No cesan las críticas contra Petro por el caso de Leszli Kalli

Insisten que el burgomaestre capitalino debe ofrecerle disculpas públicas a la periodista que denunció amenazas de violación.

Vía Twitter: @leszlikalli

El alcalde Gustavo Petro sigue recibiendo críticas por el caso de Leszli Kalli debido a las denuncias que realizó la comunicadora que trabajó en la Alcaldía de Bogotá el año pasado y quien aseguró que un compañero suyo, que también trabajó con la administración Petro, amenazó con violarla.

El concejal Marco Fidel Ramírez reiteró la gravedad de los hechos contra la periodista Leszli Kalli, pues según él, el hecho se constituye en una violación de los derechos humanos y un atentado contra la dignidad de la comunicadora.

Le insistió al alcalde Gustavo Petro que debe ofrecer disculpas públicas por los daños causados a la excontratista del Distrito.

De igual manera, el concejal se unió a la denuncia de su colega Darío Fernando Cepeda, quien expresó en el Cabildo que se le quitaron las funciones a la periodista, la mandaron para la casa, pero le siguieron pagando, consumando así un detrimento patrimonial.

“Con acciones como estas queda al descubierto el desorden y la improvisación que reina en la administración distrital, que va en contravía con el lema que pregonan de una Bogotá Humana”, señaló el cabildante Ramírez.

Leszli Kalli hizo parte del equipo de comunicaciones de la Alcaldía de Bogotá en 2012. La excontratista contó que el año pasado recibió una llamada a su celular a la una de la mañana en la que le dijeron: “‘¿Leszli? Oiga, hijueputa, le voy a meter mi verga en su cuca y la voy a partir en dos. ¿Y qué va a hacer, va a ir a decirle a papá Petro? ¿Va a ir a darle quejas al alcalde? ¿Qué va a hacer? La voy a coger y la voy a violar’”.

Después de la incómoda llamada ella escribió por Twitter lo sucedido y publicó el número del celular del que le habían marcado y al siguiente día se fue para el Gaula Bogotá, en donde rastrearon la llamada y se identificó al personaje que la había realizado: nada más y nada menos que un funcionario de la Alcaldía, que también hacía parte del equipo de comunicaciones.