Denuncian que moteles en Bogotá encubren asesinatos de trabajadoras sexuales

No se atreven a denunciar asesinato de compañeras por miedo a represalias.

Archivo

Desde el Concejo de Bogotá denunciaron la grave problemática que enfrentan las trabajadoras sexuales por el incremento de asesinatos y maltrato que reciben estas mujeres. La concejal Lucía Bastidas manifestó su preocupación y dijo que cuando aparecen asesinadas en un hotel o residencia, las sacan y las tiran a la calle.

“Estas denuncias las he recibido como concejal de Bogotá. Las hay documentadas y cada día son más aterradoras. En mi ejercicio como concejala he venido siguiendo el maltrato a la mujer, pero a la mujer de la calle no se le da un trato de persona”, dijo Bastidas.

“El año pasado, en menos de un mes, nos asesinaron a siete compañeras. En el sector de Tunjuelito, en San Carlos, en San Jorge, en el Siete de Agosto y en Santa Fe. Ahora han cogido la modalidad de asesinarnos a las compañeras y las sacan fuera de Bogotá, a las periferias. Nos asesinan a las compañeras en las residencias, en los hoteles y las sacan a la calle”, denuncia Fidelia Suárez, presidenta de Asmubulio (Asociación de Mujeres Buscando Libertad).

La concejal Bastidas asegura que las estigmatizan por su oficio y ni siquiera tienen derecho a denunciar cuando son acosadas y maltratadas por la autoridad. Cuando sus compañeras son asesinadas no se atreven a levantar la voz por miedo a las represalias. Sus muertes se clasifican como ‘venganza’ o ‘lio pasional’ y sus quejas ante la autoridad son recibidas con sorna y burla.

“Desde mi curul como concejal debo manifestar el dolor y hasta la rabia que me produce la impunidad y la impotencia que siento al no poder tener herramientas para darles una ayuda y una solución a esta problemática que hoy tiene atrapadas a estas mujeres trabajadoras sexuales que son mal llamadas diariamente putas y prostitutas”, agregó la cabildante.

En Bogotá, como en otras ciudades del país, las trabajadoras sexuales son de todas las edades, incluso entre los 10 y los 14 años, también por encima de los 65 años. Aunque algunas ejercen en locales y negocios cerrados, muchas trabajan en la calle expuestas a toda clase de riesgos de salud y de seguridad.

“Que no haya denuncias o no haya estadísticas no implica que no las estén matando. Lo demuestra un estudio del Instituto de Medicina Legal, que documentó 238 casos de trabajadoras sexuales asesinadas en el país entre el 2004 y el 2013. La mayor parte de los casos ocurrió en Bogotá, junto con Antioquia, Valle del Cauca y Meta. Es uno de los pocos estudios oficiales que se ha hecho para evaluar un problema que a la institucionalidad no le interesa por ser ellas trabajadoras sexuales y porque ejercen su oficio en la calle!”, añadió Bastidas.

Según ese estudio, el 28,57 por ciento de las mujeres asesinadas tenían entre 20 y 24 años, mientras el 21,42 por ciento estaba entre 25 y 29 años. El 9 por ciento de los casos correspondió a niñas y adolescentes entre los 10 y 17 años. En el 42 por ciento de los casos, fueron asesinadas en la vía pública por riñas o ajustes de cuentas (según la versión oficial), y el 16 por ciento en sitios de esparcimiento con venta de licor.

Casi el 7 por ciento de los casos que analizó Medicina Legal ocurrió en moteles, hoteles y hospedajes. Pero no todos los casos que ocurren en estos lugares se conocen porque a las trabajadoras sexuales les disparan, las apuñalan, las matan a golpes o las estrangulan, y luego las tiran en zonas baldías o en las afueras de la ciudad, según las denuncias.

La Secretaría de Integración Social tiene un registro de 1.622 personas atendidas entre el 2013 y el 2015. De ellas, 1.254 declararon que ejercen la prostitución, 41 que se han salido de ese oficio y 327 que están en riesgo de ejercer.

Las cifras que he buscado no reflejan la realidad, pero da pistas de un grave problema. La mayoría son mujeres; 1.117, según la Secretaría de Integración Social. El grupo mayoritario es el de las mujeres entre 27 y 45 años, que representan el 46,1 por ciento. Después están las jóvenes entre 18 y 26 años. El 9,2 por ciento tenía más de 46 años.

Como lo advierte Medicina Legal en su estudio, que se limitó a la información recopilada por el instituto “en Colombia se desconoce el número de mujeres, niñas/niños, adolescentes y hombres que están involucrados en la prostitución y en qué condiciones”.

“Los últimos casos de los que tengo conocimiento se refieren al abuso de la autoridad del que son víctimas las trabajadoras sexuales por parte de la Policía. Es el caso de mujeres que han sido obligadas a prestar servicios sexuales a los agentes de Policía por el hecho de no portar un certificado de salud que les exigen para ejercer su oficio”, indicó Bastidas.

Aunque la prostitución en Colombia no está legalizada, el Código Distrital de Policía, en el artículo 47 numeral 5, infiere que las mujeres en ejercicio de prostitución deben: “Participar, por lo menos 24 horas al año en jornadas de información y educación en salud, derechos humanos y desarrollo personal, las cuales serán certificadas por la Secretaría Distrital de Salud, el Departamento Administrativo de Bienestar Social o las entidades delegadas para tal fin”.

“Gran parte de las mujeres que ejercen la prostitución no lo hacen por placer, sino que es consecuencia de la falta de oportunidades y una forma de subsistencia. No tienen que ser sometidas a señalamientos. Vamos a presentar un Proyecto de Acuerdo que permita eliminar este artículo discriminatorio y esperamos contar con el apoyo de la Secretaría de la Mujer y el Cabildo Distrital, en busca de una nueva oportunidad de vida para ellas”, afirma el concejal Hosman Martínez.