Critican actitud dilatoria del Concejo para definir recusación contra 9 concejales

La recusación, presentada por el concejal Javier Palacio, frenó la aprobación definitiva del cupo de endeudamiento.

El Espectador

La concejala Angélica Lozano arreció sus críticas contra la actitud dilatoria del Concejo de Bogotá para definir la recusación contra los nueve miembros de la Comisión de Hacienda que aprobaron el cupo de endeudamiento para la ciudad por 3,8 billones de pesos.

“Y este sainete que hace quedar muy mal a todo el Concejo, porque estas sesiones son inanes, y verifique presidenta del Concejo quórum, porque es probable que esta decisión, de definir la recusación, no sea válida, y entonces aquí nos podremos demorar semanas, y mientras tanto el cupo de endeudamiento, los proyectos, y el control político, se dilatan, y eso es no estar a la altura de las necesidades de Bogotá”, criticó la concejal.

Igualmente, estimó que los costos para la ciudad en cada sesión del Concejo, en las que no se están definiendo los proyectos que necesita la ciudad, sino que son utilizadas para discutir recusaciones o impedimentos sin definiciones, superan los 100 millones de pesos, teniendo en cuenta los honorarios de los concejales, así como los gastos en servicios, seguridad y logística, e igualmente el tiempo perdido de los funcionarios citados.

En ese sentido, responsabilizó a la presidenta del Concejo de facilitar estas demoras en los debates. “Pero le queda muy mal a todo el Concejo, ya no solo al inteligente recusador, sino a todo el Concejo, prolongar este sainete y esta patria boba en la que, señora presidenta, con todo el respeto, usted tenía la facultad de demostrarle, decirle que es inane, es inepta, es incompleta su solicitud de recusación”, cuestionó.

Durante el actual período, después del receso de mitad de año que culminó el pasado 8 de julio, no se ha aprobado un solo proyecto de acuerdo e igualmente se han aplazado debates de control político, como el programado a la Secretaría de Integración Social, sobre la prestación del servicio en los comedores comunitarios.