Hija de vigilante del Equus 66 contradice versión de los hermanos Uribe Noguera

Olga Casallas, hijastra del celador que se suicidó, asegura que la muerte de su papá fue provocada y que se ha tergiversado algunos hechos del caso de Yuliana Samboní.

Foto: Mauricio Alvarado - El Espectador.

Fernando Merchan, vigilante de edificio Equus 66, fue encontrado sin vida en su casa en el sur de Bogotá pocos días después del crimen de la menor Yuliana Samboní. Su hijastra, Olga Casallas, un mes después de la muerte decidió aclarar varios hechos que ponían en juicio la inocencia del vigilante en el crimen que involucra a Rafael Uribe Noguera y a sus hermanos. (Lea también: Los papás de Yuliana Samboní se suman al referendo contra violadores de niños)

Casallas afirmó para Caracol Radio que su papá era un muy buen hombre y no un delincuente cómplice de un homicidio, como algunos creen. Así mismo, aseguró que la muerte de su padrastro fue un suicidio inducido por toda la presión que ejerció la empresa de vigilancia que Merchán hacía parte.  “El dueño de la empresa de vigilancia culpó directamente a mi papá del asesinato de Yuliana (...), querían hacer ver a mi papá como culpable y cómplice, y él no lo es”, indicó Olga Casallas.

Alrededor del crimen de Yuliana Samboní, la hijastra de Merchán aseguró que la versión de los hechos que da Francisco Uribe Noguera no es del todo cierta. El hermano de Rafael atestiguó que él escuchó la discusión que sostuvo Catalina Uribe Noguera con el vigilante del edificio y que fue en la entrada del apartamento donde fue hallada la menor. Para Casallas, esto no pudo haber sido así, pues el vigilante tenía la orden de no abandonar su puesto de trabajo y mucho menos dejar la portería sola.

“Él (Francisco Uribe) dice que mi papá sube al apartamento con ella y que mientras el señor está trepando un muro escucha la supuesta discusión que tiene con la señora Catalina en la entrada del apartamento. Eso no podía ser porque mi papá no podía dejar su puesto de trabajo, no podía dejar la portería, nunca lo hizo y no creo que esta sea la excepción", afirmó para La W Radio.

Así mismo, la hijastra del fallecido manifestó que en la minuta escrita por Merchan quedó estipulado que el altercado con la hermana del presunto asesino de Yuliana fue en la portería y no afuera del apartamento 603 como lo declararon los hermanos Uribe Noguera.

"Mi papá le comentó a un tío que ellos habían llegado como a la 1:00 y que habían durado unas tres horas dentro del apartamento. Luego salieron normal, se despidieron normal, incluso le dijeron: 'Chao, Fernando' ", añadió Casallas.

Fernando Merchan tenía antecedentes penales y pasó cinco años en la cárcel por algunos inconvenientes relacionados con microtráfico de drogas, por lo cual no quería volver a ser retenido y decidió quitarse la vida.