% se explica de manera sencilla, hay obras que no se han iniciado y el contrato se firmó en junio de 2008 y estamos a febrero de 2010. En el Museo Nacional no se ha tocado un ladrillo; no se ha intervenido ningún puente vehicular, falta el de la 13 y el de Séptima y hasta ahora se inició la demolición del puente de la 26 con Caracas que hace parte de la obra de la estación central, la cual presenta retrasos por la falta de adquisición de 62 predios", explicó el Contralor.

La preocupación del ente de control radica en que el contrato se vence en agosto y hay obras que están "crudas", lo que indicaría que el contrato debería prorrogarse por 12 meses, situación que implica enormes costos fiscales para la ciudad.

"Los contratos van a tener que prorrogarse 12 meses o más y esto vale muchísima plata; no hay contrato en el mundo que prolongándose un año tenga el mismo valor", agregó Moralesrussi.

Quien además insistió en que la demolición del puente de la 26 con Caracas no debió haberse empezado, pues según él, la obra puede llegar a paralizarse por la falta de predios.

"Es evidente que en 4 meses no se va a terminar la obra y entonces qué va a pasar con los términos del contrato. En 8 meses están terminando la adquisición de predios, pero ese proceso podría demorarse 14, 16 y hasta 18 meses".

Control de obras

La Contraloría de Bogotá anunció que en los próximos días iniciará un proceso de vigilancia pública.

Se generará un sistema de monitoreo en donde cualquier ciudadano en los Cades y Supercades, a través de una pantalla gigante, pueda verificar cuál ha sido el avance en las obras.

Así mismo, la Contraloría hará inspecciones judiciales, informes de auditoría y visitas físicas.

Falta de diseños

El Contralor de Bogotá se refirió al pronunciamiento del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) con respecto a trabajar las 24 horas del día para avanzar en las obras de la fase III y señaló que hay sitios en donde no se puede avanzar "por ejemplo, en algunas zonas intervenidas en las que se ha hallado fallas geológicas".

Moralesrussi puntualizó en que hay sectores como el deprimido del Concejo, que por falta de diseños la obra está paralizada, pues no se contaba con las redes de acueducto que hay debajo de ese punto.

"Esa es una situación que no estaba prevista, el constructor empezó a excavar y se dio cuenta que los diseños se verían afectados por fenómenos que no estaban consagrados".