Publicidad
Bogotá 8 Jun 2013 - 9:00 pm

Enrique Peñalosa habla sobre la revocatoria

'Iré a una consulta con el que sea'

Así responde el exalcalde Enrique Peñalosa a la oposición que el ala mockusista de su partido le está empezando a hacer a su eventual aspiración presidencial.

Por: Elespectador.com
  • 327Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/ire-una-consulta-el-sea-articulo-426733
    http://tinyurl.com/m3ww26v
  • 0
insertar
“Votaré a favor de ella (la revocatoria de Petro) porque el alcalde le está haciendo daños graves a Bogotá”, asegura Enrique Peñalosa./ Luis Ángel - El Espectador

Cecilia Orozco Tascón.– ¿Apoya la revocatoria del mandato del alcalde Petro, como se ha dicho?

-Enrique Peñalosa Londoño.- A mí casi me revocan por dar mil peleas; por ejemplo, por quitar los carros de las aceras: antes de mi alcaldía, no había una cuadra en Colombia con una buena acera. Di mil batallas para hacer una mejor ciudad, esa ciudad que luego ganó premios internacionales y se convirtió en ejemplo para muchas otras en el mundo. Ahora el problema es de chambonadas, algunas costosísimas, como el tema de las basuras. No se ha iniciado una sola obra y Petro no ha cumplido nada de lo prometido en la campaña. No he promovido la revocatoria, no firmé y ni siquiera he opinado al respecto; ahora que dicen que se consiguieron las firmas, aseguro que no seré abstencionista en la votación.

C.O.T.- Acláreme, por favor: las noticias sobre su apoyo a la revocatoria, ¿son falsas o ciertas?

E.P.L.- Insisto: no he participado para nada en la promoción de la revocatoria, y no dedicaré tiempo a hacer campaña. No obstante, votaré a favor de ella porque el alcalde le está haciendo daños graves a Bogotá: impedir la construcción; está expulsando a los más pobres, lejos, a Soacha; el POT sacará a los que pagarían más impuestos a Chía, Sopó o La Calera. Eliminar la Autopista Longitudinal, para la cual la mayoría de la tierra ya está adquirida, dejará embotellada a Suba, y esa es la vía más importante de la ciudad futura. Cuadruplicar la nómina de la Empresa de Acueducto es un costoso desastre gerencial. Y, además, impulsar atolondradamente proyectos con problemas de costo-beneficio, como el tranvía o los cables, es un grave error.
C.O.T.– El representante Alfonso Prada dice que usted está interesado en ser candidato presidencial en 2014. ¿Está decidido?

E.P.L.No. Alfonso Prada dijo lo que es exacto, o sea, que estaría interesado, si se dan las condiciones.

C.O.T.- ¿Cuáles? ¿Ganar una consulta interna, tener apoyo unánime del Verde o de una coalición?

E.P.L.- La primera condición y la más importante es que el Partido Verde decida que va a tener candidato presidencial.

C.O.T.- No todos en su partido están de acuerdo con su eventual candidatura porque creen que usted se inclina al uribismo.

E.P.L.- Respeto al presidente Uribe y considero que entregó un país mucho mejor que el que recibió. También le agradezco su apoyo a mi candidatura a la Alcaldía. Ahora bien, no estoy de acuerdo con todas sus posiciones. Por ejemplo, me opuse a su segunda reelección. Y aunque no en todos sus detalles o forma, respaldo el proceso de paz del presidente Santos. No estuvo en mis cálculos ser candidato del uribismo.

C.O.T.- Y hoy, ¿lo está?

E.P.L.- No estuvo ni está. No he aceptado nunca ministerios porque no tendría la autonomía que necesito. Mucho menos voy a ser el candidato de “alguien”, como lo fue Santos.

C.O.T.- En la pasada campaña por la Alcaldía, ¿no fue usted candidato de Uribe?

E.P.L.- No. Fui candidato del Partido Verde y el expresidente manifestó amablemente que me apoyaba, cosa que agradecí.

C.O.T.- De cualquier manera, usted no oculta su simpatía por el expresidente. ¿Por qué no hacer parte del movimiento que él ha organizado, con precandidatos como Francisco Santos y los exministros Zuluaga y Ramírez? 

E.P.L.- Los precandidatos del uribismo, como Óscar Iván, Martha Lucía y Pacho, me parecen valiosos, pero tengo diferencias ideológicas y de prioridades con el expresidente. Por ejemplo, a mí me apasionan la igualdad y la problemática urbana, incluyendo la reforma urbana, la intervención del Estado en la tierra suburbana, la seguridad de las ciudades.

C.O.T.- ¿Qué opina sobre esta prematura oposición dentro de su partido?

E.P.L.- Primero, que, como usted asegura, es prematura. Como le acabo de decir, no he decidido aún nada y ya se expresan en mi contra. No han hablado conmigo, no parecen leer lo que escribo, no escuchan lo que digo. Sólo se oponen. En todos los partidos puede haber desacuerdos. Pero lo que da poder de decisión es el apoyo ciudadano y los votos. Y no son muchos los votos que tienen quienes se molestan con mi eventual candidatura. No me voy a volver antiuribista, ni antisantista. Tampoco voy a asumir posiciones para complacer a nadie. Siempre he dicho lo que pienso, asumiendo los costos políticos que se deriven de ahí. Con mayor razón lo haré ahora, en este momento de mi vida.

C.O.T.- Los congresistas verdes que se oponen a su nombre son el senador Sudarsky y la representante Robledo, ambos mockusistas. ¿La animadversión de ellos hacia usted será la posición del exalcalde?

E.P.L.- No tengo idea, ni es cosa que me interese.

C.O.T.- La sequedad de su respuesta, ¿refleja su pésima relación con Mockus o con ellos dos?

E.P.L.- Un partido no es un club de amigos. No tengo relación con ellos.

C.O.T.- ¿A quién o a quiénes vería como aspirantes presidenciales de las otras alas del Verde? ¿Mockus, Lucho Garzón, alguien más?

E.P.L.- No sé quién más estaría interesado. Es una lástima que Lucho no se haya retirado del Gobierno porque con él habríamos hecho una consulta entre amigos, constructiva e interesante. Hay algunos en el partido que quisieran fusionarse con los Progresistas de Petro, con lo que estoy en desacuerdo profundo. Parecería que quisieran que Navarro fuera precandidato verde o tener alguna forma de coalición con él. ¡No sé si le han contado esto al propio Navarro!

C.O.T.- ¿Qué sucedería en caso de que se concretara una petición a Navarro, por ejemplo de parte de la esposa de Mockus, funcionaria de Petro, para que él se disputara la candidatura verde con usted? ¿Le jalaría?

E.P.L.- Me parecería absurdo aliarse con Petro después de la pésima administración que ha hecho y del daño que le ha infligido a Bogotá, que va a sentirse con mayor dolor en el futuro. Si Navarro ingresa al partido como persona y no en su condición de director nacional del petrismo, eso es distinto. Pero, de cualquier forma, este partido, que no era sino un cascarón legal, lo hicimos Mockus, Lucho y yo, y después Fajardo. No voy a salir corriendo para complacer a quienes quisieran entregárselo a Petro. Iría a una consulta con el que sea, a ver quién es el queda representando al partido.

C.O.T.- Y en cuanto a Garzón, hace parte del gobierno Santos. ¿Qué diría si se queda en el bando contrario al suyo?

E.P.L.- Respeto a quienes apoyan a Santos con entusiasmo. Lucho está especialmente comprometido con el tema de la paz y actúa sólo por convicciones. Pero sigue siendo verde. Incluso, su hijo Eduardo Andrés es miembro de la dirección nacional del partido.

C.O.T.- No me responde aún: estando Garzón en el Gobierno, y su jefe, el presidente, en campaña por la reelección, necesariamente Lucho tendría que ingresar al santismo o renunciar...

E.P.L.- No sé qué hará Lucho, si se retirará o si buscará que el Partido Verde apoye la reelección de Santos. Pero tengo la esperanza de que, de ser candidato, me apoye a mí.

C.O.T.- Si usted llegara a ser el rival electoral de Juan Manuel Santos, ¿cree que podría vencerlo, teniendo él la ventaja de ser el presidente en ejercicio?

E.P.L.- Eso habría que preguntárselo a la gente, a los ciudadanos. Ellos lo analizarán, sentirán quién los representa más, quién los puede liderar más efectivamente en la construcción de un mejor país y una mejor vida.

C.O.T.- Mi pregunta está relacionada con la posibilidad de tener votos y fuerza electoral. ¿Cómo lograr que esa competencia sea pareja, si además de la ventaja que da estar en el poder, el Partido Verde ya no está en su mejor momento?

E.P.L.- Eso es futurismo y encuestas, y no soy experto en esas materias. Si los líderes en cualquier campo actuaran sólo cuando los “expertos” les dicen que tienen grandes posibilidades de éxito, el mundo no avanzaría. Hay pasiones, certezas, convicciones que nos mueven, y en este caso, mi contacto con los ciudadanos en muchas regiones me refuerza y me motiva. Obviamente, el presidente tiene un poder enorme, recorre el país en aeronaves oficiales, puede aumentar el pie de fuerza en una ciudad o región, nombrar gente, disponer del presupuesto de la Nación para proyectos con réditos políticos. Pero la gente analiza, siente y escoge.

C.O.T.- ¿Por qué meterse en una aventura tan incierta cuando usted es un exitoso consultor internacional?

E.P.L.- Tenemos líderes nacionales importantes, como Lucho y Fajardo, en altas responsabilidades públicas a nombre del Partido Verde, y congresistas sobresalientes, como Gilma Jiménez, Alfonso Prada o Jorge Londoño. En cuanto a mí, qué aburrida sería una vida sin aventuras inciertas, especialmente si se trata de luchar por aquello en lo que uno cree. No me resigno a que no se haga lo que estoy convencido que podría y debería hacerse. Qué triste para el país conformarse con tener un establecimiento político avasallador, al que nadie se atreva a desafiar.

C.O.T.- Curiosamente, usted apoya el proceso de paz de Santos con las Farc. Sin embargo, siempre fue un duro crítico de ellas. ¿Por qué cambió de opinión?

E.P.L.- Sigo siendo crítico. La guerrilla ha cometido toda clase de atrocidades con una crueldad sin límites. Ha causado mucho dolor y tomará décadas sanar las heridas de los colombianos. La ausencia casi total de apoyo popular y lo difuso de su ideario hacen incluso discutible su carácter de delincuencia política. Pero me trago todos los sapos, si eso hace posible que de verdad abandonen sus actividades delincuenciales que tanto daño hacen. Con que evitemos que dejen de destrozar con sus minas las piernas de jóvenes y niños o que dejen de reclutar menores, se justifica la paz.

C.O.T.- Precisamente, llegar a acuerdos con las Farc, implicará “tragarse varios sapos”. ¿Compartiría, por ejemplo, la participación en política activa de los guerrilleros que se acojan al proceso?

E.P.L.- Me parecería valioso que hicieran política activa y que llegaran, por ejemplo, al Congreso.

C.O.T.- Me sorprende, porque ese punto es uno de los que más les duele a quienes se oponen a la negociación con las Farc.

E.P.L.- En el mundo ha habido grupos que, aunque terroristas, han tenido objetivos claros, así uno esté en total desacuerdo con ellos y con sus actividades terroristas. Es el caso de la OLP, la Eta o los talibanes. En los últimos 25 años del poscomunismo, las Farc nunca le transmitieron un solo propósito político a Colombia. Sólo ahora vienen a proponer cosas en La Habana. Sin embargo, creo que esa guerrilla representa algo distinto a un narcotraficante común. Y cualquiera que haya sido la poca o mucha motivación ideológica y política que hayan tenido, me parece infinitamente mejor que la promuevan en la democracia y que traten de implementarla a través de las instituciones del Estado a las que accedan, a que continúen cometiendo actos criminales.

C.O.T.- Además de Santos, podría haber otros candidatos presidenciales muy fuertes a los que tendría que derrotar. ¿Cree que, por ejemplo, Germán Vargas Lleras se quedará en la retaguardia hasta cuando el presidente quiera?

E.P.L.- No. Opino que podría lanzarse, pero no por ahora.

C.O.T.- ¿Sugiere que el exministro se le “abrirá” a Santos?

E.P.L.- Vargas tiene una imagen positiva mucho más alta que la de Santos. A diferencia del presidente, tiene toda una vida de trabajo electoral, ya le prestó un servicio valioso al Gobierno y cuenta con un partido. Siempre he creído que Vargas se va a lanzar, incluso mucho antes de que se supiera que tiene una ventaja tan grande sobre el mandatario en las encuestas.

C.O.T.- Si lo hiciera, ¿no cree que Vargas Lleras sería un traidor?

E.P.L.- A Germán Vargas no lo nombraron ministro para hacerle un favor sino porque lo iba a hacer bien y ayudaría al presidente en el manejo político. No debe favores. Aceptar un ministerio no compromete a no enfrentar al presidente electoralmente, por más que éste le haya asignado un enorme presupuesto para un programa con beneficios políticos evidentes, como regalar 100.000 casas. Estoy seguro de que Santos no habría exigido una contraprestación de apoyo político a cambio de eso, ni que la hubiera esperado.

C.O.T.- Por extraño que parezca, usted tiene la opción de unirse al Partido Conservador, tal como Martha Lucía Ramírez propone, junto con Mockus, Uribe, Fajardo y los pastores religiosos del MIRA. ¿Ve viable ese “sancocho”?

E.P.L.- Agradezco la propuesta de Martha Lucía Ramírez para gente valiosa, estudiosa y correcta. Pero hay visiones y proyectos de sociedad. Ella invita a aliarse, ¿a favor de qué? ¿En contra de qué? Comparto con los conservadores la convicción de que hay que cumplir las normas o propiciar la inversión privada, pero ¿acaso un gobierno conservador llevaría a cabo una reforma urbana radical como la que yo propongo? ¿Priorizaría la idea de que las mujeres tengan su primer hijo después de los 25 años? Ella es una líder valiente e íntegra. Veo difícil, sin embargo, llegar a acuerdos programáticos cuando hay ideologías distintas. De todas maneras, la respuesta verde a esa propuesta no la decido yo, sino la dirección del partido.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 81
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Nigeria Rentería se retira del proceso de paz
  • El ciberterrorismo es una actividad en continuo crecimiento
  • ¿Rinocerontes en la playa?

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • El llanerito que conquistó al país con su 'Como no voy a decir'
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio