Publicidad
Bogotá 9 Nov 2013 - 9:00 pm

Opinión

Grafiti en Colombia: una ola de resistencia

La polémica desatada después de que la Policía le permitiera a Justin Bieber intervenir la calle 26 en Bogotá, motivó al papá del grafitero asesinado Diego Felipe Becerra a analizar el caso.

Por: Gustavo Trejos *
  • 214Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/grafiti-colombia-una-ola-de-resistencia-articulo-457493
    http://tinyurl.com/mfjdenq
  • 0
insertar
La semana pasada un grupo de grafiteros ocultaron con sus trazos las intervenciones hechas por Justin Bieber en Bogotá. / Andrés Torres

Las ansias de recorrer las calles para sentir la adrenalina al rayar una pared o un puente, constituyen actos reprochados por una sociedad prejuiciosa que ha satanizado el arte de matizar con colores y tinta la libertad de expresión. Un derecho fundamental comunicado por medio de la caligrafía o las imágenes en muros fríos e inexpresivos, que cobrarán vida con trazos convertidos en arte o simplemente un TAG, “firma”, en la mejor pared, que pueda ser vista por los transeúntes desprevenidos. Los mismos que se convertirán en críticos espontáneos al momento de ver su grafo en busca de aceptación y reconocimiento, pero sobre todo de la manifestación de un sentimiento.

Estos grafos identifican a un autor que quiere dejar huella, expresarse, decirle a la sociedad que “estoy aquí”, rechazando las desigualdades sociales y los motivos de indignación generalizada: pobreza, malos gobiernos, niños mendigando, personas muriendo en los hospitales; es el grafiti con un grito mudo, pero omnipotente a través de un trazo que sensibilice la sociedad.

La toma de puentes, túneles y cualquier pared pública que se está presentando en las principales ciudades colombianas es un rechazo general al Gobierno y a una autoridad policial por su doble moral, la autoridad que ayer asumía una actitud hostil frente a los artistas urbanos criollos, convirtiéndolos en blanco militar permanentemente, tildados de vándalos; aquellos mismos policías que se ensañaban con los jóvenes colombianos, es la misma autoridad que hoy ven en los trazos escolares, infantiles y pueriles de un cantante juvenil extranjero verdaderas obras de arte, y para ello le habilitaron un sitio no permitido para que el ídolo desahogara sus sentimientos de rebeldía ante una juventud ávida de a quién admirar, en quién creer.

Aquel acto excéntrico, más que una idea profunda, fue descrito como arte por el comandante encargado de la Policía Metropolitana de Bogotá. A su turno, el director de la Policía Nacional expresó en una cadena radial: “Tenemos que evolucionar, el grafiti es una expresión de un sentimiento, de una motivación. Una expresión artística. Algo nos quieren decir quienes pintan los grafitis y los tenemos que escuchar”, palabras sabias que develan la realidad del grafiti como arte en la sociedad; declaraciones que obedecen a una salida diplomática para escampar ante la avalancha de críticas en las redes sociales, justificadas ante el recuerdo por la muerte del joven Diego Felipe Becerra, quien salió a las calles con sus amigos plasmando sus gatos Félix en las paredes a su recorrido, acción que nunca pensó sería la última de su vida tras el accionar del arma de un uniformado sobre su humanidad.

Por eso los jóvenes reclaman a la autoridad equidad, respeto por su derecho a expresarse libremente; una ley que les ayude a generar espacios para plasmar su arte sin correr el riesgo de ser sancionados, llevados a un CAI o hasta perder su vida; que socialice con los jóvenes estrategias para no pintar las paredes, las puertas de las casas o los monumentos, hechos por los cuales la sociedad los rechaza.

