Así planean que sea Bogotá en 2025

34 líderes se sentaron a dialogar sobre la Bogotá que esperan habitar en 10 años. Definieron retos en movilidad, equidad social para que los candidatos a la Alcaldía tengan en cuenta.

En 2025 se proyecta que en Bogotá habiten 10 millones de personas. / David Campuzano

Bogotá puede avanzar como los cangrejos, los gansos o las abejas. Los cangrejos, algo torpes, van hacia los lados, e incluso hacia atrás. Los gansos sí van hacia delante, relevando de cuando en cuando al que va en la punta. A las abejas les rinde de otro modo: cada una cumple un papel fundamental dentro del panal y convierten el trabajo conjunto en una ventaja. Estas metáforas simples que plantean escenarios sobre la forma como la ciudad podría continuar su rumbo son producto de la conversación entre 34 líderes que, desde el año pasado, se sentaron a dialogar para llegar a puntos en común que sirvan de insumo a los tomadores de decisiones.

Se trata de “Bogotá escenarios 2025”, iniciativa de la Cámara de Comercio y de la Alcaldía que hoy será presentada oficialmente.

En las sesiones de trabajo coincidieron, por ejemplo, Aura Amelia Abril, directora de la Fundación Mujer, Familia y Trabajo, y Ricardo Díaz, gerente de la Ladrillera Helios. Ambos coinciden en que el comienzo fue difícil porque “era un grupo muy diverso, con pensamientos muy diferentes. A medida que avanzamos en talleres y compartimos se fue haciendo más fácil hacer el ejercicio”, apunta ella. El empresario agrega que las posiciones eran prácticamente opuestas, pero “conociendo un poco más a los funcionarios, representantes de ONG, líderes de opinión y periodistas nos percatamos de que había muchas ideas y mucha gente buena dispuesta a trabajar, pero había que buscarle la manera y el ambiente para lograrlo. Los esfuerzos fueron en función de cómo mejorar a Bogotá”.

A lo largo del proceso, que ajusta más de un año, contaron con la asesoría de Reos Partners (organización internacional especializada en estas iniciativas) y del Centro de Liderazgo y Gestión, de Colombia. Jorge Luis Vaquero, coordinador del proyecto en esta última organización, explica que el primer producto, que son los escenarios del cangrejo, los gansos y las abejas, servirá como herramienta pedagógica de aquí en adelante.

Del consenso de los participantes se determinó que es necesario que en la ciudad se trabaje en seis áreas: construcción de paz y convivencia, oportunidades para la equidad, cultura y participación ciudadana, movilidad, sostenibilidad ambiental y fortalecimiento institucional.

Lo que viene ahora es la conformación de grupos que discutan cada uno de estos temas, así que la conversación pasará de 34 a unos 150 participantes “con poder de influencia y decisión”, precisa Vaquero, que entre junio y mediados de julio se reunirán para estructurar una agenda que les presentarán a los candidatos a la Alcaldía. Cabe recordar que estos también recibirán las propuestas de la campaña “Si yo fuera alcalde”, lanzada hace una semana.

Aquí reina el optimismo, sobre todo tras las diferencias del comienzo. Debe ser, de todas formas, “un optimismo acompañado de compromiso y trabajo”, precisa el empresario Díaz. Esa es posiblemente la mayor necesidad para que esta no se quede en una iniciativa más con buenas intenciones y sin un futuro concreto.

Vaquero, por ahora, rescata que lo más importante es la diversidad. Allí están desde la Universidad Nacional hasta Naturgás, desde la Cepal hasta el Colectivo Distrital de Mujeres Hip Hop; desde la organización Corona hasta la organización Cebras por la vida, entre otros. Algo necesario “para que esto tenga una dimensión de sociedad: que a partir de las diferencias lleguen las convergencias que permitan superar la polarización en que vive Bogotá”.