Bogotá le apuesta a la integración regional

En el tercer ciclo de discusión de los retos del Plan de Desarrollo Distrital (2016-2020) funcionarios públicos dijeron que la Alcaldía empezará a trabajar con los departamentos cercanos a la ciudad en proyectos viales y de vivienda.

Cortesía Veeduría Distrital

En la última discusión del ciclo organizado por la Veeduría Distrital y El Espectador, en el que se han analizado los retos del Plan de Desarrollo de Bogotá, se habló sobre la necesidad de integrar a la ciudad con los departamentos vecinos. Esto con el fin de impulsar la vivienda y el transporte de manera conjunta.

La desconexión que ha habido entre Bogotá y las regiones aledañas a lo largo de los años, es una cuestión que se está empezando a replantear en la elaboración del Plan de Desarrollo Distrital (2016-2020). Según el Secretario de Planeación, Andrés Ortiz, con el acelerado crecimiento que están teniendo las poblaciones se vuelve urgente consolidar relaciones de trabajo entre los cascos urbanos y los departamentos cercanos, para cumplir con las viviendas y los modos de transporte requeridos por los habitantes.

“Cada vez más la ciudad se expande hacia los municipios cercanos a la capital, porque ya son pocos los lugares donde se puede construir. Ante esta situación, tenemos que hacer mayores vías de acceso para recibir a las personas que llegan de las afueras de Bogotá y extender la línea de Transmilenio a Soacha y Chía”, señala Ortiz.

Otro de los proyectos que tiene la ciudad para mejorar la movilidad con los municipios vecinos es construir el tren de cercanías que conectará al departamento de Cundinamarca con Bogotá. En julio, el Alcalde Peñalosa firmó un convenio estratégico con el gobernador, Jorge Rey, para sacar adelante el proyecto. En ese encuentro también acordaron empezar a trabajar mancomunadamente en aspectos como el abastecimiento de agua de la capital a municipios aledaños, los sistemas de residuos sólidos y el turismo.

Sin embargo, en el evento de ayer Carlos Córdoba, Director de la Región Administrativa y de Planificación (Rape) dijo que a pesar de la cercanía que había entre Cundinamarca y Bogotá, la capital también debía idear proyectos con los demás departamentos fronterizos (Boyacá, Meta y Tolima) si quiere fomentar el desarrollo económico y social del centro del país.

La idea de que la ciudad establezca vínculos con otros departamentos también estuvo ligada a los beneficios que esto le traerá a los pequeños municipios. Se espera que las conexiones que se hagan entre las regiones le generen mayores oportunidades a las zonas rurales. “Esto no significa que vayamos a urbanizar todo el territorio sino que integraremos el mundo urbano con el rural para lograr una alianza productiva”, comenta Córdoba.

El gran reto que tiene ahora Bogotá si quiere cumplir con las propuestas planteadas por los funcionarios públicos y especialistas invitados al evento es empezar a romper con las rencillas regionales que hay entre una ciudad y otra. Además, de plantear proyectos concretos que sean realizables a corto plazo. “Colombia en general se ha caracterizado por hacer políticas públicas y planes estratégicos maravillosos, el problema es que muchas veces las ideas se quedan en el papel. Si la ciudad en realidad busca un desarrollo integral debe pasar de las palabras a los hechos”, concluye Carmen Fernández, Urbanista Senior de las Naciones Unidas.

 

 

 

Temas relacionados