Publicidad
Bogotá 22 Sep 2013 - 11:37 am

En lo que va corrido del año han sido destituidos 98 uniformados

Confianza de los bogotanos en la Policía es la más baja en 10 años

Así lo revela la Encuesta Decenal de Cultura Ciudadana que señala que está en un 33%.

Por: Juan Camilo Maldonado T.
  • 4251Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/confianza-de-los-bogotanos-policia-mas-baja-10-anos-articulo-447919
    http://tinyurl.com/lcllfjb
  • 0
  • 738
Un patrullero pasea frente a la fachada del amanecedero donde murieron seis personas hace una semana. / Andrés Torres - El Espectador

El 7 de febrero de 2012 los policías Carlos Danilo Posada y Carlos Augusto Díaz, luego de evacuar a un grupo de indigentes que dormían bajo un puente cerca del río Salitre, en el occidente de Bogotá, rociaron gasolina y prendieron fuego al cambuche donde aún se encontraba Wílmer Bernal, un adolescente de 15 años que se había resistido a las órdenes de los uniformados. El muchacho murió días más tarde, con quemaduras de tercer grado en buena parte de su cuerpo. Meses después, los dos agentes serían condenados a cuatro años de prisión, por cuenta de lo que entonces la Fiscalía llamó un “vil y execrable” procedimiento.

Año y medio después un nuevo caso de “estupidez homicida”, como lo catalogó el columnista Francisco Gutiérrez Sanín, ha ocupado buena parte de las franjas de todos los medios de comunicación. Gracias a un video captado por una cámara de la Policía Metropolitana, los colombianos pudieron ser testigos de primer orden de cómo un alférez de la Policía, en presencia de un teniente y una patrullera, rociaba gas pimienta debajo de la puerta cerrada de un bar ilegal en el sur de Bogotá, provocando la angustiosa estampida de 200 personas y la muerte de seis de ellos (cinco eran mujeres).

El doloroso caso reveló múltiples fracasos. El de la Alcaldía Mayor y su Secretaría de Gobierno, incapaces de regular y poner en cintura los miles de establecimientos nocturnos ilegales que existen en Bogotá. El de la alcaldía local, que una y otra vez permitió la reapertura de un amanecedero que incumplía horarios de funcionamiento y normas mínimas de seguridad. El de su dueña, que sin ningún remordimiento admitió sus faltas recurrentes. Y la de todos aquellos que esa noche, con su presencia en el Night Club, justificaban su existencia.

Pero de todos los fracasos el más grande de todos pareciera ser el de la Policía Metropolitana de Bogotá. No sólo porque el irregular operativo pudo haber causado la estampida donde murieron golpeados, aplastados y asfixiados Lady Muñoz, Gladys Torres, Ana Rada, Andrea Pinzón, Andrés Camilo Rincón y Nelly Rincón, sino porque la dimensión de la tragedia produjo en muchos la sensación de que los procedimientos de la autoridad civil tocaron fondo.

El escándalo del Night Club se produce en un momento paradójico. Tres años después de la puesta en marcha del Plan Cuadrantes, la ciudad alcanzó en 2013 mínimos históricos en sus tasas de homicidio (16,7 por cada 100.000 habitantes) y hasta hace poco la política de seguridad del Distrito recibía elogios nacionales e internacionales, hasta el punto que el alcalde Gustavo Petro viajó en marzo a la sede de la Organización de las Naciones Unidas a compartir las estrategias empleadas en la ciudad.

Sin embargo, durante este mismo periodo, los bogotanos han sido testigos de numerosos escándalos que involucran a la institución. El asesinato del joven grafitero Diego Felipe Becerra, presuntamente a manos del agente Wílmer Alarcón, acusado de alterar la escena del homicidio con posible complicidad de altos mandos que hoy están en manos de la justicia; la violenta golpiza propinada a un joven dentro de un Centro de Atención Inmediata (CAI) en mayo pasado, y las denuncias de un grupo de jóvenes en un centro cultural de La Candelaria, que habría terminado en la detención arbitraria de uno de ellos y la utilización sistemática de electrochoques, como denunció la víctima a través de este diario.

