Más de $80 mil millones del Acueducto están en riesgo

La advertencia fue hecha por la Contraloría de Bogotá.

Archivo El Espectador

La advertencia formulada por la Contraloría de Bogotá al alcalde Gustavo Petro está basada en el grave riesgo de afectación a las finanzas de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) por la compra de equipos para la prestación del servicio de aseo por valor de $80.888.107, en razón a la falta de oportunidad del proceso de selección y adquisición de los mismos.

“Este riesgo de dineros pertenecientes a la EAAB, cuya destinación debe ser la prestación del servicio de acueducto y alcantarillado de la ciudad, podría aumentar toda vez que no están incluidos los recursos recurrentes, que de acuerdo a los estudios están tasados en la suma de $96.500 millones”, dijo el contralor de Bogotá, Diego Ardila Medina.

Luego de varios pronunciamientos por parte de la Contraloría de Bogotá frente al tema de la declaratoria de urgencia manifiesta expedida por la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP), así como de la necesidad de dar inicio al proceso de selección a la licitación pública del servicio de aseo y la prórroga de los actuales contratos, el ente de control se mostró preocupado porque a la fecha el proceso para la adquisición de 248 vehículos recolectores de basura se encuentra apenas en la fase inicial de su contratación.

La Contraloría ha encontrado que a pocos días de que se avecine el plazo para la prestación del servicio público de aseo por parte del Acueducto, la administración no dispone de los elementos necesarios para la puesta en marcha de la operación.

“Conforme al cronograma del proceso de compra, la entrega de los vehículos tendrá lugar una vez vencida la prórroga de las actuales concesiones, lo cual indica que a partir del próximo 18 de diciembre es incierta la prestación del servicio de aseo domiciliario”, indicó el organismo de control.

Según la Contraloría, se están invirtiendo más de $80.888 millones en la compra de vehículos que serán recibidos después de que el Acueducto haya asumido la responsabilidad de la prestación del servicio de aseo, “poniendo en riesgo la oportunidad, eficiencia y efectividad de la gestión fiscal para garantizar la continuidad del mismo”.

El contralor Distrital, Diego Ardila Medina, le dio un plazo de cinco días hábiles a la Administración para que envíe una respuesta que atienda los puntos expuestos y garantice la eficiente y oportuna prestación del servicio de aseo.