Estudiantes de la Unal contra el POT de Petro

Reclaman por el cambio de uso del suelo de los terrenos de la institución, que permitirían usarlos en la renovación del CAN.

La nacho ni se toca ni se vende ¡Se defiende! Con esta frase alzaron su voz este miércoles los estudiantes de la Universidad Nacional que marcharon por la calle 26 para reclamarle al alcalde Gustavo Petro por haber modificado el Plan de Ordenamiento Territorial de la capital incluyendo en éste el cambio del uso del suelo de la institución sin consultárselo a la comunidad educativa.

La indignación de los estudiantes radica en que el cambio del uso del suelo de los terrenos de la universidad era uno de los pasos fundamentales que necesitaba el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos para desarrollar su ambicioso proyecto de renovación urbana Ciudad CAN, liderado por la Empresa Nacional de Renovación Urbana Virgilio Barco y su director Andrés Escobar. Un plan que tal y como ha sido planeado requiere la intervención del complejo de edificios Camilo Torres.

Desde comienzos de este año tanto estudiantes como profesores de la Nacional expresaron sus reclamos frente al estratégico proyecto de renovación, que implica ceder parte del terreno del Hospital Santa Rosa, en la calle 53 con carrera 60, que la institución espera abrir en mayo de 2014.

Por esta razón, organizaciones como la Mesa Ampliada Nacional Estudiantil (MANE) se declararon en contra del proyecto que Petro había presentado al Concejo en mayo de 2013.

Cuando Petro expidió por decreto su modificación, el 26 de agosto, la administración incluyó un parágrafo al artículo 520 en el que aclaró que "la Universidad Nacional de Colombia definirá si el o los predios bajo su administración que se localizan por fuera del Bien de Interés Cultural de la Ciudadela Universitaria de la Universidad Nacional de Colombia, harán parte del proyecto Ciudad CAN". Con esto parecía haber quedado zanjada la discusión pues significaba darle autonomía a la institución para decidir si hace parte o no del plan de Santos.

Pero, la discusión para los estudiantes y profesores aún no ha terminado. Sergio Fernández, líder de la ANE, asegura que el parágrafo introducido por el alcalde en el decreto 364 "no sirve de nada". Explica que incluso antes de que existiera el parágrafo la universidad tenía autonomía para decidir si hacía parte del proyecto. Pero con el cambio de uso de suelo que abre la puerta a la renovación del CAN "las presiones inmobiliarias sobre la universidad crecen".

Fernández también dice que otro de los dilemas del proyecto Ciudad CAN es que ha planteado la necesidad de demoler el terreno del Hospital Santa Rosa en enero de 2014, mientras que la universidad actualmente avanza en la remodelación de este centro de salud y planea abrirlo en marzo de 2014.

El decano de la Facultad de Medicina en la universidad, Raúl Sascre Cifuentes, cuenta que en Santa Rosa habría 230 camas, que serían vitales para atender a la población del occidente de Bogotá. Además, otra de las necesidades de la apertura del centro de salud es servir para las prácticas de los 2.000 estudiantes de pregrado y otros 1.000 de posgrado que hoy no tienen un lugar propio para desarrollar esta actividad.

Sin embargo, la posición de las directivas de la Universidad es diferente a la de Fernández. Hace unos días el profesor Jaime Franki Rodríguez, representante de la Nacional ante el Gobierno en la discusión del CAN, expresó a este diario su aceptación frente a la figura que determinó Petro en el decreto 364.

Fernández no confía en el criterio que puedan tener las directivas de la universidad frente al proyecto CAN, pues indica que el vicerrector Diego Fernández, pues indica que éste fue gerente del Banco AV Villas y hay conflicto de intereses ya el propietario de este grupo bancario, Luis Carlos Sarmiento Angulo, hace parte de los concursantes para desarrollar el CAN.

La polémica se ha agitado también con las críticas que ha expresado el ex rector de la Nacional, Moisés Wasserman , en su cuenta de Twitter: "Ofrecer recursos a UN a cambio de terrenos y edificios para "Plan de Renovación Urbana" es pedirle que venda un riñón para pagar la hipoteca". Lo dice a propósito de las propuestas compensatorias que ha hecho Escobar mediante cartas enviadas a la Rectoría por la incorporación de los predios de Santa Rosa, de la Unidad Camilo Torres y del Edificio Uriel Gutiérrez en el proyecto de renovación del CAN.

"En conversaciones entre la Alcaldía, la Presidencia y la ENRU-VBV se ha planteado la alternativa de ceder el predio de la Clínica Santa Rosa a cambio de una inversión para recuperar el Hospital San Juan de Dios como el hospital universitario de la Universidad", dice un pronunciamiento del comité de representantes profesorales de la Universidad Nacional con fecha de abril de este año.

Lo cierto, en medio de la polémica es que la MANE también se suma al grupo de gremios que piden que la nueva norma sea suspendida, pese a los cambios que el Distrito hizo al parecer, con el ánimo de favorecer la autonomía de la Nacional.