Ave en peligro de extinción reapareció en los cerros orientales

Se trata de la pava de páramo, que regresó a la Reserva Forestal Protectora del Bosque Oriental de Bogotá, luego de las medidas de restauración implementadas en la zona tras los incendios

El ave pava de páramo, especie que se encuentra en peligro de extinción porque ha perdido el 95% de su hábitat, reapareció en la zona de La Cascada, ubicada en la Reserva Forestal Protectora del Bosque Oriental de Bogotá. Este hecho se da luego de un proceso de restauración ecológica que inició en agosto de 2016, por los incendios forestales que se presentaron al inició del año anterior.

Las conflagraciones forestales de 2016 afectaron las localidades de Barrios Unidos, Puente Aranda, Santa Fe y San Cristóbal. Fenómeno que afectó 157.56 hectáreas, el equivalente a 220 canchas de fútbol como las del estadio El Campín.

“En general estos bosques tienen una recuperación muy buena pero muy lenta, pues tardaría mínimo 80 años en recuperarse. Tiempo en el que llegarían a una condición, por lo menos, parecida a la que tenían. Por esto es tan fuerte el impacto”, aseguró Orlando Rangel, biólogo de la Universidad Nacional.

De esta manera, el experto recalcó que “hay casos en los que jamás se puede recuperar la condición natural de los bosques afectados por incendios, pero si pasan a condiciones muy parecidas en el aspecto fisionómico”.

El Jardín Botánico, una brigada de la Defensa Civil de Bogotá y un grupo de soldados de la Escuela de Logística del Ejército Nacional, son quienes participan en la restauración ecológica que se está realizando. La zona a la que le han dado prioridad es la Reserva Forestal Protectora del Bosque Oriental de Bogotá, específicamente en el sector de La Cascada.

Las especies que se están sembrando son: Frailejón, Puya, Encenillo, Coloradito, Gaque, Canelo de Páramo, Raque, Tuno, Siete Cueros, Laurel de Cera. Además, se reintegrarán 33 especies nativas de las zonas afectadas, que cumplen diversas funciones ecológicas.

Las actividades de restauración no solo consisten en realizar plantaciones, también se debe eliminar el material vegetal leñoso calcinado, limpiar el área de basuras y elementos contaminantes, realizar el trazado del diseño florísticos y hacer el control de especies exóticas.

Claudia Pinzón, coordinadora de restauración ecológica del Jardín Botánico de Bogotá, afirmó que: “el proceso de restauración se da a corto plazo y está compuesto de una serie de procedimientos distintos a la plantación, como la reparación de la micro fauna y de la tierra, las cuales pueden durar años en recuperarse”.

En noviembre de 2016 el Jardín Botánico de Bogotá dio a conocer el valor de la restauración de las áreas afectadas por el incendio, el cual tiene un costo de $7.047 millones, en el que se incluyen los costos de la tierra, de la madera, la prevención de la erosión y la preservación de la biodiversidad.

Según la entidad, en el primer trimestre de 2017 se plantaron 200 especies de flora en 5.99 hectáreas. En el segundo trimestre de este año se sembrarán 290 flores en un área de 58.39 hectáreas.

Por último, el biólogo resaltó que es importante realizar procesos de recuperación de los suelos, ya que en las conflagraciones pierden muchos nutrientes y otros componentes.