Desde Concejo de Bogotá dicen que venta de Isagen no es buen negocio para el país

“La enajenación de este activo público puede afectar aspectos tales como el mercado de energía eléctrica”.

El concejal Celio Nieves Herrera resaltó las medidas cautelares que por segunda vez el Concejo de Estado ha decretado con el objetivo de suspender la venta de Isagen. Afirma que se deben considerar los intereses generales de la Nación sobre los de algunos particulares. “No es un buen negocio para el país vender la empresa ya que no se trata de cambiar un activo por otro sino de la pérdida de un activo estratégico y rentable para Colombia”.

Nieves Herrera asegura que tal y como lo dice la Contraloría General de la República la enajenación de este activo público puede afectar aspectos tales como el mercado de energía eléctrica y las estructuras tarifarias. Lo cual le restaría competitividad al país en comparación con los países de América Latina.

Teniendo en cuenta que hoy Isagen garantiza el 20% de generación de electricidad en Colombia, el concejal destaca tres aspectos por los cuales no se debe vender la empresa:

Primero, la compañía tiene poder de mercado y por su capacidad en la producción eléctrica es de importancia estratégica, en un mercado oligopólico donde participan pocas empresas. En este sentido hoy el Estado tiene el control en el mercado nacional de energía eléctrica y con la venta el control estaría limitado.

Segundo, las empresas públicas de energía son el principal instrumento con que cuenta la Nación para garantizar una oferta energética eficiente y confiable, con el fin de suplir las necesidades que demanda la población colombiana. Con la venta el Estado Colombiano pasaría a depender de las acciones de los privados para expandir la oferta energética.

Tercero, la Nación dejaría de recibir anualmente los dividendos para la financiación del gasto público, lo cual generaría presiones sobre las finanzas públicas ya que sin dichos recursos en las siguientes vigencias presupuestales el Gobierno Nacional estaría obligado a realizar recortes presupuestales en sectores diferentes al de infraestructura vial y tan importantes como el sector social.

“Es evidente el favorecimiento al capital privado, ya que es una excelente oportunidad para que, como primera medida, las multinacionales extranjeras se queden con la empresa, y por otro lado, los inversionistas privados que pretenden el negocio de las concesiones viales, apalanquen los proyectos a través de créditos baratos con recursos provenientes de la venta de Isagen, colocados en el Fondo de Desarrollo Nacional -FDN- encargado de administrar el capital para financiar las obras viales de cuarta generación 4G”, concluyó Nieves.