Distrito descarta que explosión en Teusaquillo estuviera dirigida a Fecode

La Secretaría de Seguridad de la capital aseguró que el artefacto de bajo poder iba dirigido a una empresa de ingeniería del sector petrolero y no a una de las sedes del gremio de maestros.  

Fecode

Tras la detonación de un artefacto explosivo de bajo poder en una vivienda deshabitada del centro de Bogotá, este viernes la Administración Distrital descartó que se tratara de un atentado dirigido contra una de las sedes de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), agremiación que suma ocho días en cese de actividades. (Lea: 

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad de Bogotá, la explosión del artefacto –registrada en una casa ubicada en la calle 35 no 14-80, localidad de Teusaquillo– obedecería a un aparente ajuste de cuentas. Según las investigaciones del Gaula y la Sijin, se trata de un caso de amenazas relacionado con un embargo, que involucra a una empresa de ingeniería del sector petrolero que se encuentra en liquidación y que se ubica en esta zona.

“No existe ningún elemento dentro del proceso de investigación que adelantan las autoridades de la Policía que permita relacionar la explosión de este artefacto con un atentado hacia Fecode, ni la sede de esta agremiación que se encuentra ubicada en un sector aledaño al lugar de los hechos”, explicó la Administración.

Previamente, el gremio de los maestros rechazó lo que denominó como un atentado. “El suceso ocasionó daños materiales contra la sede y las casas vecinas. Si bien no hubo heridos, se constituye en un hecho sospechoso contra la seguridad del Comité Ejecutivo, de los trabajadores y de todos los maestros del país”, advirtió Fecode.

La Federación se refirió al paro que adelanta, señalando que, aunque ha sido “fuerte” es pacífico. También exigió medidas de seguridad para proteger la integridad del magisterio y su dirigencia. “Este acto ha sido denunciado ante las autoridades competentes, que esperamos adelanten las investigaciones respectivas para determinar quiénes son los autores del mismo”, precisa un comunicado del organismo.

La Alcaldía rechazó la detonación del artefacto y aseguró que trabaja conjuntamente con la Policía Metropolitana de Bogotá y la Fiscalía para dar con los responsables.

Cerca del sitio de la explosión queda una estación de Transmilenio (Profamilia), el CAI de Teusaquillo, y varios locales comerciales. Además, también figura en el sector la Nunciatura Apostólica, residencia nocturna del papa Francisco durante sus cuatro días de visita a Colombia.

Según la Policía, el artefacto fue instalado en la caja del medidor del acueducto de la vivienda, que se encuentra a la venta, y que fue el único daño material reconocido. Pese a lo intenso de la explosión, tampoco se registraron daños a viviendas contiguas.

“Afortunadamente no hay personas lesionadas, no hay pérdida de vidas humanas. Los daños son, básicamente, en la base de la estructura donde colocaron el explosivo. No hay daños estructurales de las residencias continuas”, aseguró a La FM el coronel José Gualdrón, comandante de la zona centro.