Publicidad
Bogotá 29 Ago 2012 - 11:14 pm

Se destraba concertación del POT

Aumenta protección a humedales del norte

Distrito y CAR amplían en más de 200 hectáreas el área ecológica de Torca y Guaymaral. Incluirá un parque metropolitano.

Por: Juan Camilo Maldonado T.
  • 25Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/aumenta-proteccion-humedales-del-norte-articulo-371175
    http://tinyurl.com/klb335y
  • 0
La urbanización de las rondas del río Bogotá ha causado graves inundaciones tanto en la ciudad como en municipios como Chía, lugar de esta imagen. / Archivo

En una concertación histórica, que destraba un proceso de más de cuatro años, la Secretaría Distrital de Planeación y la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) acordaron ajustar el instrumento que da forma a la ciudad (el Plan de Ordenamiento Territorial, POT) para que éste establezca un corredor ambiental que conecte en el norte de la ciudad el ecosistema del río Bogotá con los cerros orientales, a través de los humedales de Torca y Guaymaral.

La iniciativa ya había sido puesta en marcha durante la administración de Samuel Moreno, cuando ésta se dio a la tarea de modificar excepcionalmente el POT y crear un plan de reorganización territorial del norte de Bogotá, que cubría 2.000 hectáreas (500 de ellas para construcción de vivienda).

El famoso Plan de Ordenamiento Zonal del Norte (POZ) buscaba resolver varios problemas. Por un lado, abrir campo en la ciudad para disminuir el déficit de vivienda (hoy es de 254 mil y crece anualmente en 45.000 unidades residenciales) y ubicar miles de las familias más pobres de la ciudad que hoy no tienen un hogar apropiado. Por el otro, buscaba proteger las áreas ecológicas del río Bogotá, incluyendo el establecimiento de un corredor de protección a los humedales de Torca y Guaymaral.

Pero el plan de la administración Moreno se encontró con un problema. Las áreas demarcadas de protección no casaban (ni en forma ni en tamaño) con las delimitadas por el Ministerio de Ambiente en el año 2000, a través de las resoluciones 475 y 621.

De ahí que, en noviembre del año pasado, la CAR condicionara su visto bueno a los planes del Distrito en el norte de Bogotá a que éste incorporara las zonas que dictaba la nación.

Con la concertación ocurrida esta semana, el mapa futuro del norte de Bogotá cambia sustancialmente.

En primera instancia, la zona de protección del humedal Torca y el humedal Guaymaral se duplica, pasando de 80 a 166 hectáreas de suelo protegido.

Pero eso no es todo. Con la ampliación de la zona de protección se logra habilitar un área de suelo entre la reserva forestal Thomas Van Der Hammen (que corre paralela al río Bogotá) y los cerros orientales, que en el anterior plan estaba proyectada para construcciones industriales (zona de usos y servicios). En el Distrito se acostumbraron a llamar a este pedazo el ‘tapón’, “pues no permitía la conectividad entre ambas áreas”, según le dijo a este diario la Secretaría de Planeación.

Con la nueva concertación con la CAR —que deberá ahora ser aprobada por el Concejo de Bogotá—, el ‘tapón’ se convirtió en suelo de protección y, por ende, conectará la reserva forestal con los cerros. Para garantizar dicha conexión, el nuevo POZ también trasladó la ubicación de un parque metropolitano de 43 hectáreas, que antes se ubicaba separado del mencionado corredor y que ahora colinda con la nueva área de protección y la conecta con los cerros.

La nueva hoja de ruta declaró además una zona de protección por riesgo de entre 80 y 123 hectáreas, donde hoy se ubica el Club Guaymaral, debido a que estos lotes hacen parte de las áreas inundables del río Bogotá.

Con estas decisiones se verían protegidas más de 200 hectáreas de los ecosistemas del norte de la ciudad, que se suman a las que ya contemplaba el plan original de Samuel Moreno.

El Espectador consultó tanto a la Secretaría de Hábitat como a la Secretaría de Planeación para determinar cuántas de estas hectáreas echarían para atrás planes parciales ya aprobados para la construcción de vivienda. También se consultó qué porcentaje de las 500 hectáreas urbanizables del POZ se verían reducidas por cuenta de esta nueva concentración.

Ambas entidades informaron que falta analizar cuál es el estado de cada fragmento de este nuevo suelo de protección, para responder a estas preguntas.

Hecha la nueva concertación, acaba un proceso largo para la ciudad, que definirá su rumbo para las próximas décadas. Ahora el POT deberá ser presentado al Consejo Territorial de Planeación y al Concejo distrital para que éstos definan el futuro territorial de Bogotá.

  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Cientos de heridos y decenas de muertos tras grave explosión de gas en Taiwán
  • 'No somos unos conejillos de indias'

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
  • "En mi nombre no, por favor"
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio