Así sería Bogotá en 2020

Con un nuevo circuito ambiental, el río Bogotá descontaminado, tres troncales de Transmilenio nuevas, un metro elevado rodeado de espacio público de calidad y un POT que articule las necesidades de la capital con las de los municipios que la rodean.

Muchos son los megaproyectos que el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, propuso para recuperar a la capital. Desde obras para mejorar la movilidad hasta ampliar la oferta de vivienda en la ciudad controlando tanto su densificación como su expansión.

Prometió construir un metro más barato y eficiente, que cuente con espacio público de calidad. Este trascendental proyecto lo complementará con tres troncales nuevas de Transmilenio y una ampliada y mejorada red de ciclorrutas para lograr que “el 10 % de los bogotanos se desplacen en bicicletas”.

También busca construir un Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que no solo regule la densificación de la ciudad, sino también su expansión y que se coordine con los municipios aledaños a la capital. Esto será clave para hacer los grandes parques y centros de recreación. A todos estos proyectos urbanísticos les quiso añadir una megaobra ambiental: implantar un nuevo “circuito ambiental” que engloba tres proyectos de enormes proporciones. El circuito conectará los malecones del recuperado río Bogotá, el ampliado sendero ecológico de los cerros y un nuevo parque lineal en el río Tunjuelo.

Esta parece una titánica tarea para solo cuatro años de gobierno pero, de cumplir estas promesas, el perfil de la ciudad cambiaría drásticamente. Así sería Bogotá en 2020, después de los cuatro años de una “Bogotá, mejor para todos”.

* El gráfico que se denomina "Conflictos" es una adaptación de uno similar publicado en humedalesbogota.com, bajo licencia Creative Commions, que por lo mismo aplica también a ella.