No cesa la lucha de usuarios de una EPS en Bogotá