Publicidad
Bogotá 11 Ene 2013 - 10:32 pm

Distrito se convirtió en el importador de los polémicos 70 compactadores

En internet se subastaban camiones alquilados por el Distrito

A través de una empresa panameña se alquilaron los vehículos para el aseo en Bogotá. Eran ofrecidos en internet a precios muy bajos y aparecían en la categoría "dañados y averiados".

Por: Diana Carolina Cantillo/ Juan Camilo Maldonado T.
  • 1172Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/internet-se-subastaban-camiones-alquilados-el-distrito-articulo-396228
    http://tinyurl.com/av5gacv
  • 0
  • 1047
insertar

“Autos accidentados y dañados”. Así se lee en el encabezado de la página Easy Export, uno de los portales de venta de vehículos de segunda que, hasta hace poco, ofrecía varios lotes de camiones compactadores marca Mack, modelos 2001 a 2004, que llegaron hace algunas semanas al puerto de Cartagena, dando inicio al más grande novelón en lo que va corrido de la administración de Gustavo Petro.

Con base en los registros aduaneros de importación del primer lote, El Espectador revisó uno a uno el número de identificación de vehículo (VIN, por sus siglas en inglés) de cada camión que el 24 de diciembre llegó a Colombia proveniente de Estados Unidos.

Tras ingresar cada uno de los números de registro (una suerte de cédula del vehículo) en páginas como Easyexport.us y Ridesafely.com, este diario encontró que la totalidad de los 23 vehículos que llegaron a Colombia en Navidad estaban siendo subastados virtualmente, a precios irrisorios y bajo la advertencia de que se trataba de carros siniestrados o chocados.

Algunos ejemplos: en la página Ridesafely.com, el camión compactador modelo 2002, con VIN 1M2AC07C62M005626 y que hace parte de los vehículos ingresados a Colombia en diciembre aparece con una oferta preliminar de US$2.050 dólares; otro de ellos, con 51.000 kilómetros y VIN 1M2AC07C62M006002, era ofrecido en subasta en www.salvage-cars-for-sale.com por un precio inicial de puja de tan sólo US$200.

Lo curioso del asunto no es sólo que, por meses, el estado en el que se encontraban los camiones que se importarían para asumir la operación pública de aseo en Bogotá fuera más que evidente —fotos y texto lo confirmaban—. También, que los precios de los vehículos fueran tan bajos, cuando ante la DIAN, según quedó registrado en una serie de facturas conocidas por El Espectador, el precio final de los 70 compactadores fue declarado como US$32.000 dólares por vehículo.

¿Cuánto costaron realmente estos camiones? La respuesta es aún un misterio. Lo cierto es que ni en el Distrito ni en la DIAN pueden creer la cifra astronómica que aparece en los papeles tramitados hace un par de semanas ante las autoridades aduaneras. Y aunque el hallazgo en estas páginas de internet no demuestra en lo absoluto ninguna ilegalidad, sí revela que ya desde el momento de la oferta se vendían como si fueran chatarra.

La conexión panameña

Pero los misterios que rodean la importación de estos camiones no paran ahí. Involucran a una empresa panameña que se volvió intermediaria en el negocio de traer 160 camiones compactadores para la operación pública de Bogotá, un negocio que quedó sellado el 7 de diciembre del año pasado, tras la firma de dos contratos de alquiler entre el Distrito y la Unión Temporal Districapital, formada por las empresas Internacional de Tanques y Aseo Total.

Tres días después de la firma de ese contrato se reunieron en Bogotá los empresarios Milton Cabeza y Diego Andrés Galvis. El primero representaba a Capital Técnico, una empresa radicada en Panamá cuyo domicilio, según está registrado en actas notariales de ese país, es la misma oficina de abogados que asesoró su creación en 2010. El segundo había firmado tres días atrás el contrato de arrendamiento de equipos con el Distrito, a nombre de la Unión Temporal Aseo Districapital.

Curiosamente, el 15 de diciembre Galvis y Cabeza se sentaron y firmaron un nuevo contrato de arrendamiento de camiones. Según lo acordado, Capital Técnico S.A., en representación de Cabeza, se comprometía a arrendarle a la Unión Temporal Districapital los mismos vehículos que el primero se había comprometido antes a arrendarle al Distrito.

Así quedó pactado y así ocurrió, según consta en el acta de importación de la Dirección de Aduanas Nacionales (DIAN). En ella, Capital Técnico S.A. figura como exportadora de los maltrechos camiones traídos desde los puertos de Estados Unidos a Colombia.

Lo curioso del asunto es que la semana pasada, cuando el Distrito, ante el incumplimiento del contrato de arrendamiento, citó a la Unión Temporal Aseo Districapital a negociar la terminación de uno de los contratos, Cabeza participó en las reuniones de manera activa, según recuerdan fuentes de alta fidelidad en la Alcaldía.

Esta versión de los hechos es vehementemente desmentida por César Alvarado, vocero de la Unión Temporal, quien le negó a este diario que Cabeza hubiera estado presente en las negociaciones. “La persona que ha estado al frente soy yo”, asegura Alvarado. “Si él (Cabeza) hubiera firmado algún contrato, le creería que estuvo ahí metido”.

¿Negoció o no negoció la empresa panameña con el Distrito? De ser cierta la primera versión, ¿por qué tenía que ser una empresa intermediaria panameña, con un representante legal colombiano, y no la Unión Temporal, la que negociara la liquidación de los contratos? ¿A quién le compró o arrendó los camiones Capital Técnico S.A. y cuánto dinero pagó realmente por ellos?

El Espectador intentó hablar con el señor Cabeza para encontrar respuesta a algunos de estos interrogantes, pero al cierre de esta edición había sido imposible contactarlo.

Distrito, el importador

Un elemento adicional en todo este proceso tiene inquieto a más de uno. Se trata de un movimiento de último minuto, realizado durante los días previos a la llegada de los camiones y que convirtió al Distrito, a través de la empresa filial del Acueducto, Aguas de Bogotá, en el importador directo de los compactadores.

Según confirmaron fuentes del Distrito que lideran el proceso, días antes de que los camiones llegaran a puerto, los importadores fueron notificados por la DIAN de que, según acuerdos internacionales firmados por Colombia, la importación de vehículos de segunda está prohibida en el país. Pero los camiones ya venían en camino. El escándalo en Bogotá por el desorden de basura en las calles no cesaba de robarse los titulares y, en medio de la presión, el Distrito y los importadores acordaron firmar un otrosí al contrato suscrito a comienzos de diciembre, el cual endosaba los camiones a Aguas de Bogotá y lo convertía en el importador directo de los camiones.

¿Cómo lo lograron? Cambiando la subpartida bajo la cual ingresaban los compactadores a Colombia y convirtiendo al Distrito en importador, dado que en el país sólo los entes territoriales pueden importar vehículos usados.

Para Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes y un abierto crítico de este proceso, la maniobra del Distrito “abre un boquete para que cualquier importador traiga vehículos usados bajo figuras semejantes. Se deja la puerta abierta para que entren vehículos usados que son chatarra en los Estados Unidos y que pueden empezar a dañar el medio ambiente y la seguridad vial”.

Este nuevo capítulo en la historia de los camiones deja aún muchos interrogantes por resolver. ¿Cuál era la necesidad de la Unión Temporal de arrendar a su vez los camiones a una empresa panameña con domicilio dudoso? ¿Participó Milton Cabeza, su representante legal, en las negociaciones con el Distrito? ¿Cuál fue el costo real de unos camiones que eran subastados por internet como baratijas?

Preguntas que surgen mientras los primeros camiones realizan el largo viaje hacia Bogotá por las carreteras del país, veinte días después de su accidentada llegada a la Heroica.

Lea aquí el contrato de arrendamiento entre Capital Técnico S.A. y Unión Temporal Aseo Districapital, y busque usted mismo en internet los VIN de los vehículos arrendados al Distrito.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 1047
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Jorge Oñate habría comprado votos para las pasadas elecciones parlamentarias

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio