"Estoy muy contento": Petro

El alcalde de Bogotá anunció públicamente el apoyo del presidente Santos a su esquema de basuras. Silencio en el Gobierno Nacional, incluida la alta consejera Gina Parody.

La consejera Gina Parody también salió victoriosa de la reunión de ayer. El presidente Santos no le quitó la vocería de los temas Nación-Distrito. / Archivo
La consejera Gina Parody también salió victoriosa de la reunión de ayer. El presidente Santos no le quitó la vocería de los temas Nación-Distrito. / Archivo

Tras una semana de crisis, las tensas relaciones entre el Gobierno Nacional y la administración distrital recuperaron ayer su tono de cordialidad, luego del encuentro que por espacio de tres horas sostuvieron en la Casa de Nariño el presidente Juan Manuel Santos y el alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro.

La reunión privada dejó dos noticias trascendentales: el Gobierno respalda el modelo de recolección de basuras que el alcalde considere pertinente, un tema que distanció a los funcionarios de ambas administraciones y que ayer fue zanjado por los dos mandatarios. En adelante quedan prohibidos los pronunciamientos que no estén en sintonía con lo acordado ayer.

En este punto fueron tenidos en cuenta el Auto 275 de la Corte Constitucional, documentos de las superintendencias y el plan “Basura Cero”.

Petro afirmó que Santos se comprometió con “poner la estructura del Estado al servicio de ese modelo que (Santos), entiende, va con las corrientes del mundo para lograr un sistema de reciclaje total y la inclusión en condiciones de igualdad material para la población recicladora”.

Y aseguró que el presidente “les pidió al país, y obviamente a sus funcionarios, que respalden el modelo del alcalde para lograr el plan de “Basura Cero” y la inclusión de la población recicladora”.

Una victoria para Petro, quien había advertido en su discurso en el lobby de la Empresa de Acueducto, el miércoles anterior, que la autonomía del gobierno distrital y la descentralización, consagradas en la Constitución del 91, estaban amenazadas si el Gobierno no respetaba su decisión de apostar por un modelo diferente al actual, como, según él, se sobreentendía después de las declaraciones de la alta consejera Gina Parody, quien, en declaraciones a los medios, había sostenido que “para garantizar los derechos de los ciudadanos y el respeto a la Constitución y las leyes (…) el Gobierno podía intervenir para prevenir un desastre”.

Parody, por su parte, entró ayer a la reunión para hablar del Plan de Ordenamiento Territorial y el desarrollo de obras particulares. Pero sólo unos minutos, los finales del encuentro, para tocar temas como el desarrollo del CAN ampliado en el barrio La Esmeralda y adelantar la entrega de los corredores férreos a Bogotá para ser construidos y remozados vía APP (Alianzas Público-Privadas).

Temas de desarrollo urbanístico en los que el Gobierno, a través de la alta consejera para los asuntos de Bogotá, y el Distrito trabajarán de la mano, pero que distan mucho del alcance mediático y el revuelo que alcanzaron las declaraciones de Parody la semana pasada.

Otro de los temas, por los que Petro declaró sentirse “muy contento”, es el respaldo que Santos le manifestó en su búsqueda de un cupo de endeudamiento por $4,3 billones ante el Concejo de Bogotá. De acuerdo con las declaraciones del alcalde, el presidente le envió un mensaje al cabildo distrital para que aprobara ese cupo, que permitiría la construcción de Transmilenio por la Boyacá, el metro pesado, el cable y otras grandes obras de infraestructura que contribuirían con la movilidad y necesitan la cofinanciación por parte del Estado central.

Petro concluyó su declaración con un mensaje contundente, pero cifrado. “A partir de ahora mejorarán las relaciones entre los gobiernos distrital y nacional. Además, ningún funcionario dará declaraciones que no estén articuladas con los acuerdos a los que hemos llegado”.

El Espectador consultó con fuentes del Palacio de Nariño, cercanas a la alta consejera, Gina Parody, y afirmaron que sus funciones siguen siendo las mismas que están contempladas en el decreto de su nombramiento: la vocería del Gobierno frente a temas de Bogotá y la articulación de las entidades del orden nacional con el Distrito, entre otras.

Además, sostuvieron que Parody cuenta con el respaldo pleno del presidente, al punto “de que fue incluida en la parte final de la reunión por pedido de él”.