Conductor del SITP casi es linchado en Usme tras accidente que dejó tres muertos

Este acto es una de las muestras de la estigmatización que vive el Sistema Integrado de Transporte Público.

El Espectador

“Estaba a cuadra y media de la panadería Walter, donde ocurrió el accidente del bus del SITP en Usme. Había unas muchachas y señores tomando cerveza cuando me vieron el uniforme con los logos de Transmilenio y en seguida me empezaron a gritar: ‘Estos hijueputas no se suben a los buses sino a matar gente, son unos psicópatas’. Me pegaron patadas en las piernas y las costillas. Me quitaron la maletica y la chaqueta, y en ese momento alcancé a salir corriendo. Como siete personas salieron detrás de mí, pero no me alcanzaron porque estaban ebrios”.

Fernando Bareño lleva apenas un mes como conductor de uno de los 1.713 buses del SITP. El sistema de transporte que ha estado en boca de la ciudadanía y los medios de comunicación durante los últimos días por el impresionante accidente del miércoles, en el que uno de sus buses rodó avenida abajo y se estrelló contra otros cuatro automotores, dejando tres víctimas mortales.

La agresión de la que fue víctima Bareño, de 32 años, sucedió alrededor de las 2:00 a.m., luego de que hubiera dejado el bus del SITP que manejaba en el patio garaje destinado por la empresa operadora, en el occidente de la ciudad. En ese momento no tenía idea de que vivía en el mismo lugar donde, 13 horas antes, había ocurrido la tragedia. Después de ser agredido no se atrevió a ir hasta su casa por temor a que le pasara algo peor a él o a sus dos pequeños hijos y su esposa. El viernes se marchó con su familia a la casa de su suegra.

Mientras que la Fiscalía investiga las causas exactas que originaron el accidente en Usme (los datos preliminares señalan fallas en los frenos del bus), trabajadores como Bareño cargan con la espontánea estigmatización que hoy vive el SITP. El choque ocurrió precisamente en un momento en el que el sistema enfrenta una lluvia de críticas por su lenta implementación, que apenas llega al 20%, y la escasa demanda por parte de los usuarios. Ahora en las redes sociales también se mueven las burlas en su contra y los juicios sobre la responsabilidad del conductor, que según informó Transmilenio, está recibiendo atención psicológica.

En cuanto a las víctimas, el operador Consorcio Express, encargado del bus que se chocó el miércoles, indicó que su aseguradora asumirá los gastos fúnebres y tendrá que seguir el proceso legal con las familias de las tres víctimas mortales.

En medio de la tensión, la tragedia hizo que Transmilenio y la Secretaría de Movilidad acordaran una nueva revisión técnico-mecánica a la flota de buses con las nueve empresas operadoras, así como una auditoría al proceso de contratación de conductores y al mantenimiento de los vehículos. Se trata de un modelo de transporte en el que 1.513 buses vinculados han llegado luego de haber estado en el Transporte Público Colectivo, pues en los contratos del sistema quedó estipulado que cerca de la mitad de la flota sería comprada a los antiguos transportadores.

Este último aspecto se ha convertido en el cuestionamiento recurrente de la ciudadanía. Los operadores insisten en que los vehículos surten rigurosos procesos de alistamiento mecánico antes de ingresar al sistema.

Santiago Camacho, gerente de mantenimiento de Consorcio Express, dijo a este diario que el automotor fue recibido el 16 de abril y su certificado de revisión técnico-mecánica tenía como fecha de vencimiento el 1° de febrero de 2014. La inspección técnica de Transmilenio fue el 12 de junio, el 29 de ese mismo mes salió a rodar y el 9 de julio tuvo un mantenimiento preventivo con revisión de motor, frenos y accesorios, añade Camacho.

Ocho meses después de haber comenzado a rodar en las calles, los buses zonales del SITP enfrentan su primera gran crisis de seguridad en momentos en que, además, Transmilenio alistaba la nueva campaña de comunicación para lograr que más usuarios se suban al sistema. Quedan dudas sobre lo que realmente ocurrió y aunque solamente la investigación de la Fiscalía señalará las causas exactas, rondan inquietudes sobre si pudo haber algo más detrás de este hecho.

El voz a voz sobre el Sistema Integrado de Transporte Público

José Martínez

Habitante del barrio Alfonso López (Usme)
Hace 15 años, en la misma cuadra en donde se accidentó el bus del SITP, un camión repartidor de leche voló por la pendiente. Un muchacho se cayó del camión y murió en un puesto de salud en Santa Librada. Tenemos desconfianza de subirnos a cualquier tipo de bus.

Jaime Díaz

Vendedor
Hasta ahora está evolucionado. Lo único malo es que no se distinguen los paraderos en donde pueda tomar los buses tranquilamente. Cada vez que veo un bus siento desconfianza por el accidente de Usme. Aunque debo reconocer que son más ágiles que los otros buses.

Mario Alberto Villamizar

Director Técnico en una aseguradora
Ese sistema está montado a los machetazos. Es un proyecto que necesita más tiempo, más preparación. Las rutas no son claras. Me cuesta mucho trabajo coger estos buses. Tampoco es fácil conseguir la tarjeta porque hace falta publicidad.

Jenny Díaz

Asistente de laboratorio
Me parece un muy buen sistema porque siempre están desocupados. Son ágiles y no se desvían de la ruta. Tengo la tarjeta, es fácil conseguirla, pero no sé muy bien dónde paran. Les recomendaría que hagan más publicidad.