* Papá del joven grafitero Diego Felipe Becerra, asesinado por un policía en Bogotá el 19 de agosto de 2011.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

8
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

OSCAR FERNANDO AMADO GARRIDO

Mie, 11/13/2013 - 09:52
Independiente del "análisis" de este señor, que se nota está carente de objetividad, es que la Policía metió la pata pretendiendo mostrarse muy "tolerante" con los grafiteros permitiendo al gomelito gringuito (así sea canadiense, son iguales) pintar unos garabatos en una pared, con total libertad y hasta con escolta incorporada. Demuestran una vez más, que en Colombia la autoridad le presta más atención a un extranjero, a quien se trata demasiado bien, y al nativo lo desprecian si es que no lo agreden. ¿Viva Colombia carajo?
Opinión por:

bobuardo

Mar, 11/12/2013 - 17:51
No hay excusa para los vándalos, el hecho de que la policía de este país del tercer mundo demuestre lo tercermundistas que son no excusa a los vándalos que dañan la propiedad privada y la pública que pertenece al resto de los ciudadanos que pagan impuestos. Cárcel, multas y mano dura contra el vandalismo.
Opinión por:

Nivekkun

Lun, 11/11/2013 - 10:57
Qué señor más desubicado. Le parecen escolares, infantiles y pueriles los graffitis de Justin Bieber, como si nunca hubiera visto los mediocres mamarrachos de su hijo (son la misma mierda). Habla de que se deberían generar espacios para plasmar su "arte", pero no sabe que ya los hay. No sé ese señor qué tienen que ver los graffitis de las barras bravas y demás gaminadas con el rechazo a la desigualdad.
Opinión por:

HOLARUNCHOS

Dom, 11/10/2013 - 08:54
UNA COSA ES UN GRAFITTI............ Y OTRA BIEN DISTINTA ES VOLVERLE MIERDA Y LLENA DE RAYONES LA CASA A LOS DEMAS...........PLOMO Y CARCEL PARA ESTOS FIFUEPUTAS.......
Opinión por:

Pucher

Dom, 11/10/2013 - 07:36
No considero que rayar y pintar muros en las ciudades sea arte. Sencillamente es falta de cultura y educación. Todos esos dibujos de mal gusto hacen ver a Bogotá como una ciudad dejada y a merced del hampa. Quienes se dedican a rayar paredes con dibujitos feos y de mal gusto, deberían mejor dedicarse a limpiar con cepillos, baldes y jabón. Eso está como el regueton inmundo ese, que para algunos, oir vulgaridades, quejidos y estupideces al compás de ruidos con apariencia de música, dizque también es arte: Que mal estamos señores. Gracias.
Opinión por:

Carlitos.Way

Dom, 11/10/2013 - 08:47
Debería salir un poquito... Que haya paredes pintadas en cualquier calle pasa en un solo lugar: El mundo. Es ineresante ver que una de las características para decretar a ona generación obsoleta es que en lugar de producir nuevas cosas se dedique a criticar a las generaciones que siguen. Tampoco me gusta el regetón, pero reconozco que hay más que eso en una cultura. Y si para usted el mundo perfecto es de paredes blancas, le aconsejo que se retire a un centro psiquiátrico. Ahí las paredes deben ser blancas y acolchadas
Opinión por:

OZcvrvm

Dom, 11/10/2013 - 05:30
lamento el profundo dolor que aqueja su familia. pienso que entre las tragedias mas crueles que un ser humano pueda sufrir sea la de perder un hijo. ya de por si esto es algo muy doloroso. perderlo en manera tragica, aun mas, y perderlo por la mano del estado, el ente que nos deberia proteger, pienso aun mas. a nosotros non enseñan que los argentinos sean unos arrogantes impotables, pero nadie nos gana en prepotencia. es lo que veo han tenido que sufrir uds en carne propia de parte de la policia que hoy premia con un balazo y mañana con proteccion de guardaespaldas el mismo identico evento. le auguro de corazon pueda tener justicia
Opinión por:

luchini2

Sab, 11/09/2013 - 22:30
las ciudades en este pais se deterioran cada dia mas, especialmente la capital, por cuenta de estos pinta mamarachos por todas partes, no respetan a nadie ni a nada. pero logico sin autoridad en esta ciudad, que cada vez queda en manos de la delincuencia total y en todas sus formas.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio