El 13 de agosto se realizará la consulta antitaurina

Las urnas definirán el futuro de las corridas de toros en Bogotá

La Alcaldía de Bogotá anunció cuándo se realizará la consulta antitaurina ordenada por la Corte Constitucional. El umbral será de 1,8 millones votantes y su valor rondará los $35.000 millones.

El umbral será de 1,8 millones votantes. Su valor rondará los $35.000 millones. / Cristian Garavito

La consulta antitaurina de Bogotá ya tiene fecha: el 13 de agosto de 2017. Con este día en mente, taurinos y defensores de animales tendrán que enfilar baterías para enfrentarse en un ejercicio democrático que, en gran parte, podría decidir el futuro de las corridas de toros en la emblemática plaza de toros de Santamaría.

Con el anuncio, el Distrito cumple la sentencia T121 de la Corte Constitucional, que el pasado 8 de mayo revivió este mecanismo, que había frenado el Consejo de Estado en 2015, cuando la promovía el exalcalde Gustavo Petro. Aunque el resultado de la consulta no es de obligatorio cumplimiento, sí le servirá como argumento al Distrito para tomar decisiones. (Lea aquí: Revive la consulta antitaurina en Bogotá)

Frente al proceso, Miguel Uribe, secretario de Gobierno, dijo que la fecha fue concertada entre el alcalde Enrique Peñalosa y el registrador nacional, Juan Carlos Galindo, quienes estiman que la consulta podría costar $35.000 millones, los que tramitan en el Ministerio de Hacienda. “Ya hemos definimos la logística necesaria para que este proceso sea exitoso. Asimismo, hay que recordar que la administración Peñalosa no apoya la realización de corridas y seguiremos desincentivando estos espectáculos en Bogotá”, informó Uribe.

Por su parte, Dalila Hernández, secretaria jurídica del Distrito, indicó que independiente del resultado, la Alcaldía debe hacer todos los esfuerzos para desestimular el maltrato animal. “Queda en manos del Congreso legislar sobre la materia”.

El camino de la consulta

El choque entre animalistas y taurinos en Bogotá, que se ha librado desde los tribunales hasta en las calles, ahora tendrá que dirimirse en las urnas. No será fácil. Para que la consulta sea válida, al menos 1,8 millones de bogotanos (la tercera parte del potencial electoral de la capital) tendrán que votar.

En el caso de los animalistas, el principal enemigo no serán los amantes de la tauromaquia, sino que se cumpla el umbral. Natalia Parra, defensora de los derechos de los animales en el país, celebró el anuncio del Gobierno pero dijo estar preocupada por la fecha, teniendo en cuenta el ausentismo que históricamente ha opacado el ejercicio democrático en el país. (Lea aquí: “Vuelven los toros a Bogotá, pero los animalistas seguiremos manifestándonos”)

Su preocupación es válida si se tiene en cuenta que la abstención tradicionalmente alcanza el 50 %. Por ejemplo, en las pasadas elecciones a la Alcaldía, en las que se despliega una gran maquinaria electoral, tan solo salieron a votar 2,8 millones de personas.

“Siempre debemos celebrar la democracia, pero hubiéramos querido que la consulta se realizara en comicios ordinarios. Además de que hay un mayor número de votantes, el impacto fiscal es menor. De ganar, la consulta es vinculante, porque se demostraría que los toros no hacen parte de la cultura de Bogotá y, según la ley, no se podrían realizar espectáculos donde se maltraten animales”, manifestó Parra.

En el caso de los taurinos, tienen dos opciones para lograr un resultado favorable. El primero es ganar la consulta en las urnas o promover la abstención para que no se cumpla el umbral. El Espectador intentó comunicarse con Felipe Negret, presidente de la Corporación Taurina, pero hasta el cierre de esta edición no obtuvo respuesta.

El futuro de las corridas está en manos de la ciudadanía. Con su voto se definirá si la Santamaría seguirá siendo el templo de los amantes de la tauromaquia o un nuevo escenario cultural y deportivo como ya lo informó la Alcaldía de Bogotá. El 13 de agosto será el día de la verdad. (Lea aquí: ¿Qué piensan los bogotanos de las corridas de toros?)