'Incluir obras del POZ Norte generaría sobrecostos'

Concejales progresistas señalan que sacar este plan de trabajos del actual recaudo generaría un ahorro de más de $400 mil millones.

El alcalde Gustavo Petro lanzó una nueva advertencia al Concejo sobre la modificación al proyecto de valorización. Por medio de Twitter dijo: “si el Concejo no deroga el acuerdo de cobrar el Poz norte por valorización. Gente en la calle 72 pagará por obras de la 200”.

El aviso del alcalde fue una respuesta a las voces que desde el Cabildo se pronunciaron en contra de la propuesta del mandatario de excluir el Plan de Ordenamiento Zonal del Norte (POZ Norte) del cobro de valorización actual. Entre ellas estuvo la concejal Clara Lucía Sandoval, quien dijo que “el alcalde nunca ha querido el POZ norte y con oportunismo propone derogarlo en este proyecto”.

En el debate por eliminar este plan el alcalde Petro tiene dos argumentos de peso: por una parte cobrar las obras de este sector en la valorización elevaría los costos para los ciudadanos de las localidades de Suba, Usaquén, Barrios Unidos, Chapinero y Engativá. Además los trabajos del POZ Norte, con los que se pretende ampliar la avenida Boyacá desde la calle 170 hasta la 200 y conectar este punto con la avenida 9, a todas luces contradicen su intención de evitar la expansión hacia los bordes de la ciudad.

En los argumentos que expone el Distrito para eliminar el POZ Norte, está la complejidad que tiene la ejecución de cuatro tramos viales que hacen parte del primer anillo vial por su alto grado de complejidad. Además señala que es necesario revisar el componente ambiental de este proyecto que afecta la Reserva Forestal Productora del Norte Thomas van der Hammen. Una discusión que propone desarrollar cuando presente al Concejo la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial en los próximos meses.

Pero de acuerdo con la visión de Clara Lucía Sandoval, el borde norte de la ciudad ya ha sido desarrollado y zonas como Guaymaral necesitan servicios de alcantarillado, pues por ahora sólo se provee agua mediante su venta en bloque. Sin embargo, la presidenta de la Junta de Acción Comunal, Bárbara Venegas, también ha expresado a El Espectador, las dificultades que afronta la comunidad debido a las nuevas construcciones que se realizan en la zona, sin respeto por los vallados para el paso de las aguas y sin una planificación adecuada, pues ésta apenas está a punto de discutirse en el POT.

Aparte del contexto ambiental y de planeación, para la concejal progresista, Angélica Lozano, cobrar el POZ Norte en el actual recaudo de valorización “sería un hervidero social porque la fórmula tiene defectos y afectaría especialmente a estratos dos, tres y seis. En septiembre cuando se realice el cobro se repetiría lo ocurrido en estas semanas y sería más grave porque incluiría altos pagos a personas de la calle 72 y al norte de Engativá, por ejemplo”. Según el concejal Yesid García, también progresista, “$476 mil millones de pesos se ahorrarán los bogotanos con la eliminación del POZ Norte”.

Sin embargo, pese a los fuertes argumentos de la administración, uno de los obstáculos que plantea la concejal María Victoria Vargas es que este plan de obras en el norte tuvo estudios técnicos previos y no hacerlas podría generar un detrimento patrimonial. Añade que el alcalde tendría que presentar un proyecto aparte para eliminar este acuerdo (451 de 2010).

Se sabe que en la ponencia que prepara la bancada progresista respecto a la propuesta de valorización de Petro se eliminaría el POZ Norte tal y como él lo quiere. Pero en cambio en la ponencia que presentarán la bancada de MIRA, el Partido de la U y el Partido Conservador, se estudia suspenderla pero no derogarla.