Publicidad
Bogotá 8 Abr 2013 - 7:46 pm

"Gracias por el fuego"

Joven estudiante tatuó su piel en homenaje a las víctimas de los falsos positivos

Más de 300 mensajes de solidaridad y aprecio a las madres de Soacha han sido enviados a El Espectador en 24 horas.

Por: Edwin Geovanny Alayón Torres / Especial para El Espectador
  • 403Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/joven-estudiante-tatuo-su-piel-homenaje-victimas-de-los-articulo-414728
    http://tinyurl.com/chwj2qb
  • 0
insertar

Este es el testimonio de Edwin, un joven estudiante que terminó tatuando en su piel un homenaje a las víctimas de los falsos positivos.

Mi nombre es Edwin, tengo 23 años, vivo en la ciudad de Soacha en el barrio San Mateo. Provengo de una familia bogotana de origen humilde, con un padre que alguna vez dejó los sembradíos de papa en Cundinamarca y decidió buscar su destino en la capital, hacerse panadero y casarse con una mujer citadina.
Como muchas de las personas de mi generación y mi entorno social, me crié en un colegio distrital en el que salía de clases a ver televisión por la tarde, calentar comida con mi hermano y esperar a que mi papás llegaran en la noche muy cansados de trabajar.

En mi adolescencia, mis padres y hermana mayor tuvieron la oportunidad de adquirir, gracias a un subsidio, una casa propia para la familia en el municipio de Soacha. Yo escuchaba en los noticieros las bondades de la naciente Seguridad Democrática, y en la casa, mis padres celebraban que ahora sí se podía viajar por carretera (yo solía pensar que ahora que sí se podía, esperaba tener algún día un carro, o por lo menos poder invitar la familia otra vez a Honda como lo hicimos las únicas dos veces que habíamos salido de la ciudad en flota sin que pasara absolutamente nada). 

Durante esos años me gradué del colegio y pude entrar a la Universidad Distrital, algo que en definitiva fue abriendo mi mente. A mí no me interesaba el tema político en lo absoluto ni entendía la obsesión de mi papá por los noticieros y la radio. Sin embargo, un día, mientras gozaba de mi tiempo libre, por cosas del destino hablé con un estudiante que vivía cerca a mi casa en Soacha, sólo que más arriba, allá en la loma que no conozco aún. Ese día, él me contó con un dolor inmenso, con los ojos llenos de lágrimas, que un primo suyo había desaparecido hace unos días y que tiempo después había sido presentado como guerrillero en otra ciudad. Su madre pegaba alaridos cuando se enteró.

El dolor de la narración de mi amigo me impactó, me estremeció. La historia me dio vueltas todo el día, pensé en mi hermano menor, en mis papas, imaginé que tal vez esa familia era muy parecida a la nuestra, esa noche me llené de rabia, se me incendió el corazón. Me llené de fuego.
Empecé a interesarme en el tema y a seguir la noticia. Me di cuenta que la televisión nacional no era suficiente y quise leer más. Con el pretexto de hacer tareas de la universidad me iba a un café internet cercano y ponía en el buscador “falsos positivos”, que era como habían bautizado al genocidio. Vi en algunos sitios más madres destrozadas y viví de cerca en el barrio la lucha admirable de ellas con sus marchas y manifestaciones.

De allí en adelante conocí personas que compartían en cierto modo mis ideales, que me hicieron ver más allá. En ese momento les conté a mis padres la otra historia de la Seguridad Democrática. Algo que me place y me motiva es que ellos ya no creen en todo lo que ven en televisión, y que en parte gracias a esto dicen que es mejor que mi sobrino, nacido el año pasado, no vea tanta tele y lea más.

Entre todo ese recorrido conocí a una mujer que, al igual que yo, quiere cambiar las cosas. Con el ejemplo de mis papás he visto que sí es posible seguir mis sueños y mis convicciones, junto a la mujer que amo. Ella me ha impulsado, como también lo hace mi amigo y su historia.
Hace unos días, mientras hacía las pasantías de la universidad en Campo Rubiales, Meta, y era testigo de otras injusticias, leí el libro “Gracias por el fuego” de Mario Benedetti, el cual me recordó por qué veo las cosas como las veo y por qué quiero lo que quiero.

Mi novia y yo tomamos una decisión: nos iremos para Argentina, ella a terminar sus estudios de Trabajo Social y yo a estudiar una segunda carrera, periodismo. Ella porque dice que puede generar cambio desde allí y yo porque no quiero que se repita esta historia y quiero, como lo hice con mis papás, contar la otra historia, el otro punto de vista.

Días atrás, además de planear el viaje que va a hacerse en octubre de este año, me quise hacer un tatuaje con una frase en mi mano izquierda. Me tatué: “gracias por el fuego”, porque sé que se den o no las cosas, se cumplan o no mi sueños, esta frase siempre me recordará mis ideales, a mi amigo y su primo, su mamá y su tía, víctimas que aún guardan mucho dolor.

A las madres de Soacha solo les quiero dar las gracias. Gracias por su valentía, gracias por levantar su voz, gracias por contar su historia. Gracias por el fuego.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 17
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Procuraduría investigará caso de jóvenes opositores venezolanos expulsados

Lo más compartido

  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
  • La capa de ozono comienza a recuperarse
17
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

unomas_conelminimo

Mie, 04/10/2013 - 12:43
Colombia toda es un "falso positivo".
Opinión por:

Cerokool

Mar, 04/09/2013 - 11:53
Pues la verdad la historia esta muy buena, pero yo le diria al joven que no se vaya a buscar oportunidades a otro país, aqui en Colombia hay muchas y si su ideal es ayudar a sacr muchos jovenes de la delincuencia y las drogas pues que mejor que hacerlo desde el lugar de los hechos, adicionalmente las denuncias por abusos de autoridad ya son posibles, debemos iniciar a denunciar, no nos callemos lo que sabemos que le hace daño a la sociedad y a nuestros hijos, por favor denunciemos y empecemos a acabar con este flagelo de impunidad.
Opinión por:

raefamo

Mar, 04/09/2013 - 11:09
La verdad no creo en falsos positivos porque no existen. Lo que se presentaron fueron homicidios como en cualquier pais. Con el CUENTO DE LOS FALSOS POSITIVOS lo que han hecho es enlodar el nombre del EJERCITO NACIONAL por eso, al igual que es imperdonable esas muertes, también será imperdonable lo que se le hizo al Ejercito.
Opinión por:

unomas_conelminimo

Mar, 04/09/2013 - 18:25
Usted un ciego borrego de mierda. Se parece a los caballos zorreros que tienen un par de paletas en los ojos porque no puedo ver otro camino.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Mar, 04/09/2013 - 09:40
Le deben tatuar las nalgas a Varito 82 y al Comandante Chucky.
Opinión por:

vallenatonato

Mar, 04/09/2013 - 08:54
¡Que relato mas conmovedor!
Opinión por:

karlitosopina

Mar, 04/09/2013 - 06:32
Sí....la vida es injusta...pero no todas las víctimas son inocentes...recordemos que Soacha es una olla horrible, foco de maldad e inseguridad...con tatuajes y esas huevonadas no se soluciona nada....a trabajar honradamente, evitar las malas compañías y tratar de hacer el bien, jóvenes de Soacha y del sur de Bogotá
Opinión por:

Arkero

Mar, 04/09/2013 - 06:58
Culpar a la víctima... ¿No les encanta el espíritu de solidaridad latinoamericano? Ese que dice que si a una mujer la violan es su culpa porque se vestía de puta.
Opinión por:

mariamora27

Mar, 04/09/2013 - 05:31
No mas silencio, no mas excusas. Tenemos la verguenza de haber tenido un presidente tal letal con la población civil como lo fué Stalin o Hitler. El pecado cometido por los jovenes de Soacha fue ser pobres. Un pecado cometido por el 70% de la poblacion.
Opinión por:

mariamora27

Mar, 04/09/2013 - 05:09
El dolor de patria que nos produce saber que pasó lo que pasó con los jóvenes de Soacha y que la mayoría de los casos los crímenes esten impunes; es comparable con el dolor que se siente al saber que muchos compatriotas eligen el camino de ignorar esta tragedia humana y tomar partido de lado del ex-presidente. No podemos seguir mirando para otro lado, es necesario saber lo que paso y apoyar a las familias que sufrieron por el simple hecho de ser pobres y no tener voz ante la sociedad.
Opinión por:

alejosuave

Mar, 04/09/2013 - 03:54
uribevelezterror.blogspot.ch, el lugar para conocer las causas de los falsos positivos, no te lo pierdas.
Opinión por:

alejosuave

Mar, 04/09/2013 - 03:54
uribevelezterror.blogspot.ch, el lugar para conocer las causas de los falsos positivos, no te lo pierdas.
Opinión por:

malmayo

Lun, 04/08/2013 - 22:54
Excelente pronunciamiento. Es un orgullo contar con gente tan sensible a la situación de su pais.
Opinión por:

Juaco G. Hoyos

Lun, 04/08/2013 - 22:02
Se podía viajar por carretera,pero aumentaba el hambre, los falso positivos, los ricos se hacían más ricos y los pobres cada vez más pobres, todo el que era de oposición era estigmatizado como terrorista, la corrupción plagó todas las entidades del Estado como nunca antes se había visto. Eso fue la seguridad democrática.
Opinión por:

URKUNINA

Lun, 04/08/2013 - 20:39
Las madres de Soacha y todos los Colombianos no descansaremos hasta que los criminales paguen todo el dolor causados a mas de 3.000 familias de compatriotas...no busquen mas: es de ascendencia montañera, le gusta el poder, toma tinto en caballo
Opinión por:

gonzalba

Lun, 04/08/2013 - 20:52
Tampoco descansaremos la mayoría de colombianos hasta que los terroristas paguen por sus delitos y no se les concedan indultos
Opinión por:

EL REY DE LA IRRACIONALIDAD

Lun, 04/08/2013 - 20:17
"NO HAY FALSOS POSITIVOS SINO SUICIDIOS CON CAMUFLADO" (LO DIJO UN AMIGO DE URIBE)
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio