Tensa reunión entre minga indígena y Gobierno

<p>Los voceros indígenas y el gabinete ministerial han tenido acaloradas discusiones durante la reunión que ya completó ocho horas. &quot;Ni los de la fuerza pública son animales, ni los indígenas son delincuentes&quot;, respondió en una de las discusiones el ministro de defensa, Juan Manuel Santos.</p>

El abuso por parte de la fuerza pública, la devolución de sus tierras y las víctimas del volcán, han sido los principales reclamos de la minga.

La cita, que se realiza en una de las sedes del estatal Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), ha estado acompañada de fuertes`tensiones.  Entre los puntos que se han dialogado también están la devolución de las tierras ancestrales a esas comunidades y la violación de los derechos humanos contra los indígenas.

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, dijo que designará una comisión especial para esclarecer los hechos sucedidos en el caserío La María, perteneciente al municipio de Piendamó, donde al parecer agentes de la policía agredieron a los indígenas.

Los líderes de las comunidades nativas Luis Evelis Andrade y Aida Quilcue reclamaron la presencia del presidente colombiano, Álvaro Uribe, de visita en Perú para la cumbre del Foro de la APEC, para iniciar el debate.

Sin embargo, acordaron con el ministro de Interior y Justicia, Fabio Valencia, avanzar en la discusión de los puntos de debate e invitar al relator especial para los pueblos indígena de la ONU, James Anaya, como observador.

Por su parte, el ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, aseguró que el Gobierno cumplirá los compromisos pactados de compra de tierras para los indígenas, pero que no aceptará vías de hecho para lograr la titulación de los predios.

"Hay cosas que no se transan como el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, y las leyes aprobadas de desarrollo rural y estatuto minero", a las cuales se oponen los indígenas.

 El pasado viernes la minga permaneció por más de cuatro horas en una concentración en la Plaza de Bolívar. Hacia las cinco de la tarde regresó al campus de la Unal.

La minga indígena llegó el pasado jueves a Bogotá después de un recorrido que inició en Cali el pasado 10 de noviembre. Los cerca de 10 mil marchantes se establecieron en el campus de la Universidad Nacional donde se espera que permanezcan hasta el domingo.

Varios líderes tomaron el micrófono para alentar a la comunidad y dirigir lo que fue una monumental concentración.
Durante su llegada a Bogotá la Alcaldía Local dispuso todo un plan de contingencia para evitar represamientos en las vías.

Además, la Secretaría de Salud decretó alerta amarilla en la red hospitalaria para atender cualquier emergencia que se presente con la minga.

La llegada

Después de cinco horas de caminata desde Soacha, los indígenas llegaron a la Universidad Nacional. Este viernes la minga se tomará la Plaza de Bolívar.

La Autopista Sur, desde Soacha hasta la carrera 30, fue conquistada el pasado jueves por los "guerreros milenarios" que desde el 10 de octubre marchan en búsqueda de la devolución de sus tierras, el rechazo al Tratado de Libre Comercio y el respeto a sus derechos como comunidades indígenas.

Desde las ventanas de las casas, las aceras y los puentes peatonales, los bogotanos seguían la mancha de colores que se movilizaba con paso firme. Algunos aplaudían por su causa, otros los miraban como si fueran personajes sacados de algún relato fantástico. Con bastones de madera que tenían cintas de colores en los extremos, los indígenas creaban cercos de seguridad para protegerse y mantener el orden.

Durante su caminar permanecían en silencio, mientras escuchaban con atención el discurso de uno de sus líderes que los animaba a no desfallecer ante su causa. En sus rostros se veía la satisfacción del deber cumplido. Cada vez que sonaba el himno de la guardia indígena, los marchantes detenían su paso y bailaban al ritmo de los tambores.

"Ahora vamos a llegar a la Universidad Nacional a descansar. El viernes, hacia el mediodía, haremos presencia en la Plaza de Bolívar para solicitar el debate. Estaremos con la defensora internacional de los derechos humanos", decía Aida Quilcue, consejera mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca.

Por uno de los carriles del Transmilenio transitaban las folclóricas chivas de los caucanos, que sobre los techos llevaban sus pertenencias al campamento. "Somos el ejército que lleva la paz y tranquilidad a nuestros territorios, el único que protege a la madre naturaleza", repetían en coro las mujeres mientras tejían.

A la marcha también se sumaron organizaciones sociales y de estudiantes. Después de cinco horas de caminata, los marchantes transitaron por la Autopista Sur, la NQS y finalmente llegaron a las instalaciones de la Universidad Nacional, en donde cientos de estudiantes los esperaban para darles la bienvenida. "Caminar juntos, pensar juntos, construir juntos, unirse para defender los derechos legítimos y constitucionales de los pueblos es la razón de ser de la minga", decía Quilcue en medio de la celebración.