Esto sin contar con la colección de casos reseñados durante las manifestaciones de respaldo al paro agrario y los disturbios que se produjeron durante esos días. Y también casos misteriosos como la muerte del patrullero Jairo Díaz, inicialmente declarada accidental y hoy investigada por la Fiscalía, que pondera las declaraciones de un miembro de la banda Los Pascuales, según las cuales el agente murió asesinado por un caso de microtráfico, con complicidad de miembros de la institución.

El costo del escándalo

En medio de tantos y tan sonados episodios no resulta sorprendente que, pese a los buenos indicadores en materia de resultados, los ciudadanos estén perdiendo rápidamente la confianza en la institución y que, incluso, se sientan viviendo en una ciudad más insegura.

La cifra más contundente en esta materia está próxima a ser revelada. Este miércoles la Corporación Visionarios, organización fundada por el exalcalde Antanas Mockus, divulgará su tradicional Encuesta de Cultura Ciudadana. En esta ocasión ésta realizará un análisis decenal de cómo va la ciudad, y es justamente en esta perspectiva que se vislumbra la difícil situación en la que se encuentra la Policía.

Según los resultados de la encuesta, en los últimos cinco años la confianza de los bogotanos en la Policía se redujo en un 9%, alcanzando mínimos sin precedentes. En 2008, el porcentaje de personas encuestadas que confiaban mucho o muchísimo en la Mebog era de 42,5%; cinco años después este porcentaje cayó a 33,6%. La cifra es aún más diciente si se analizan los últimos diez años. Según Henry Murraín, director de proyectos de Corpovisionarios, en 2003, durante la segunda administración Mockus, la confianza en la institución estaba en el 55%, más de 20 puntos porcentuales de la situación actual.

Los indicadores de percepción de seguridad tampoco son los mejores en estos últimos años. De acuerdo con un estudio interno realizado por la administración distrital, a julio de este año sólo 1 de cada 10 bogotanos se sentían seguros en la calle, y la principal razón que esgrime el 36,7% de los encuestados es la falta de policías o malos policías.

Por su parte, el índice de victimización de la Cámara de Comercio de Bogotá, que mide el porcentaje de ciudadanos que han sido víctimas directas o indirectas de un delito, se incrementó en 11 puntos porcentuales entre 2011 y 2012, pasando de 20 a 31%.

Todo lo anterior se da en medio de otra tendencia paradójica: los bogotanos cada vez denuncian menos los delitos de los que son víctimas ante las autoridades, pero están incrementando en cambio sus quejas sobre la Policía. Según datos de la Policía Metropolitana, durante 2012 se radicaron 686 quejas y 25 felicitaciones, mientras que en lo que va corrido del año las quejas ascienden a 844 (34 felicitaciones). Un 60% de estas denuncias se descartan, porque el quejoso no adjuntó material probatorio suficiente.

El teniente coronel William Castro, inspector delegado para la Mebog en la Policía Nacional y encargado de sancionar disciplinariamente a los miembros de la institución, asegura que en 2013 su despacho ha abierto 321 procesos. De ellos, 98 terminaron en destitución del policía involucrado, 106 fueron suspendidos, 117 multados y 39 absueltos. Además, 122 casos fueron archivados de manera definitiva.

Diagnóstico reservado

La tragedia del amanecedero evidenció la serie de graves y profundas dificultades que hoy afronta la ciudad para mantener la seguridad y la convivencia y, a su vez, garantizar que la Policía no se extralimite brutalmente en el ejercicio de sus funciones.

El primero tiene que ver con un enfoque orientado primariamente a los resultados, sin que exista el mismo énfasis en materia de educación y formación integral, especialmente en derechos humanos. “El general Luis Eduardo Martínez (comandante de la Policía) los tiene tan presionados por resultados, que los policías hacen lo que sea por mostrarlos”, asegura Ariel Ávila, investigador de la Corporación Arco Iris y asesor de Gustavo Petro durante su campaña a la Alcaldía.

Segundo, el Night Club dejó ver, una vez más, los desencuentros existentes entre la poder civil y la Policía, hasta el punto que para observadores como Ávila lo que ocurre entre Martínez y Petro es un “diálogo entre alcaldes”, antes que un ejercicio de autoridad del alcalde sobre su comandante.

En el Palacio Liévano, sin embargo, aseguran que el asunto es aún más complejo. “Aquí llega el general Martínez a un comité de seguridad y hay un diálogo fluido. El problema está enquistado en los mandos medios de la Policía. Muchos creen que las mafias son los dueños de los territorios, pero la verdad es que son los tenientes, los subtenientes y los cabos en las estaciones locales los que son dueños de los territorios, muchas veces en alianza con mafias pequeñas, medianas y grandes”, asegura una fuente de la administración que pidió no ser citada.

Esto da paso a un tercer gran problema, aseguran tanto en la Secretaría de Gobierno como en la misma Policía: los alcaldes locales tampoco están ejerciendo poder sobre los comandantes locales. Y todo esto, junto con una cultura de la trampa y la informalidad que parece innata al corazón colombiano, ha vuelto inmanejable los incontables e innombrables casos de corrupción en las localidades.

Tanto el personero distrital, Ricardo Cañón, como Murraín, en Corpovisionarios, aseguran que la responsabilidad no puede recaer totalmente sobre la Mebog, que es un cuerpo de 22 mil uniformados que realizan a diario cientos de operativos. “Un error no puede opacar la gestión de la mayoría de policías que a diario hacen una buena gestión”, dice Cañón. Ambos aseguran que todos los bogotanos deberían hacer una reflexión sobre su capacidad de “pensar en el otro” y, por más escolar que suene, cumplir con los deberes mientras se exigen derechos. 

jmaldonado@elespectador.com

@donmaldo

  • 0
  • 738
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Impactante video de rayo que cayó en Nueva York
  • Legalización de marihuana es sólo con fines medicinales y no recreativos: Galán
  • Accidentes de tránsito en Colombia se incrementaron 3,9% en 2013

Lo más compartido

738
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

julioalberto

Sab, 10/05/2013 - 11:16
parte de la perdida de confianza se debe a tanto policia abusivo y descriteriado, pero tambien a mas de una persona que cree que puede hacer lo que se le da la puta gana sin que se le diga alguna damier, como los del edificio que tenian el equipo a todo volumen.
Opinión por:

Gerónimo

Vie, 10/04/2013 - 21:59
La policía necesita a gritos un revolcón técnico, administrativo, táctico y operativo. 1. La selección y entrenamiento de policías, deja mucho que desear. Esta tarea debe tecnificarse y supervigilarse al máximo, porque hay mucho criminal infiltrado. 2. La estrategia de Cuadrantes, debe ser cambiada por una que responda a las condiciones y circunstancias de cada sector de las ciudades. Los CAIS, deben ser replanteados y vinculados a la labor preventiva y de reacción inmediata. 3. Los policías o son "vacunadores" de los delincuentes o son sobornados por éstos. Las dos situaciones son indeseables. Debe existir un Control Interno inflexible y muy técnico y operativo. 4. Los Códigos penales, de procedimiento y el de Policía deben ser endurecidos. Hoy nadie respeta a la Policía.
Opinión por:

pastusito2221

Vie, 10/04/2013 - 15:54
En todos estos casos no hace mencion el señor periodista de la noticia amarillista que cuando los tombos asesinaron por la espalda a Diego Felipe Becerra, esta vinculado al proceso el tal general bandido Francisco Patiño, mas dos coroneles presos y 19 tombos mas incluido un abogado. Como es posible que los asesinos del joven que le rociaron gasolina y prendieron fuego solo los condenen a cuatro (4) aaños de prision, este tiempo es excarcelable o sea que este horrendo crimen no dio para mas, sabe si este hecho hubiese ocurrido en los EE UU a cuantos cadenas perpetuas se hubieran expuesto y la silla electrica, por eso la Justicia en Colombioa es lo peor, nadie la respeta y solo se aplica para los mas guevones. En cada hecho criminal que ocurre en Colombia tengalo por seguro que hay tombos in
Opinión por:

POSITIVO

Vie, 10/04/2013 - 04:48
CLARO QUE TIENE QUE SER BAJA LA DESCONFIANZA, si quienes hacen politica hacen campaña con la imagen de la Policia y desvian la atencion del publico, de sus malas acciones y fallos en las POLITICAS DE SEGURIDAD, sobre esa institucion que constitucionalmente esta amordazada y no puede defenderse, porque seguramente seria tildada de beligerante. A DEMAS COMO CONFIAR EN UNA INSTITUCION, DONDE LOS GENERALES NO LE HACEN CASO AL DIRECTOR DE LA POLICIA, ese fue el caso que se presento inicialmente con el General GUATIBONZA (quien sabe que guardado le tiene al presidente) y el mismo caso del hoy actual director de la Policia, General PALOMINO, quien NO LE HACIA CASO AL General LEON. Dos casos por no mencionar otros mas, En los mandos policiales, no hay unidad Institucional, sino una pugna constant
Opinión por:

Eneas48

Jue, 10/03/2013 - 15:53
La policía es la institución más podrida en el desarrollo de sus funciones de seguridad y control, se convirtieron en grupos de apoyo del narcotrafico, el contrabando y de la delincuencia que de una u otra forma lucran sus ingresos económicos persona les. Es una gran familia de la que no se puede fiar.
Opinión por:

solarium50

Jue, 10/03/2013 - 14:15
el revolcón institucional debe ser total para depurar la policía y erradicar los males que la aquejan desde hace mucho tiempo ,pero que ahora afloraron ostentosamente.las riendas de esa purga las debe tomar directamente el presidente de la república,pues es lógico inferir que el director de aquella no va a pedirles cuentas a sus compinches generales como por ejemplo el par de perlas santoyo y buitrago , (r) comprometidos en lavado de activos y narcotráfico .Para empezar los altos mandos de la esa fuerza deberían mostrar sus declaraciones de renta ,pero no al estilo de los hijos del enano.
Opinión por:

feyrbrant

Jue, 10/03/2013 - 11:46
Una de las cosas que yo he insistido es que se hagan muchos examenes a los que entran a la fuerza.. no solo a la policia y al ejercito; porque en serio: actuan como criminales sociopatas. Le tengo mas miedo a un dESMADrado que a un ladron raponero de la 10 a
Opinión por:

no traguentero

Jue, 10/03/2013 - 08:19
NO SOLO EN BOGOTA, es en todo el pais, la policia se ha vuelto mas peligrosa que las mismas bacrim. NO persiguen a los delincuentes, hacen alianzas con ellos para lucrarse. Son unas ratas
Opinión por:

V-Revenge

Mar, 09/24/2013 - 10:41
(CONTINUA)... capacidad de ascender hasta el espacio donde funciona la discoteca como tal (el gas pimienta, que es de venta comercial y para uso de defensa personal, afecta a personas en un radio de max. de 5mt y por sus componentes -la capsacina principalmente- no se volatiliza tan fácilmente como otro tipo de compuestos gaseosos), lo que a su vez implica no conocer el motivo real de la estampida humana. No digo que haya estado bien la actuación de quien utiliza el gas por debajo de la puerta, pero creame que esa no es la razón de la muerte de esas 6 personas. Como le escribí a otro columnista de apellido Molano, se debe conocer de un tema (o investigarlo por lo menos) antes de opinar desatinadamente sobre el mismo. Ojalá y se preocuparan más por las difíciles condiciones de ser Policía.
Opinión por:

adulto

Jue, 10/03/2013 - 08:44
Ya vió el cahpulín colorado diciendo "que panda el cúnico"? pues eso fué lo que ocurrió, el pánico cundió dentro de la discoteca, y el pánico lo provocó la policía.
Opinión por:

V-Revenge

Mar, 09/24/2013 - 10:14
(CONTINUA).. columnas que se centren en la díficil y sacrificada labor que un Policía debe ejecutar a diario, en como es que se logra disuadir una multitud de más de 300 personas por parte de un grupo de 20 Policías, como mientras los más de 7 millones de habitantes, acomodados en promedio por 4146 personas por kilómetro cuadrado, los Policías se distribuyen en turnos, horarios, cantidad de patrullas y demás aspectos para cubrir las necesidades de todos, que van desde una simple discusión en vía pública o alto volúmen de un equipo de sonido, hasta una manifestación violenta y vandálica que afecta a toda la ciudad. Una cosa es como vemos nosotros a la Policía y otra es el trabajo que ellos hacen. Sobre el caso del Club, aún no se ha comprobado que el gas pimienta utilizado tenga la (SIGUE)
Opinión por:

adulto

Jue, 10/03/2013 - 08:42
No sea ridículo, el solo grito dentro del antro, diciendo que están lanzando gases, provoca pánico, y las demás improcedencias del policía sfué loque provocó la estampida dentro del amanecedero y por consiguiente las muertes.
Opinión por:

V-Revenge

Mar, 09/24/2013 - 10:08
Señor Maldonado: Su columna muestra solo una pequeña parte del problema, no es la Policía Nacional la que actúa negativamente, si no algunos de los funcionarios que hacen parte de dicha Institución, la cual se encuentra conformada por más de 170.000 personas. Como normalmente ocurre en éste tipo de columnas de opinión, los comentarios se parcializan a favor de los hechos negativos, pero podría bien mostrarse la misma "noticia" desde un punto de vista diferente, indicando por ejemplo que, siendo 22.000 los Policías que laboran en la Policía Metropolina de Bogotá, en los últimos tres años no alcanzan a contarse casos de abuso que involucren a más de 22 Policías, lo cual representa el 0,1%; visto así, el impacto generado cambia y proporcionalmente la opinión pública. Quisiera ver más (SIGUE)
Opinión por:

adulto

Jue, 10/03/2013 - 08:38
Ya le creí, y los demanes en las manifestaciones? cuantos tombos actuan correctamente?
Opinión por:

aldok

Lun, 09/23/2013 - 12:09
si los paramilitares ,infiltraron ,el congreso,la presidencia dde la republica,las caamaras ,las alcaldias,las gobernaciones,los concejos,el ejercito,el DAS,porque no sera posible que en la policia haya reastojos,uribeños,cacique nutibara,grupo calima y grupo capital,donde estaran todos esos personajes ,que antes recibian sueldos de estado y empresarios que pagaban justicia particular.?Sera que estos desmovilizados no se habran reinsertado en el grupo policial y son los que han boicoteado las marchas campesinas durante años,para deslegitimar la protesta social.?La gente que creo estos grupos deben de saber quienes son y si hay gente de esta calaña en una institucion tan digna del respeto de3 los colombianos campesinos y obreros ,que trbajan dia a dia para sacar esta nacion adelante.
Opinión por:

okcomputer

Lun, 09/23/2013 - 11:41
... y la policía en estos momentos tiene mejor imagen que la alcaldía....
Opinión por:

feyrbrant

Jue, 10/03/2013 - 11:43
jajajaja que risa me das
Opinión por:

OSCAR FERNANDO AMADO GARRIDO

Lun, 09/23/2013 - 10:29
Quisiera ver qué dicen Benitín Palomino y el comandante de la Metropolitana. No estarán pensando que después de ver las "sesudas" actuaciones de sus subalternos en el caso del "club nocturno", la gente va a aplaudir semejante abuso de autoridad. Y sin mencionar que en las últimas manifestaciones en la plaza de Bolívar, le tocó a una señora pedirle a los manifestatantes que no lincharan a los Esmad atrincherados en una esquina. Como quien dice, no esperarán esos generaluchos de tercera ver cómo son de abusivos pero al mismo tiempo una partida de cobardes. Tremenda fuerza policial la que nos mandamos.
Opinión por:

