Corte Constitucional ordena a Peñalosa asistir a debates que lo cita el Congreso

La entidad revisó los reclamos hechos por la Cámara de Representantes, y con 7 votos a favor y 2 en contra decidió que la asistencia del mandatario al Congreso era obligatoria, pese a las justificaciones que ha presentado por sus ausencias.

Un muñeco de plastilina con la figura del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, se convirtió en el símbolo de las repetidas inasistencias del mandatario a los debates en el Congreso a los que era citado. El muñeco, hecho por el artista Édgar Humberto Álvarez, apareció el 2 de mayo luego de una serie de desplantes que hizo Peñalosa a los congresistas de la Cámara de Representantes, a una discusión sobre su Plan de Desarrollo.

Luego de varias ausencias, y de una única aparición en el legislativo el 4 de mayo, la Corte Constitucional le ordenó al alcalde asistir a los próximos debates que lo citen, especialmente el que le han programado numerosas veces sobre la situación de la reserva forestal Thomas Van der Hammen, en la cual el mandatario tiene varios planes. (Lea: Un alcalde de plastilina reemplazó a Peñalosa en foro del Congreso)

La Sala Plena discutió la situación, luego de los reclamos que hizo el representante a la Cámara Inti Asprilla (Alianza Verde) por la inasistencia de Peñalosa a los encuentros. 7 votos a favor y 2 en contra, fue la votación final en la Corte Constitucional, con la que decidieron que el mandatario estaba obligado a cumplir con las citas. (Lea: Corte Constitucional evaluará justificaciones de Peñalosa para no asistir a debates en Congreso)

Así, la larga discusión sobre el futuro de las 1.340 hectáreas que conforman la reserva natural, y en la cual el alcalde de Bogotá pretende cumplir su plan de expansión urbana, tendrá que darse y Peñalosa tendrá que asistir. Este debate es quizá el que más ansían los congresistas que quieren hacerle preguntas al alcalde sobre su proyecto de urbanización, pues llevan citándolo desde marzo, solo tres meses después de su regreso al Palacio Liévano.

Las repetidas ausencias de Peñalosa, según él, no han sido algo calculado. En octubre, el mandatario fue citado a la Corte Constitucional, donde explicó por qué no iba a los debates de control político. Motivos de agenda y la regulación que hay sobre la obligatoriedad de la presencia del alcalde en las discusiones, fueron las razones más reiteradas que dio el Distrito al respecto.

Sobre lo primero, los cruces de horarios entre las citas y los eventos de Peñalosa, impidieron muchas veces su aparición en el Congreso. Respecto a la ley, la Administración Distrital afirmó en su momento que las leyes son claras en cuanto a las invitaciones a los alcaldes a debates: si es un tema local, no está obligado a asistir; pero si la cita es por un tema nacional, sí debe asistir.

En su momento, Peñalosa justificó sus faltas en que la reserva Van der Hammen y su Plan de Desarrollo eran temas locales que no ameritaban debates de control político en el Congreso. De hecho, el mandatario llegó a calificar de “sindicato para torpedear el avance de Bogotá” las citaciones que le hacían. Los congresistas Angélica Lozano (Partido Verde), Tatiana Cabello (Centro Democrático), Efraín Torres (Partido de la U), Olga Lucía Velásquez (Partido Liberal) y Andrés Felipe Villamizar (Partido Liberal), tuvieron un fuerte encontrón con él y tacharon de “cínico” al burgomaestre.

La misma Cámara de Representantes intentó adelantar un proyecto, que incluso llegó a segundo debate, para poder llamar al alcalde Peñalosa sin que él pudiera faltar. Es un proyecto de ley denominado “Ley Peñalosa”, que buscaba añadir un parágrafo al artículo 233 de la ley 5 de 1992, para que puedan ser citados al legislativo los alcaldes distritales, pero también los gobernadores y alcaldes de capitales departamentales.