En casa del suroccidente de Bogotá apareció serpiente boa constrictor de 3,5 metros

Tras ser rescatado por el Grupo de Protección Ambiental y Ecológica de la Policía, el réptil quedó a disposición de la Secretaría de Ambiente. ¿Cómo llegó hasta la ciudad?

Foto: Policía Metropolitana de Bogotá

Un gran susto se llevaron los vecinos del barrio El Amparo, en el suroccidente de Bogotá, tras el hallazgo de una serpiente de 3,5 metros de longitud en una vivienda del sector. Y no es para menos: se trataba de una boa constrictor, un espécimen que habita generalmente en entornos calurosos y tropicales.  

De acuerdo con el teniente Eduard David Niño, jefe de Protección Ambiental y Ecológica de la Policía Metropolitana de Bogotá, el réptil fue encontrado en el patio de la edificación y, al parecer, habría llegado hasta allí entre la carga de los camiones y vehículos que descargan mercancía en la central mayorista de abastos (Corabastos), que colinda con el sector.

“En el patio de la vivienda encontramos una boa constrictor de aproximadamente 3.5 metros de longitud, en un sector cercano a Corabastos. Por ello, se baraja la hipótesis de que pudo haber llegado en uno de los camiones que transportan alimentos de las zonas cálidas, teniendo en cuenta que el ecosistema nativo de esta especie son los morichales, los pastizales y las zonas de cultivo”, aseguró el uniformado.

Sin embargo, la Policía Ambiental no descarta que la serpiente haya sido víctima del delito de tráfico ilegal de especies. “Puede que se trate también de un posible aprovechamiento ilícito de los recursos naturales”, agregó el teniente Niño.

Tras el operativo de rescate y recuperación, el réptil quedó a disposición del Centro de Recepción de Flora y Fauna Silvestre de la Secretaría de Ambiente, donde recibirá el respectivo tratamiento.

Pese a lo inusual de estos casos, la Policía elevó un llamado a no manipular este tipo de especies y dar oportuno aviso a las autoridades a través de la línea 123 o al teléfono del Grupo de Protección Ambiental y Ecológica 350 300 30 34.

“Aunque la boa constrictor no es una especie letal para el hombre y no es venenosa, puede ser peligrosa para un niño, porque por su efecto de constricción atrapa a su presa y pude representar un eventual riesgo”, precisó el jefe de Protección Ambiental y Ecológica de la institución.