Desde el Concejo piden al Gobierno prohibir actividad minera en Bogotá

Solicitan que se respete la declaración que posee la Sabana de Bogotá como área de interés ecológica nacional.

En carta enviada al ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Gabriel Uribe, el concejal Antonio Sanguino le solicita que se prohíba el desarrollo de nuevas áreas extractivas en el Distrito Capital, se establezca un régimen de transición que permita el cierre de las actividades mineras existentes sujetas a la recuperación del territorio afectado y que se respete la declaración que posee la Sabana de Bogotá como área de interés ecológica nacional, de vocación agrícola y forestal.

La misiva fue enviada por la propuesta del Ministerio de expedir una resolución donde incluye al Distrito Capital como una de las zonas compatibles con la minería de toda la Sabana de Bogotá.

Sanguino manifestó que la actividad minera afecta irreversiblemente la estructura ecológica en sus componentes aire, suelo, agua, biodiversidad y que además produce efectos negativos en la calidad de vida de los capitalinos.

Si se realiza esta actividad minera la cuidad se expone a una gran modificación del paisaje y la pérdida de cobertura vegetal. Hay una enorme afectación del recurso hídrico por el vertimiento de aguas residuales, lubricantes y combustibles y se genera sedimentación del cauce de las quebradas y los ríos por el arrastre de partículas en suspensión por aguas de escorrentía que pasan por el frente de la explotación”, señala la carta.

El cabildante denunció que los impactos de la minería en los últimos 50 años han generado enormes problemáticas al eje hidráulico de la ciudad. Una de las cuencas más afectada es la del Tunjuelo, donde se ha intensificado las inundaciones y las enfermedades respiratorias.

“Bogotá solo recibe el 0,18% de los recursos que produce esta actividad por medio de regalías, pero que además, es inaceptable que el Distrito tenga que invertir más de $42.000 millones en reparar los diferentes impactos de esta actividad y que por año tan solo recibe un promedio de $150 millones”, concluyó Sanguino.