Basuras y autonomía, las claves del debate

Tres exalcaldes de la ciudad opinan sobre el modelo de basuras propuesto por la Alcaldía y la tensión entre el Distrito y el Gobierno Nacional.

Respectivamente, Jaime Castro, Enrique Peñalosa y Clara López. / El Espectador
Respectivamente, Jaime Castro, Enrique Peñalosa y Clara López. / El Espectador

En el peor momento de las relaciones entre el gobierno Santos y la alcaldía de Gustavo Petro, una reunión a puerta cerrada de ambos mandatarios puede ser la salida para que los ciudadanos conozcan, por fin, cuál será el modelo de recolección y reciclaje de basuras que tendrá la capital.

La diligencia de inspección a la Empresa de Acueducto adelantada por la Superintendencia de Industria y Comercio el pasado miércoles, en el marco de una investigación previa por la presunta violación del principio de libre competencia en la que estaría incurriendo el Distrito al plantear un modelo público en la recolección de basuras; las declaraciones de la alta consejera para Bogotá Gina Parody; el acto público de “defensa de la Constitución del 91” del alcalde en la EAAB y las opiniones de políticos y analistas, marcaron el comienzo de lo que el mismo Petro denominó “la destrucción” de las cordiales relaciones entre Distrito y Gobierno.

Que el Ejecutivo irrespetó la autonomía territorial y la gobernabilidad del alcalde Petro, que tendió una cortina de humo para bajarles al tono a las críticas por la derrota judicial en La Haya, que el alcalde está improvisando y quiere trasladar su responsabilidad al Ejecutivo nacional, son varias de las tesis que se han planteado en diversos escenarios de debate y que ponen los reflectores en la reunión de hoy.

Ahora el Distrito ha entrado en conversaciones con los operadores privados y anunció, además, que la EAAB sólo prestaría el servicio por un año y abrió la posibilidad de la subcontratación, reduciendo la brecha entre las posiciones del alcalde y el Gobierno, pero se abren más interrogantes sobre el futuro del modelo.

El Espectador consultó a voces autorizadas, tres exalcaldes, para que explicaran y dieran sus opiniones sobre la viabilidad de un modelo público de basuras, analizaran la actuación de la alta consejera presidencial para Bogotá, Gina Parody, los errores y aciertos de cada una de las partes (Gobierno y Distrito), así como los límites que debe tener esa relación, que ha durado poco menos de un año.

Jaime Castro

¿Cuál es su opinión sobre el modelo de recolección de basuras propuesto por el alcalde Petro?

Inicialmente, Petro dijo que se continuaría el proceso licitatorio de la administración anterior. Después prorrogó los contratos vigentes. Luego dijo que crearía una empresa publica que compitiera con las privadas. Después dijo que iba a ejercer de manera exclusiva. Incluso amenazó a los operadores con echarles la policía. Después ha dicho que la EAAB no lo haría de forma permanente. Lo que ha habido son ‘bandazos’. Es una cadena de equivocaciones.

¿Cómo califica el manejo que el Gobierno le ha dado a la polémica sobre el manejo de basuras en Bogotá?

El Gobierno Nacional no ha intervenido ni debe intervenir. La visita de la Superindustria no es un acto de Santos. Esas visitas son excepcionales, pero están autorizadas por la ley. Son decisiones administrativas, no de un ministro ni del presidente.

¿Qué opinión tiene de la gestión de Gina Parody en los dos meses que lleva en la Alta Consejería para Bogotá?

Creo que lo que ocurrió es episódico. Estos meses han estado caracterizados por unas diferencias personales y políticas entre Petro y Gina que son episódicas y no han versado sobre situaciones de fondo.

¿En qué se ha equivocado y en qué ha acertado cada una de las partes (Distrito y Gobierno) en esta discusión?

Desde la fundación de Bogotá, ningún alcalde ha pedido ayuda al Gobierno. Petro mismo ha violado la descentralización y la autonomía pidiendo que el Gobierno resuelva las crisis. Si hemos llegado a este punto es porque él se ha equivocado.

Enrique Peñalosa

¿Cuál es su opinión sobre el modelo de recolección de basuras propuesto por el alcalde Petro?

Para la operación pública del aseo, la alcaldía Petro no tiene un solo estudio serio. La empresa pública de recolección de basura sería mucho más ineficiente que el Acueducto. En pocos años sería un engendro costosísimo e ineficiente. Tarde o temprano elegimos a incompetentes y politiqueros, y en una sola administración se destruye el esfuerzo de años.

Una recolección privada, con varios operadores en distintas zonas, es el resultado de licitaciones en las que los proponentes tienen que competir; ofrecer un servicio a costos definidos por la CRA y competir con calidad de servicio. Es posible cambiar a un contratista malo, dentro del período de su contrato, o en la siguiente licitación. En cambio, con una empresa pública quedamos amarrados para siempre, independientemente de su costo o su ineficiencia.

¿Cómo califica el manejo que el Gobierno le ha dado a la polémica sobre el manejo de basuras en Bogotá?

Bogotá no es una república independiente. Hasta donde entiendo, ninguna instancia ha actuado por fuera de la ley. La Superintendencia tiene la obligación de intervenir ante la solicitud de cualquier ciudadano, para comprobar si se está cumpliendo la ley.

¿Qué opinión tiene de la gestión de Gina Parody en los dos meses que lleva en la Alta Consejería para Bogotá?

A eso no me quiero referir.

¿En qué se ha equivocado y en qué ha acertado cada una de las partes (Distrito y Gobierno) en esta discusión?

Sobre las implicaciones que tengan las actuaciones de las diferentes partes, todas con intereses políticos, no me interesa opinar.

Clara López

¿Cuál es su opinión sobre el modelo de recolección de basuras propuesto por el alcalde Petro?

Corresponde a la concepción desarrollada por la anterior administración para la licitación que la Corte Constitucional suspendió en diciembre pasado: noción de “área limpia” que se paga, no por tonelada recogida sino por la limpieza constatada; inclusión de recicladores y reciclaje bajo el concepto ambiental de “basura cero”; reducción de la tarifa en un 20% y servicio integral. Lo novedoso es la incorporación de la EAAB como empresa pública prestadora. Considero que el modelo mixto con una fuerte presencia pública es el apropiado. Está demostrado que el monopolio, sea público o privado, es inconveniente.

¿Cómo califica el manejo que el Gobierno le ha dado a la polémica sobre el manejo de basuras en Bogotá?

Pienso que el impasse presentado ha podido resolverse sin tanta polarización y confrontación que enrarecen el ambiente de gobernabilidad. Fueron desafortunadas las declaraciones extemporáneas de Gina Parody anunciando una posible intervención, pero desproporcionada la respuesta del alcalde Petro. En materia de decisiones sobre la prestación del servicio del aseo en la ciudad prima la autonomía local, pero en materia de inspección y vigilancia, los requerimientos de los órganos de control y de las superintendencias deben ser atendidos sin chistar.

¿Qué opinión tiene de la gestión de Gina Parody en los dos meses que lleva en la Alta Consejería para Bogotá?

Es una función que entiendo como de facilitación de los temas distritales ante la madeja de entidades nacionales que hacen presencia en la ciudad. De más en más, esa consejería opera como una alcaldía virtual. Eso es una equivocación que debe corregirse porque es contraproducente.

¿En qué se ha equivocado y en qué ha acertado cada una de las partes (Distrito y Gobierno) en esta discusión?

Ausencia de diálogo constructivo, imprudencia, algo de improvisación y mucho protagonismo conflictivo. En materia de aciertos, el anuncio de retomar la vía de la concertación con la reunión que se celebrará entre el presidente de la República y el alcalde.