Consulta popular, la última salida

Ante la ratificación de la Corte Constitucional que ordenó el regreso de la fiesta brava a la Santamaría, el Distrito se la jugará por este mecanismo.

Lo más probable es que el alcalde Gustavo Petro termine su mandato sin corridas de toros en Bogotá. Aunque la Corte Constitucional ratificó el fallo que le ordena al Distrito reanudar la fiesta brava en la plaza de toros de Santamaría, las obras de restauración del escenario no permitirán ningún tipo de espectáculo, por lo menos hasta 2016. Esto no es suficiente para los animalistas que apoyan al alcalde. Después de conocer que la Corte negó el recurso de nulidad presentado por la Alcaldía, solicitaron una consulta popular para que los bogotanos decidan si la plaza debe seguir siendo un escenario taurino.

Ayer, uno los hashtags más populares fue #ConsultaAntitaurina. Natalia Parra, representante de Plataforma Alto y una de las promotoras de la consulta, explicó que el Distrito debe presentar un proyecto de acuerdo en el Concejo para que se pueda realizar. “La pregunta no sería si los bogotanos están de acuerdo con las corridas, sino si están de acuerdo con que un escenario público como la Santamaría sea utilizado para espectáculos taurinos. No se trata de si pueden existir estas actividades o no. Estamos trabajando en un texto para que la Alcaldía lo presente como un proyecto de acuerdo en el Concejo. El paso siguiente será el Tribunal Administrativo de Cundinamarca”.

Existen grupos animalistas, como AnimaNaturalis, que consideran que la consulta no debe presentarse ahora, pues si prospera coincidiría con elecciones y, en ese caso, por ley, no sería posible realizarla. Así lo explica Andrea Padilla, vocera de la organización: “La consulta es un trámite que toma tiempo, que implica un pulso político difícil de ganar y que debe pasar por el Tribunal y por el Consejo Nacional Electoral. Además, la jornada de votación no puede ser simultánea a la jornada electoral para alcaldes. La apuesta es que los candidatos incluyan la consulta popular entre sus promesas, que se comprometan con este tema. Es un hecho político relevante a la hora de decidir por quién votar. Presentarla ahora no sería lo mejor: los tiempos no dan y la relación de Petro con el Concejo no es muy buena. Sería difícil que la aprobara”.

La idea de Padilla es viable, teniendo en cuenta que la restauración de la plaza se demoraría mínimo un año. De hecho, en diciembre del año pasado la licitación para adelantar la restauración se declaró desierta porque sólo se presentó un proponente. De acuerdo con María Eugenia Martínez, directora del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC), la convocatoria cierra el próximo 19 de febrero. “El 21 debe realizarse una evaluación preliminar de proponentes. Esperamos que la obra esté adjudicada el próximo 9 de marzo. Le sumamos $2.000 millones, porque se adicionaron metros cuadrados de construcción. Por esta razón fue necesario endurecer las variables financieras”. Vale la pena decir que el reforzamiento estructural de la plaza fue aprobado por el Ministerio de Cultura.

No obstante, la propuesta de la Plataforma Alto también podría prosperar. En diálogo con El Espectador, la secretaria general de la Alcaldía, Martha Lucía Zamora, dijo que la administración presentará la consulta popular propuesta por los animalistas. Y aunque el ambiente en el Concejo no es el mejor, la bancada animalista ha comenzado a promover la consulta. Uno de los primeros concejales en pronunciarse fue Hosman Martínez, del Partido Verde: “Aunque se deben respetar los derechos de todas las minorías, es evidente que somos más los que hoy rechazamos el maltrato animal en la capital y necesitamos participar en una consulta popular antitaurina”.

Felipe Negret, presidente de la Corporación Taurina de Bogotá, considera que la consulta popular demostraría “otra debilidad jurídica de la Alcaldía. La consulta nace muerta porque no puede derogar sentencias ni leyes. Nuevamente será derrotada la administración. Lo más grave es que busquen la forma de desconocer el fallo de la Corte. Nosotros vamos a salir a defenderlo”. Negret resaltó, además, que en menos de 36 días el Distrito debe abrir una convocatoria para adjudicar la plaza de toros de Santamaría. Esto siguiendo el fallo de la Corte Constitucional emitido en septiembre del año pasado, el cual le ordenó al Distrito reanudar las corridas en un plazo no menor a seis meses.

Mientras se define el proyecto de acuerdo para adelantar la consulta popular, la Plataforma Alto presentará hoy unas recomendaciones de Naciones Unidas publicadas el miércoles pasado. Natalia Parra logró, en Ginebra, que el máximo organismo internacional incluyera a Colombia como un estudio de caso sobre violencia y niñez.

El documento, conocido por El Espectador, señala que la Convención por los Derechos del Niño manifiesta preocupación por “los altos niveles de violencia a los que se enfrentan los niños, y en particular, sobre el bienestar físico y mental de los niños que participan en la formación/entrenamiento de la tauromaquia y las actuaciones asociadas a ella, así como el bienestar mental y emocional de los niños espectadores que están expuestos a la violencia de la tauromaquia”.

El Comité le solicita al Estado colombiano que “tome las medidas legislativas y administrativas necesarias con el fin de proteger a todos los niños que participan en la formación/entrenamiento y actuaciones en la tauromaquia”. Este documento, que será revelado hoy en la Plaza de Bolívar en los próximos días, podría inclinar la balanza hacia el sector de los animalistas.

 

 

 

[email protected]