ARISTOGONO REATIVA

Lun, 09/23/2013 - 08:25
Dejen de escribir tanta maricada, que es bien sabido por todos que la policia es de lo más corrupto y torcido que existe en Colombia, o es que no leen la prensa ni ven noticieros en televisión, y esos casos que muestran son muy pocos porque al interior de esa institución es tenebroso...
Opinión por:

comentandoj

Lun, 09/23/2013 - 06:59
Y dele contra la Policía, como si fuera este cuerpo el culplable de que unos legiladores irresponsables o jugosamente comprados no fueranquienes permten la proliferación de lupanares, casas de citas, "desnucaderos" o sencillamente: ollas ¿Por qué echarle la culpa del desorden bogotano a un cuerpo que cumple, en la medida de lo posible, con su cometido, mientras leyes laxas, permisivas, alcahuetas convierten a los policiales en celadores, sin autoridad, sin permiso para cerrar esos antros eufemísiticamente llamados Clubes privados. nigth club, bares-restaurantes, que, con el manido cuento del derecho al trabajo, putean la ciudad. Pilas, doctor Petro, los bogotanos necesitamos de su autoridad para tener una ciudad verdaderamente limpia. Revise y rectifique el POT.
Opinión por:

okcomputer

Lun, 09/23/2013 - 11:43
De acuerdo, El POT de Petro para lo único que sirve es para que se lo enrrolle y se fume el alcalde.
Opinión por:

julijarame

Dom, 09/22/2013 - 21:45
Si queremos la satisfacción, no debemos enfocarnos solo en criticar a una institución el problema está por todos lados, hay que trabajar en eso, luchar todos para que este país cambie y sea mejor, La Policía se ha sacrificado
Opinión por:

elpasquín

Dom, 09/22/2013 - 21:49
Sí, mucho, ¿qué otra clase de gente iba a asumir la responsabilidad de aplastar a todo el que se queja en esta sociedad?
Opinión por:

JOHAGU

Dom, 09/22/2013 - 21:39
hasta que no le hagan inteligencia y contra inteligencia a la policia para extirpar el sinnumero de quistes malignos que integran dicha institucion, pero deben empezar por generales para depurar el grupo desde la cuspide hasta la base a lo mejor quedará la mitad de buenos policia pero mejor eso que 70000 policias corruptos aliados con mafias y bandidos amen de haciendole los mandados a los criminales.
Opinión por:

carcealgo

Dom, 09/22/2013 - 21:36
Yo se que hay policias corruptos, pero tambien es cierto, que hay en muchas partes gentes infiltradas y hacen aparecer a la policia como la mala del paseo. Uno ve como le toca defenderse a estos señores, o es que quieren que no se defiendan, que se dejen pegar, matar y los malos si hacenlo que quieren. Hay unos malos, pero tambien hay muchos buenos.
Opinión por:

elpasquín

Dom, 09/22/2013 - 21:39
Cierto, eso pasa por ejemplo cuando los mantenidos se infiltran en las marchas estudiantiles, y comienzan a incendiar el centro de Bogotá.
Opinión por:

franciscovima

Dom, 09/22/2013 - 21:30
Nosotros debemos ser mas participativos y contribuir a que las condiciones de seguridad mejoren, pero si no denunciamos todos todos los casos irregulares, las autoridades no podran cumplir con sus funciones.
Opinión por:

elpasquín

Dom, 09/22/2013 - 21:42
Oséase, debo estar hablando si soy informante.
Opinión por:

elpasquín

Dom, 09/22/2013 - 21:41
¿No se supone que me debo convertir en informante y subordinado de la bondadoza, milagrosa, edificante, policía nacional? ¿Quién lo entiende, su mercé?
Opinión por:

jujolopez

Dom, 09/22/2013 - 21:39
elpasquín, entonces si la tiene tan clara por que no se calla y deja de escribir pendejadas.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio