Publicidad
Bogotá 17 Abr 2013 - 8:35 pm

Administración busca recursos para financiar dos obras de este tipo en Bogotá

Metro cable, ¿la solución contra la pobreza?

La construcción de metrocables en zonas afectadas por la violencia rehabilita el ambiente económico y social de sectores marginales.

Por: Diana Carolina Cantillo E.
  • 155Compartido
    http://www.elespectador.com/noticias/bogota/metro-cable-solucion-contra-pobreza-articulo-416757
    http://tinyurl.com/n6yh86j
  • 0
La Universidad Nacional argumenta la hipótesis de que la movilidad urbana ayuda a acabar con la segregación y la pobreza tomando como base la experiencia de transformación que ha vivido Medellín. / El Espectador

Los $4,3 billones que le está pidiendo el alcalde Gustavo Petro al Concejo que apruebe como cupo de endeudamiento, no es una cifra descabellada. Esto teniendo en cuenta que gran parte de los recursos se planean invertir en obras de movilidad e innovación urbana, por ejemplo, la construcción de dos metro cables para la ciudad.

Según un estudio realizado por la Universidad Nacional, este tipo de inversiones son una alternativa para superar la pobreza en ciudades donde hay sectores marginales.
De acuerdo con los planes de la actual administración, la construcción de los dos metro cables se proyecta, el primero, desde el Portal Tunal hasta el sector Mirador/Paraiso, en la localidad de Ciudad Bolívar, y, el segundo, desde el Portal 20 de Julio hasta Moralba, en la localidad de San Cristóbal. Ambos proyectos beneficiarían a barrios periféricos, asentados en las faldas de los cerros de la ciudad. El objetivo es facilitar el acceso y conectar a estos sectores a la red de transporte público.

La Universidad Nacional argumenta la hipótesis de que la movilidad urbana ayuda a acabar con la segregación y la pobreza tomando como base la experiencia de transformación que ha vivido Medellín y sus comunas desde la implementación del sistema de transporte en Medellín, “por tratarse de un caso único a nivel mundial en cuanto al efecto que tuvo dentro de la comunidad”.

Frente a este tema, Julio Dávila, docente de la University College London del Reino Unido, quien participó en la investigación elaborada por la Nacional, dice que este trabajo académico responde a cuáles son las consecuencias de invertir en innovación urbana en sectores deprimidos de grandes urbes, partiendo del hecho que la construcción del cable aéreo en Medellín jalonó la ejecución de otros proyectos para la comunidad. “los proyectos integrales que se hicieron con motivo del Metrocable ayudaron a cambiarle la vida a la gente, a mejorar sus condiciones de vida y a facilitar la comunicación con el resto de la ciudad”.

La investigación concluye también que un medio de transporte como el metrocable no puede ser un desarrollo aislado: “si se va a trabajar en la movilidad, debe haber intervención física en parques, equipamiento urbano, mejoramiento de vivienda, bibliotecas públicas, escuelas, capacitación y crédito para la comunidad como ocurre en Medellín”.

En el estudio también se advierte que la construcción de un cable aéreo responderá a las necesidades integrales de un territorio, siempre y cuando se cuente con instituciones fuertes y voluntad política. Y se toma como argumento a Soacha (Cundinamarca): “los casos de las comunas 1 y 2 de la capital antioqueña se contrastaron con casos como el de Soacha. Allí hay una situación similar a la que presentaba Medellín en cuanto a las condiciones de pobreza, pero con la diferencia de que no se cuenta con instituciones tan fuertes para emplear un sistema de transporte que sea integral para las necesidades de la gente”.

El Distrito suscribió un convenio de con Metro de Medellín, por un valor de $3.967 millones, para la realización de estudios técnicos. En un principio se sabe que serían en total siete kilómetros de cable aéreo: Ciudad Bolívar contará con 3,4 kilómetros y San Cristóbal con 3,6.

 

  • 0
  • 32
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio