Concejal Javier Palacio responsabiliza a Gustavo Petro si algo malo le pasa

El cabildante del partido de La U asegura que ha recibido amenazas por los señalamientos en su contra que se han efectuado desde la Administración Distrital.

Concejal Javier Palacio.
Concejal Javier Palacio.

El concejal Javier Palacio, quien ha sido duramente criticado en los últimos días por haber frenado el estudio del proyecto de acuerdo del cupo de endeudamiento con el que se busca financiar obras claves para Bogotá, denunció que ha recibido amenazas en su contra.

Dijo que si responsabiliza a la administración del alcalde Gustavo Petro de cualquier acto de violencia en contra suya o de su familia.

Según Palacio, las amenazas las ha recibido a raíz de la recusación presentada a los concejales que votaron positivamente el cupo de endeudamiento en la Comisión de Hacienda en primer debate, con lo que se pretende determinar si algunos cabildantes tienen intereses indebidos.

“Esto forma parte de mi labor de control político que no riñe con la ley. He recibido todo tipo de señalamientos, insultos e improperios desde la Administración Distrital, encabezados por el alcalde mayor, algunos secretarios de despacho, funcionarios de varias entidades que han sido secundados por concejales progresistas que realizaron algunos señalamientos temerarios que no tienen soporte en decisión alguna de la justicia colombiana”, dijo Palacio.

Agregó que ha puesto en conocimiento de la Dirección Nacional de Protección los llamados a las vías de hecho en contra suya realizados por la administración de Gustavo Petro.

“También pondré en conocimiento de la Fiscalía los cientos de mensajes enviados en contra mía a través de redes sociales donde los insultos y las afrentas son mayúsculas pero además las amenazas con pedreas, tomatinas y otras acciones de hecho están presentes. Hago responsable a Gustavo Petro de lo que pueda suceder conmigo o con mi familia a raíz de este enrarecido clima propiciado desde la Alcaldía Mayor”, puntualizó.

Dijo que la recusación no está parando a Bogotá como lo quiere hacer ver el alcalde Petro. “La ciudad está paralizada desde hace año y medio por cuenta de estar en manos de un pésimo administrador, amante de los anuncios, pésimo planeador y ejecutor, al que la Personería, Contraloría, Veeduría y hasta Procuraduría constantemente con informes y cifras en mano, le han demostrado, que mientras la ciudad se parte a pedazos, él tiene la plata en los bancos y la poca que ejecuta, lo hace a través de artilugios jurídicos para burlar la ley 80. O acaso es mentira señor alcalde que el 90 por ciento de la contratación del Distrito se está haciendo de manera directa. Eso riñe con toda esa transparencia que usted predica pero no aplica”, subrayó enfáticamente Palacio.

“O será que también por culpa mía las finanzas de la empresa de Acueducto están en riesgo, creo que fue por su brillante idea del operador público de aseo, que fue brillante lo reitero pero pesimamente ejecutada y puesta en marcha. También es culpa mía que usted no ejecute el cupo de endeudamiento que le aprobó el concejo por 800 mil millones de pesos. Es culpa mía que niños de colegios distritales vayan a clases con tapabocas por las improvisadas obras de su administración, también es mi culpa la inseguridad alimentaria de más de 40 mil personas porque decidió cerrar comedores comunitarios”, agregó.

Es culpa mía que las vías de la ciudad parezcan un cráter lunar mientras los recursos reposen en bancos. O es culpa mía que la ciudad esté embotellada mientras los terrenos de la ALO se volvieron parqueaderos del SITP o patios de transito que benefician particulares. Es culpa mía que los buses del SITP anden vacíos o será porque no han podido unificar las tarjetas de acceso al servicio”, siguió cuestionándose el cabildante.

Finalmente dijo: “Muy seguramente debe ser culpa mía que la policía se quede sin gasolina o ande en patrullas viejas, como los buses de Transmilenio con más de un millón de kilómetros recorridos. Culpa mía también la reducción del presupuesto para la seguridad de Bogotá en 80 mil millones de pesos, que se inviertan 4.500 millones de pesos en motos eléctricas para guardarlas en una bodega o que se entreguen motos en Fontibón sin chip para tanquear. Debo ser culpable de llenar de materas la séptima, de no construir el Transmilenio por la Séptima, de anunciar zonas de reserva campesina que por ley el Distrito no puede crear, en fin debo ser culpable de todo incluso de que Bogotá no tenga alcalde”.